BLOGS
19/08/2020 07:02 CEST | Actualizado 19/08/2020 10:55 CEST

Cayetana, dispuesta a plantar cara a Casado

La remodelación no ha acabado y quedan las huestes mediáticas, que van a poner firme a “Pablito”, como le llaman.

Europa Press via Getty Images
Cayetana Álvarez de Toledo y Pablo Casado, el pasado 5 de enero.

El portazo de Pablo Casado a Cayetana Álvarez de Toledo, más que un final puede convertirse en el inicio de una bronca. Y gorda. “No se va a ir del Congreso. Aunque se le quite oficialmente la palabra, siendo diputada tiene foco mediático asegurado y la capacidad de articular en torno a ella una corriente para hacer frente a Casado”, asegura una diputada que tiene la intuición de que hay Cayetana para rato. “Álvarez de Toledo va a ser la Boris Johnson del PP y está meditando si hace oposición interna movilizando a las huestes apaches”, añade un ex alto cargo popular.

La remodelación no ha acabado. Alfredo Timermans y Pilar Marcos —aznaristas y FAES— saldrán también. Quedan las huestes mediáticas, que van a poner firme a “Pablito”, como le llaman.

¿Bastan Martínez Almeida, alcalde de Madrid, Cuca Gamarra —ex alcaldesa de Logroño— y la muy experimentada Ana Pastor para hacer frente a los potentes restos del aznarismo? Fue el mismo Casado quien los introdujo, y ahora él y los suyos se han quedado pasmados con la que se ha liado. “No imaginábamos que fuera a dar una rueda de prensa a la puerta del Congreso y que fuera a cargar tan duramente contra la persona que le había dado la oportunidad de ser portavoz”, confiesa sobrepasado uno de los hombres de confianza de Pablo Casado que, como el resto del equipo, está abrumado porque no fueron capaces de prever la tormenta que se ha desatado con la destitución. “Pablo no quería cesarla, pero Cayetana ha tomado posiciones políticas que son facultad del partido, como por ejemplo sobre el rey emérito y el papel del rey actual en la crisis”, arguye una fuente del entorno de Génova.

Tras los ejemplos que se ponen estos días destacando las frases más rebeldes de la ex portavoz, la realidad es que hay dos sectores en lucha por hacerse con el control del partido en la sombra.

Hay dos sectores en lucha por hacerse con el control del partido en la sombra

“Por un lado están los barones que encarnan los restos de la moderación, porque el sector moderado está descapitalizado, como Núñez Feijoo, Juanma Moreno o Fernández Mañueco, que le han dicho ‘o tomas medidas o te dejamos caer’. Y por otro lado está FAES, que es quien aporta ideas y masa gris”, apunta un popular, que dice que sólo hay que mirar la segunda y tercera fila de la bancada del PP para darse cuenta que tienen poco que hacer ideológicamente ante Gabriel Elorriaga, Carlos Aragonés, Fernández Lasquetty, Alfredo Timermans o Miguel Ángel Rodríguez. Aunque los leales a Casado insisten en que Carlos Aragonés está de acuerdo con las decisiones del líder. “Es gente experimentada, muy lista, que puede generar ruido e inestabilidad”, dice un exministro del PP.

Ha gustado poco en Génova que Pilar Marcos, íntima de Cayetana, le acompañara en la rueda de prensa del lunes por la tarde. Marcos es portavoz adjunta del grupo parlamentario popular y miembro de FAES, de pata negra, uña y carne también de Gabriel Elorriaga, relevado de la asesoría parlamentaria popular hace unos días. Tanto ella como Timermans caerán junto a la portavoz en los cambios que la dirección anunciará este jueves.

Parece haber quórum internamente sobre que las formas y el planteamiento con que Casado ha fulminado a Álvarez de Toledo no son maneras de llevar el partido. Habrá que ver cómo evoluciona, aunque lo que Casado había previsto no ha sucedido.

Álvarez de Toledo fue ocho años diputada y no dejó la más mínima huella; eso de que era tan lista es un invento amazónico

El líder del PP pensó que a mitad de agosto, con el Covid-19 recuperando posiciones y el rey emérito en Emiratos, era un buen momento y que la portavoz aceptaría ser secretaria general de la Fundación Concordia y Libertad. “Tiene que estar muy desesperado, porque la destitución de Cayetana muestra una debilidad manifiesta”. Esta es la percepción que hoy corre de boca en boca internamente, explica un notable del equipo de Aznar y luego Rajoy, quien cree que el error fue nombrarla.

“A Cayetana no la puedes nombrar nada, porque nunca se equivoca, trabaja para ella misma y es la más lista del mundo. Fue ocho años diputada y no dejó la más mínima huella; eso de que era tan lista es un invento amazónico. Todo basado en la tesis sobre Palafox y las palabras de Elliot, el título de Oxford luego hay que justificarlo. Y no la puso Aznar, sino Rajoy. Trabajaba para Ángel Acebes y él consideró que era buena para el partido y por eso se le dio una oportunidad. Ahora, cuidadito, que cuando una figura se erige en antítesis de la dirección se puede convertir en la referencia de los anti casadistas”, advierte un exministro de Rajoy.

Casado no entregará la cabeza de Egea porque sería como entregar la suya

No es el único que piensa que el error fue nombrarla y que “la cagada de destituirla ahora es suya”. La exportavoz ha tratado de evidenciar que tenía su propia agenda, que debía ser también la de Casado y que quienes no pudieran defenderla es porque eran mediocres. “Una agenda que defendían mediáticamente El Mundo, El Español y Jiménez Losantos, el poder en la sombra sobre el que asentarse”, dice un diputado afín a la dirección.

La idea es recuperar las riendas de la agenda parlamentaria y que sea una sola, junto con la de Génova. Y tratar de mostrarse más como un partido de Estado, que era una de las demandas del sector crítico con la actitud que la dirección ha mantenido durante el Estado de Alarma. “Tanto Cuca Gamarra como Almeida tienen maneras moderadas, pero son muy, muy conservadores y nada centristas, que es la posición que en cuanto se adopta mínimamente queda demostrado que da resultados, como en las recientes elecciones gallegas”, apunta el asesor de uno de los barones del PP.

Donde unos ven a Teodoro García Egea como vencedor, otros le consideran en la diana de quienes sostienen a Álvarez de Toledo. Desde el entorno de Casado aseguran que el líder no entregaría la cabeza de Egea porque sería como entregar la suya. Por si acaso, aprovechan para aclarar que “no se van a llegar acuerdos ni en el Poder Judicial ni en Presupuestos”. Todo se andará. 

NUEVOS TIEMPOS