BLOGS
16/05/2020 09:57 CEST | Actualizado 16/05/2020 09:57 CEST

Díaz Ayuso busca remodelar el gobierno de Madrid y juega a ‘bailar’ con Vox

Insinuar que Vox sería un socio de gobierno en Madrid más leal que Ciudadanos es un juego en el que hay que hilar muy fino.

Rocío Monasterio ofreciéndose a Isabel Díaz Ayuso hoy en Twitter “ante la deslealtad de Ciudadanos al gobierno de la Comunidad de Madrid” y la presencia de Santiago Abascal en el pleno de ayer han hecho sonar las alarmas entre los diputados de la asamblea madrileña.

“Ayuso está forzando una remodelación del Gobierno más que un cambio de pareja. Las encuestas más recientes no le van bien y la estrategia de MAR [Miguel Ángel Rodríguez] y [Javier Fernández] Lasquetty de tapar una metedura de pata con un anuncio a bombo y platillo, que acaba terminando también en una ‘cagada’, se está volviendo en su contra. Así que ha visto la oportunidad de reconfigurar el Ejecutivo ahora que Ciudadanos está débil. Es también una forma de presionar a Arrimadas y forzar que cese su apoyo al Estado de Alarma de Sánchez”, argumenta un diputado de izquierdas que conoce la inquietud en sus homólogos naranjas.

Insinuar que Vox sería un socio de gobierno en Madrid más leal que Ciudadanos es un juego en el que hay que hilar muy fino, porque no hay que olvidar que los socialistas, junto con el grupo parlamentario de Ignacio Aguado y Más Madrid tendrían posibilidad de sacar adelante una moción de censura, sin ni tan siquiera tener que contar con Podemos. Esa es una de las líneas rojas históricas que se había autoimpuesto el Ciudadanos de Albert Rivera, solo que ahora está en manos de una Arrimadas dispuesta a construir su propio storytelling, y a la que la crisis del coronavirus le está dando cancha para fabricar ese discurso a su medida y enterrar el histrionismo de la última etapa. Tampoco salen las cuentas solo con Vox. Ni nadie del entorno de Gabilondo considera que esté por la labor de una moción de censura. Sin embargo, el ruido se está volviendo cada vez más difícil de modular.

El tira y afloja es patente y casi esquizofrénico

“El jueves 14 de mayo el pleno fue rarísimo. Por un lado, la presencia de Santiago Abascal y su salida del pleno a la vez que se ausentaba Díaz Ayuso, como queriendo dar a entender un encuentro entre ambos. Por otro, César Zafra, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, esforzándose por cerrar filas con el PP por la mañana y horas después, a las 7 de la tarde, llamando ‘cayetanos’ a los manifestantes pijos de Nuñez de Balboa en redes sociales.

“El tira y afloja es patente y casi esquizofrénico”. Así repasa un diputado socialista la puesta en escena de las últimas horas entre PP y Ciudadanos en Madrid, que se ha cerrado con la reunión entre Pablo Casado y Arrimadas la tarde de San Isidro para declarar la concordia entre ambas formaciones.  

Ahora que Ayuso se ha propuesto limpiar su gobierno de voces discrepantes, tras explotarle en la cara la dimisión de la directora de Salud Pública Yolanda Fuentes, el próximo en su lista es Alberto Reyero, consejero de Políticas Sociales de su gobierno que responde a la cuota de Ciudadanos. “Le tiene ganas desde el principio. Lo ha hecho bien porque se lo cree. El 21 de marzo pidió a Pablo Iglesias ayuda para que médicos y enfermeras del Ejército entraran en las residencias de la comunidad ante el incontrolable contagio del covid-19. Se trataba de frenar el contagio al margen de la política, lo que encendió a Ayuso y la obligó a reunirse con Margarita Robles al día siguiente para solicitarle ayuda”, apunta una fuente de Ciudadanos.

Si es cierto que alguien ha montado esto y hay pruebas, no hay necesidad de abrir una investigación interna. Vas directamente a un juzgado porque la falsificación de documento público es un delito

Cinco días después, Ayuso le apartó del control de las residencias y desde entonces, Rocío Monasterio, cómplice cuando le interesa, ha pedido la destitución de Reyero acusándole de no actuar.

El enrevesado caso del alquiler del apartamento de Room Mate para el uso de Ayuso y la adjudicación de un contrato de quita y pon a la cadena de Kike Sarasola es ahora la excusa perfecta sacar al consejero ‘maldito’ del gobierno. Reyero está muy enfrentado con Lasquetty, el privatizador de la sanidad de Esperanza Aguirre, recuperado por la Génova aznarista de Pablo Casado para controlar a Ayuso como actual consejero de Hacienda. “Si es cierto que alguien ha montado esto y hay pruebas, no hay necesidad de abrir una investigación interna. Vas directamente a un juzgado porque la falsificación de documento público es un delito. Es por lo mismo que se imputó a Cifuentes. Parece que responde más a la oportunidad de hacer una limpia”, explica un diputado de Más Madrid.

La operación de Ayuso, Lasquetty y Miguel Ángel Rodríguez está en marcha. Habrá que ver si logran su objetivo.

Photo gallery Cosas que no sabías de Díaz Ayuso See Gallery

NUEVOS TIEMPOS