TENDENCIAS
30/09/2019 14:19 CEST | Actualizado 30/09/2019 14:29 CEST

El actor y director Andrés Lima, Premio Nacional de Teatro 2019

"Por su constante labor de investigación artística y búsqueda de nuevas formas y estéticas teatrales y su capacidad para incentivar la escritura dramática".

GTRES
El actor y director Andrés Lima leyendo 'Los episodios' de Benito Pérez Galdós el día de la Comunidad de Madrid, el 2 de mayo de 2019.

El dramaturgo y actor Andrés Lima ha obtenido este lunes el Premio Nacional de Teatro 2019, que concede el Ministerio de Cultura, con una dotación de 30.000 euros, por “su constante labor de investigación artística y búsqueda de nuevas formas y estéticas teatrales”.

El fallo del jurado, que también ha destacado “su capacidad para incentivar la escritura dramática”, ensalza asimismo “su compromiso social y activismo cultural que le llevan a promover proyectos de creación colectiva que estimulan el diálogo entre los artistas y la sociedad”.

Andrés Lima es un actor y director teatral, considerado como uno de los grandes directores de la escena española. Con sus montajes ha contribuido a la actualización de los conceptos de la puesta en escena teatral. Ha realizado numerosos cursos en España y ha sido becado por el Royal Court Theatre de Londres en su programa de residencia internacional para dramaturgos emergentes.

Fundador de la compañía Animalario, para la que ha dirigido El montaplatos (2012), Penumbra (2010), Urtain (2008), Tito Andrónico (2009), Argelino (servidor de dos amos) (2008), Marat-Sade (2006), Hamelin (2005), Últimas palabras de Copito de Nieve (2004), Alejandro y Ana (lo que España no pudo ver del banquete de la boda de la hija del presidente) (2002), Pornografía barata (2001), escrita también por él, Tren de mercancías huyendo hacia el oeste (1999), El fin de los sueños (2000) y Qué te importa que te ame (1997).

Entre sus últimos montajes destacan Shock (El Cóndor y el Puma) (2019) para el Centro Dramático Nacional (CND) –en el que volverá a estar el próximo mes de mayo con El chico de la última fila, de Juan Mayorga– y La vuelta de Nora (Casa de muñecas 2) (2018).

Como director escénico ha trabajado, entre otros, para la Comédie- Française (Las joyeuses commères de Windsor, 2011, Bonheur, 2009) y el Stadsteater de Goteborg, Suecia (El caso Danton, 2012, y Blackbird, 2010).

Ha ganado numerosos premios como el Premio Max a la mejor dirección por Urtain, Argelino (servidor de dos amos), Marat-Sade y Hamelin. Otros de sus trabajos han sido Moby Dick (2018) de Juan Cavestany, basado en la novela de Herman Melville; Las brujas de Salem (2017) de Arthur Miller, adaptado por Eduardo Mendoza; Sueño (2017) de la que también es autor; El jurado (2016) de Luis Felipe Blasco Vilches; Medea, de Séneca (Teatro de La Abadía, 2015); Desde Berlín, tributo a Lou Reed (Teatre Romea, 2014); Los Macbez, sobre Macbeth de Shakespeare en versión de J. Cavestany (CDN, 2014); Viento (es la dicha de amor) (Teatro de la Zarzuela, 2013) y Elling (Teatro Galileo, 2012).

RESPONSABLEMENTE