POLÍTICA
15/02/2019 16:43 CET | Actualizado 15/02/2019 16:53 CET

28-A: todos (de golpe) de campaña

Rivera y Casado en una imagen de archivo.

Los partidos no han tardado un minuto en ponerse el mono de campaña para las elecciones del 28 de abril, una convocatoria que han celebrado nada más anunciarse con declaraciones en las que ya han lanzado sus primeros mensajes electorales y dejado ver los derroteros por donde discurrirán las próximas semanas.

Tal vez animados por el propio presidente del Gobierno, que antes de anunciar la fecha de los comicios ha hecho un extenso balance de sus ocho meses en la Moncloa, los demás partidos han entrado a saco en la arena electoral.

Con todas las ganas del mundo afrontan esta cita, la primera del ciclo electoral que tendrá a los ciudadanos tres mes y medio en 'modo mitin'.

Ni el líder del PP, Pablo Casado, ni el de Ciudadanos, Albert Rivera, han escondido su satisfacción ante una convocatoria que han reclamado reiteradamente casi desde el mismo día en que Pedro Sánchez accedió al Gobierno.

"Estamos muy contentos", ha reconocido Casado, que ve el adelanto electoral como una victoria de su partido al haber conseguido que Sánchez "tire la toalla" tras haberle pillado "negociando" con los independentistas catalanes.

Y si Cataluña ha puesto fin a la legislatura también ha puesto ya el principio a la campaña, al menos de los populares que plantearán a los votantes que elijan entre un gobierno que "negocie con Torra o un partido que aplique el 155".

Para Rivera, la jornada de este viernes, en la que ha acabado "la escapada de Sánchez", se ha convertido en un "gran día" al devolver "la voz al pueblo español" tras una legislatura fallida. "Podremos ir finalmente a votar a un nuevo presidente y una nueva mayoría", ha destacado el presidente de Ciudadanos.

Podremos ir finalmente a votar a un nuevo presidente y una nueva mayoría

Otro argumento que se oirá en la campaña será la necesidad de buscar una mayoría suficiente para no acabar como el Gobierno del PSOE, cuya "debilidad" ha quedado demostrada en estos ocho meses, según Irene Montero.

La número dos de Podemos ha reivindicado a su formación como la "más útil" para cambiar la vida de los españoles, frenar a la derecha y garantizar que el diálogo con Cataluña sea una realidad.

Ha recalcado además que Pablo Iglesias es el único líder político al que no le van a temblar las piernas frente a los "poderosos" y ha asegurado que están preparados para las elecciones.

También "preparado", y "contento", se ha mostrado el PNV, que afronta el 28 de abril con la intención de ser 'protagonista' en la próxima legislatura, en la que "habrá que hacer mucha política e hilar muy fino", ha advertido su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban.

Aunque en ERC han lamentado que Sánchez haya optado por "plegar velas" ante la "ofensiva" de su partido y la derecha, su portavoz Joan Tardá ha asegurado que no temen a las urnas y ha advertido de que se equivocan quienes creen que los catalanes renunciarán a la autodeterminación.

Y es que la tercera convocatoria de elecciones a las Cortes Generales en menos de cuatro años 'evidencia la grave crisis institucional del Gobierno español', para el presidente del PDeCAT, David Bonvehí.

No obstante, los soberanistas ya han llamado, en boca de la consellera Elsa Artadi, a la participación a su electorado, porque, tras el "fracaso" de Sánchez, es "más importante que nunca" estar en el Congreso para reivindicar la autodeterminación y denunciar la represión.

Los partidos independentistas son, sin embargo, para la líder de los socialistas andaluces, Susana Díaz, los culpables de la decisión de Sánchez, a quien le ha prestado su apoyo y, al igual que él, ha pedido una 'gran movilización', así como que se tome nota de lo que pasó en los comicios andaluces del pasado 2 de diciembre.

Entre los líderes territoriales socialistas, especialmente el castellanomanchego Emiliano García Page, se ha acogido con satisfacción la fecha de las generales, por separado de las autonómicas y municipales del 26 de mayo.

En cambio, para el presidente de la Xunta, el popular Alberto Núñez Feijóo, deberían haber coincidido, porque de este modo España "puede colapsar" y no merece estar "paralizada hasta después del verano". El dirigente gallego cree que Sánchez ha antepuesto "otra vez" los intereses personales y de partido a los de los españoles.

Un mensaje que como todos los anteriores se repetirán hasta el 28 de abril y que seguramente tendrán eco hasta la cita de mayo, cuando los partidos podrán respirar un poco más aliviados, al menos por haberse podido bajar del andamio electoral.

EL HUFFPOST PARA AQUARIUS