Ni aumento de pecho ni embarazo: la explicación a las fotos en 'topless' de Britney Spears

La cantante ha querido agradecer el apoyo de sus fans por el movimiento #FreeBritney.
Britney Spears en una actuación para Now! 99.7 en 2016 en San Jose (California, EEUU).
Tim Mosenfelder via Getty Images
Britney Spears en una actuación para Now! 99.7 en 2016 en San Jose (California, EEUU).

Verano es época de posados, robados en bikini y algún que otro topless. Sin embargo, a algunos seguidores de Britney Spears les había llamado especialmente la atención la última tendencia de la cantante, que desde el pasado 24 de julio ha ido subiendo fotos sin sujetador con bastante frecuencia.

Tras las publicaciones lo interpretaron como una señal de liberación o como un mensaje a su padre por el juicio por la tutela legal qua ha estado en el candelero mediático estos últimos meses, mientras que otros lo vieron como una provocación e incluso hubo quien pensó que estaba retando a la censura del pezón de Instagram.

Para resolver las dudas, Spears ha compartido una publicación en la red social en la que explica por qué se ha decidido mostrar su pecho. “No chicos, no me operaron las tetas en solo una semana ni estoy embarazada ¡¡¡Tengo tetas en estas fotos porque devoré comida 😋!!!”, explica la cantante de Toxic.

“Antes de mostrarte más fotos de mi cuerpo, quiero que entiendas lo que pienso sobre exponer mi piel. En mi opinión, cuando una mujer tiene calor y quiere quitarse una prenda. No, no estoy hablando en un club de striptease o una actuación. Hablo de estar en tu coche y darte cuenta de que estás usando una estúpida camisa de manga larga en el verano. La reacción inmediata de cualquier mujer que hace esto después de quitarse una capa es MALDICIÓN, ME SIENTO MEJOR. Por eso, te sientes mejor”, explica.

Spears marca una clara diferencia entre enseñar sus pechos en sus redes sociales porque ella quiere y lo que se veía obligada a hacer en los conciertos. “He tenido mil millones de shows en los que he hecho eso y para mí era un horror. A veces, quizás DEMASIADAS VECES, no me veía tan bien y es vergonzoso, pero en mi imaginación ¡¡¡se sentía genial!!”, detalla.

La artista apunta que actuar la hizo “consciente” de su cuerpo, por lo que perdió su atractivo para ella. Ante la pregunta de por qué decide mostrarlo ahora después de verse durante años obligada a hacerlo, Spears ha mandado un mensaje body positive. “Soy una mujer, una bella, una mujer sensible que necesita mirarse en su forma más pura”, reivindica.

“Es porque nací en este mundo desnuda y honestamente siento que el peso de la voluntad ha estado sobre mis hombros y me ha hecho verme a mí misma de esa manera. Quería verme a mí misma de una manera más ligera, desnuda, como nací y para mí, mirar hacia atrás y ver mis fotos es una locura. Comprobar cómo, psicológicamente, verme en mi forma más pura evidencia dolor, heridas, lágrimas y cargas pesadas. Y eso eso no es lo que soy”, explica.

Spears ha dejado claro que esto no marcará una tendencia y que no hará “fotos en topless” por el resto de su vida porque “se volvería aburrido”. “Y admito que los comentarios de FREE BRITNEY después de que me quité la camisa fueron, en realidad, jodidamente divertidos”, cuenta.

La cantante ha aprovechado para agradecer a sus seguidores el apoyo durante el juicio para poder poner fin a la custodia por parte de su padre. “La campaña Free Britney comenzó con todas esas increíbles camisetas rosas Free Britney 👚 ¡¡¡Hace 3 años!!! El movimiento tiene un significado mucho más profundo de lo que puedas imaginar. Mis fans siempre han sido increíbles y los amo a todos”, concluye.

Un paso más en una larga batalla

El padre de Britney Spears, Jamie Spears, renunció el pasado 13 de agosto a seguir siendo su tutor legal.Lo que no quiere decir que sea libre, ya que todavía tiene que tener otro tutor. Spears llevaba 13 años ostentando la tutela de la cantante y controlando prácticamente todos los aspectos de su vida: desde su independencia reproductiva hasta sus ritmos de trabajo.

“Trabajaba siete días a la semana. Era como tráfico sexual. No tenía tarjeta de crédito, efectivo ni pasaporte”, reveló en el juicio, donde también contó que le suministraban litio para controlar su enfermedad mental. “Es una droga fuerte. Puedes sufrir una discapacidad mental si lo tomas más de cinco meses”, señaló.

En esta última fase del proceso Free Britney, el nuevo representante de la cantante está investigando la gestión de las finanzas por parte del progenitor, ya que habría encontrado algunos pagos injustificados a promotores cuando la cantante se retiró de los escenarios. “Esta tutela está pagando el sueldo de mucha gente”, declaró en los juzgados.

Britney Spears: evolución