NOTICIAS
24/08/2019 21:53 CEST | Actualizado 24/08/2019 21:53 CEST

Bajan los nuevos casos de listeriosis, pero la polémica se acrecienta

La carne de marca blanca mal etiquetada y contaminada constituye el último episodio de esta crisis sanitaria.

Este viernes se confirmaron cuatro nuevos casos de infección por listeria en Andalucía, frente a los 25 de la jornada anterior. En total, 190 personas han sido diagnosticadas de listeriosis desde que se decretó la alerta sanitaria el 15 de agosto y, de ellas, 98 permanecen hospitalizadas.

Según los datos ofrecidos este sábado por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, de los 98 pacientes hospitalizados en centros públicos y privados, 36 de ellos mujeres embarazadas, ocho ya están confirmados como infectados por la bacteria y tres están en la Unidad de Cuidados Intensivos.

El portavoz del gabinete técnico creado por la Consejería de Salud para el seguimiento del brote de listeriosis, el doctor José Miguel Cisneros, ha señalado en un comunicado que “es necesario analizar con prudencia” esta reducción en el número de nuevos casos confirmados y de hospitalizaciones  “hasta que en los próximos días se confirme la tendencia”.

Según Cisneros, “la curva epidémica provisional establece que el periodo de incubación de la bacteria es más corto de lo habitual (tres días de promedio), si bien este periodo depende de la cantidad de alimentado contaminado consumido y de posibles factores de riesgo que tengan las personas que lo toman”. Por ello, teniendo en cuenta esta curva, es posible estimar que, a lo largo de la semana que viene, habrá una caída de casos, explica Cisneros.

Mal etiquetada y contaminada

No obstante, este sábado volvían a saltar las alarmas al conocerse, primero, que la carne de La Mechá comercializada como marca blanca estaba mal etiquetada y, posteriormente, que dicha carne estaba además contaminada por listeriosis.

El Gobierno andaluz dice no haber tenido conocimiento de la existencia de la marca blanca hasta el miércoles, 21 de agosto, seis días después de que se activara la alerta sanitaria por listeriosis por los productos de Magrudis. Y el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, reconocía carecer de “la información suficiente para conocer dónde había sido distribuida la marca blanca” de la carne de La Mechá.

La Junta de Andalucía denuncia

Por todo ello, a última hora de la tarde de este sábado la Consejería de Salud y Familias ha denunciado ante la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Sevilla a la empresa comercial Martínez León, para que investigue si comercializó carne mecha de Magrudis —responsable de la carne que ha originado el brote de listeriosis— “reenvasando el producto”.

Así lo ha indicado a Europa Press la viceconsejera de Salud y Familias, Catalina García, que ha explicado que el día 21 de agosto, cuando tuvieron conocimiento de que la empresa Martínez León había comercializado carne de Magrudis, pusieron en conocimiento del Ayuntamiento, “quien tiene la facultad de las inspecciones”, tales hechos para que “sus inspectores se personaran en la fábrica y realizaran la oportuna inspección”.

“Un problema para la salud pública”

“Al mismo tiempo se denunció ante la Fiscalía, puesto que uno de los clientes de Martinez León comunicó a la Consejería que esta empresa podría estar reenvasando el producto”, ha añadido.

Con este relato de los hechos, García ha querido demostrar que la Consejería lo que ha intentado siempre es “adelantarse, aun sin tener la evidencia constatada por análisis, ante lo que podría ser un problema para la salud pública”.

Además, García ha reiterado que la empresa Martínez León”con fecha 16 de agosto comunicó a todos sus clientes, principalmente restauradores y cafetería, la no utilización de esta carne y que ella retiraría”, al tiempo que ha añadido que entre viernes y sábado los inspectores de guardia de Salud “han contactado con clientes de comercial Martínez León y han confirmado que el empresario se puso en contacto con ellos”.