BLOGS
14/03/2019 07:23 CET | Actualizado 14/03/2019 07:23 CET

¿Tienes bandera?

La Inteligencia del Éxito

Si tus amigos hablaran positivamente de ti cuando tú no estás delante, ¿dirían que no hay nadie como tú? Si a tu jefe o a la persona que te contrató le preguntasen si hay algo que te diferencia de todos los demás empleados, ¿tendría respuesta? Y si tus padres o tu pareja tuvieran que encontrar algo que te hiciese único, ¿lo encontrarían?

Si la respuesta a estas tres preguntas es «sí», entonces es que tienes bandera.

Contar con una bandera es ni más ni menos que tener un conjunto de componentes que te hagan único.

Permíteme realizar cuatro matices sobre esta definición. El primero es que no hace falta que se trate de algo que te haga único en el mundo, sino único en tu entorno. El segundo es que, aunque haya usado el verbo «tener», el objetivo no es «tener», sino «ser» (¿Recuerdas el Peldaño «No busques tener. Busca ser»?). El tercero es que no se trata de atributos innatos, sino adquiridos. Y el cuarto es que ni siquiera hace falta que sea un conjunto. Basta con uno.

#LaInteligenciadelÉxito

Tener bandera no es decir lo único que eres,

sino ser único sin necesidad de decirlo.

@Anxo

En 8Belts, a pesar de que ahora ya enseñamos idiomas como el inglés, francés o alemán, el más diferenciador por excelencia es el chino mandarín. Cuando nuestros alumnos consiguen aprender el idioma tras 8 meses a través de nuestra plataforma online en 8Belts.com y son capaces de mantener conversaciones de más de una hora en una lengua que la gente consideraba imposible de aprender, automáticamente adquieren una bandera, ya que ahora la gente los ve como «el que habla chino». Pero el mandarín es tan sólo un ejemplo de una lista infinita. Por supuesto que no tiene que pasar por aprender mandarín.

Sirve cualquier cosa que te hace ser más de lo que hoy eres y que al conseguirlo automáticamente te otorga un distintivo. Puede ser el tipo de carrera a estudiar, el tipo de trabajo a desarrollar, una pasión o un hobby que practicar, un hito a conseguir, un trabajo de voluntariado a desempeñar, una meta a conquistar, una experiencia única que provocar, el estilo de vida a elegir, un viaje que pocos realicen, algo que inventar, una pieza artística a crear, o un «Momento-Atrévete» que aprovechar. Da igual lo que sea.

Si es distinto, ya es sexi.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs