Colegios cerrados por el coronavirus y los parques infantiles abiertos: ¿Es seguro?

Los niños madrileños mantienen la opción de jugar en la calle con 14 días sin clases por delante.
Getty Images

La Comunidad de Madrid decretó este lunes el cierre de los centros educativos durante catorce días. Conclusión: hay que entretener a los niños como sea. Los colegios se han cerrado y previsiblemente el tiempo acompañará para que los parques infantiles se abarroten. Ese es el camino trazado por el coronavirus para los madrileños más pequeños.

¿Es seguro dejar vacíos estos espacios para ocupar estos otros? Sí, siempre y cuando los niños vayan al parque, pero no estén en grupos grandes, es decir, “no organizar un aula en la calle”. Esa es la respuesta de Milagros García Hortelano, portavoz de la Asociación Española de Pediatría (AEP). Por tanto, como siempre y como marca la lógica, todo depende de la responsabilidad de los adultos.

Los niños más lanzados de los parques.
Getty Images
Los niños más lanzados de los parques.

El cuadro del coronavirus en los niños suele ser más leve. Catarros o décimas de fiebre, apunta la doctora García Hortelano, aunque la posibilidad de contagio siga existiendo. Hay cosas incontrolables en los menores: que se tapen cuando tosan, que eviten tocarse la cara o la boca o, directamente, tocar a otro niño, que guarden las distancias de un metro, que no se suban unos encima de otros... Entre ellos, no hay medida de precaución que valga, así que toca vigilarlos.

De hecho, lo primero y casi lo único a tener en cuenta para llevarlos al parque es si tienen síntomas o no. Si los presentan, que se queden en casa. Si no, “¿por qué no van a jugar al aire libre sin problemas?”, explica María Dolores Chirlaque, representante de la Sociedad Murciana de Medicina Preventiva y Salud Pública.

Una de las ideas más extendidas sobre el coronavirus es que los menores pueden ser portadores sin necesidad de presentar sintomatología. Esto no es solo cosa de niños, también pasa con los adultos. “Puede tener la enfermedad con muy pocos síntomas —como un cuadro catarral leve— o sin tenerlos, por eso se contagia”, subraya la portavoz de la AEP.

Los síntomas más comunes en los niños:

Rinorrea (mocos)

(Décimas de) fiebre

Tos (leve o intensa)

Catarros

Disnea (dificultad para respirar)

Todo lo que está pasando estos últimos días, coinciden ambas expertas, está motivado por el miedo a lo desconocido. “Estamos creando el caos. Es entendible el miedo en la gente porque es una enfermedad nueva, para la que no hay vacuna, se tiene miedo sobre todo cuando se ve lo que ha pasado en China e Italia. Se está creando psicosis cuando simplemente hay que tener prudencia y estar pendiente. Hoy entras en cualquier sitio y todo el mundo está hablando de lo mismo”. Así es como ve Chirlaque la histeria colectiva de estos días.

Su opinión va en la misma línea que la de Milagros García Hortelano. “Hay que ser muy prudentes, no podemos alarmar a madres, abuelos ni profesores. Desde el punto de vista pediátrico es una enfermedad leve y estamos preparándonos. Hoy por hoy esto es así, aunque pueda cambiar todo”.

En definitiva: tranquilidad y preparación. Si hay que estar en casa con los niños, entretenerlos; y si se puede salir con ellos al parque, hacerlo a ratos evitando las multitudes.

Los efectos del coronavirus en España