NOTICIAS
11/06/2021 20:49 CEST | Actualizado 11/06/2021 23:00 CEST

Italia comienza marcando territorio

La selección transalpina gana 0-3 a Turquía en el partido inaugural de la Eurocopa 2020.

Mike Hewitt via Getty Images
El turco Demiral (dcha.) lamenta su autogol para adelantar a Italia

Italia quiere contar. Aunque su nombre no sea de los principales favoritos, siempre es un fijo en los grandes torneos y hoy ha dejado claro por qué. En el partido inaugural de la Eurocopa 2020 ha vencido por 0-3 a Turquía en un duelo que se resolvió en la segunda parte.

Los goles de Demiral en propia puerta en el 52′, Immobile en el 65′ e Insigne en el 78′ sentenciaron al cuadro otomano, que acabó desquiciado con entradas solo fruto de su impotencia.

Hambre desde el himno

Italia salió con hambre, ya lo demostró en el himno, y pronto gozó de las mejores ocasiones. La ‘Azzurra’ se desquitó de sus últimos traspiés en grandes torneos y aprovechó la ocasión a las mil maravillas. Turquía sólo aguantó en la primera parte, en la segunda estuvo a merced de la tetracampeona del mundo.

Italia ya suma 28 partidos invicta en lo que fue una magnífica carta de presentación. El fútbol entre líneas, la velocidad por las bandas y la conexión de los internacionales con la grada fue letal para los otomanos, que hincaron la rodilla sin presentar más resistencia que el balón largo en busca de Yilmaz.

Immobile fue el primero en avisar a Turquía con un disparo al lateral de la red y Çalhanoglu, a la contra, intentó contrarrestar el buen arranque de los ‘locales’. El dominio se extendió en varias zonas del terreno de juego e Insigne estuvo cerca de abrir el marcador con un disparo desviado a los 20 minutos.

Mike Hewitt via Getty Images
Insigne e Immobile celebran uno de los tantos

Acto seguido apareció Chiellini, que pisó el área contraria con facilidad, para rematar con fuerza un córner. Su cabezazo fue detenido con una parada espectacular de Cakir. El gol se hizo de rogar pero fue al comienzo del segundo acto cuando Italia pudo ponerse por delante en el electrónico romano.

Los de Mancini no necesitaron ni diez minutos para esstablecer el 0-1 en una jugada de Berardi que Demiral introdujo en su propia portería con el pecho. Immobile, en su afán por marcar, logró el segundo de la noche en un rechace tras una buena triangulación dentro del área. La jugada, iniciada por Barella, dejó claro que Italia se estaba gustando.

Y el 0-3 definitivo fue obra de Insigne, que marcó en una acción muy parecida a la ocasión que dispuso en la primera parte. El jugador del Nápoles culminó una acción colectiva con un tiro ajustado ante el que nada pudo hacer el meta turco. El gol sentenció el partido y confirmó la excelente puesta en escena de los italianos, que hacen buenos todos los pronósticos y ya se sitúan líderes del grupo A.

EL HUFFPOST PARA AMBAR