BLOGS
08/07/2014 14:18 CEST | Actualizado 07/09/2014 11:12 CEST

El ganador del debate es...

Tapias consiguió el que debía ser su objetivo, tener visibilidad y mostrar sus propuestas ante el gran público, al que no tiene acceso normalmente. Madina estuvo muy rígido, con gestos aprendidos y poco naturales, y Pedro demostró que es un gran orador y se siente muy cómodo ante las cámaras.

PIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP

Reconozco que algo está cambiando en el PSOE. El proceso de consulta para la Secretaría General está sirviendo para dar vida al PSOE. Las agrupaciones se llenan de militantes y de debate, los candidatos recorren España de punta a punta, aunque unos más que otros, se suceden constantemente las propuestas, los debates, las críticas,...

Sí queríamos que este proceso de primarias fuera auténtico no le podía faltar debates. Ya lo propuso Pedro Sánchez en la presentación de su candidatura, propuesta a la que se sumaron el resto de candidatos. Ha sido el primer debate, y todavía nos queda mucho que aprender y cambiar. La hora de celebración fue la menos adecuada en un partido de trabajadores como el PSOE, el debate fue muy rígido y con intervenciones en algunos casos muy largas, que eran más parecidas a la dinámica parlamentaria, que a las nuevas fórmulas que tienen que imperar en la actualidad -las interacciones entre candidatos y con el público fueron testimoniales-, pero debo reconocer que sería impensable ver un debate de este tipo en otros partidos.

Ahora vendrán las interpretaciones de quien ganó y también quien perdió, para en esto habrá para todos los gustos, tantas opiniones como número de opinadores. A mí me gustan los análisis que dan al PSOE como ganador, porque creo que ha sido el gran ganador de este debate, siendo capaz de reinventarse, abrirse e ir adaptándose a la nueva realidad.

Pero como hacen muchos otros, yo también voy a hablar de los candidatos. Tapias consiguió el que debía ser su objetivo, tener visibilidad y mostrar sus propuestas ante el gran público, algo a lo que no tiene acceso normalmente. Madina estuvo muy rígido, con gestos aprendidos y poco naturales, y Pedro demostró que es un gran orador y se siente muy cómodo ante las cámaras.

El turno de intervenciones que, en principio, podía ser una desventaja para Pedro Sánchez que siempre los iniciaba, lo convirtió en una ventaja, llevando la iniciativa con propuestas que el resto de intervinientes refrendaban pero en pocos casos, por no decir en ninguno, mejoraban. Además durante este tiempo a Pedro se le han estado achacando determinadas propuestas y dudas sobre procesos que nada tienen que ver con la realidad y que Pedro tuvo la capacidad de cerrar definitivamente ayer en el debate.

Sánchez se comprometió a proponer primarias abiertas en noviembre de este año, dijo claramente no al copago y al repago, habló de igualdad, habló de reforma laboral, habló de laicidad,... se habló de todo y por parte de todos, pero hubo pocas diferencias por no decir ninguna entre los principales candidatos, Pedro Sánchez y Eduardo Madina.

Madina no supo aprovechar su posición en el debate, en el que intervino después de Pedro Sánchez, para avanzar o mejorar las propuestas de Sánchez. Creo que ayer perdió una gran oportunidad, seguramente la última que tenía de llevar la iniciativa.

La mayoría de militantes estamos esperando que después del proceso el PSOE salga unido. Pedro Sánchez lo dejó muy claro: está dispuesto a integrar a Madina y Tapias en su equipo si resulta ganador. Y no solo eso, está dispuesto a integrarse en el equipo del que gane, pero Madina no mostró su disponibilidad de integrar ni integrarse. Algo que sí hizo con humildad Tapias, al igual que Sánchez.

En los días siguientes de campaña, los distintos equipos intentarán demostrar que su candidato fue el ganador, utilizando las redes y los afines en los medios de comunicación para crear una realidad paralela que no tenga nada que ver con el resultado y desarrollo real del debate, aprovechando que la hora del debate ayudaba a que pocos lo pudieran seguir y la interpretación sobre el mismo está en manos en la mayoría de los casos de los opinadores, los medios y las redes.

Animo a los que quieran a que vean el debate y saquen por ellos mismos sus conclusiones.