TENDENCIAS
23/03/2020 14:11 CET

Cómo escuchar música de alta definición en tu 'smartphone'

Si hablamos de música e Internet, podemos concluir que el cambio es tan grande como el de la cabina o el teléfono de casa al smartphone.

Cuando uno empieza a pensar de qué manera ha cambiado Internet nuestras vidas, se da cuenta de tantos ámbitos que llega a resultar imposible detallarlos todos: desde la manera de consumir, a la manera de viajar. Pasando todo esto, también, por la manera de relacionarnos.

Y aquí, no vale un discurso tremendista, puesto que Internet nos ha aportado muchísimas más cosas buenas que malas. Porque, en realidad, la tecnología no es mala, sino el uso que hacemos de ella.

Pero no estamos aquí para hacer un debate ético, sino para hablar de música. Y, si hablamos de música e Internet, podemos concluir que el cambio es tan grande como el de la cabina o el teléfono de casa al Smartphone. De cómo hemos pasado de comprar vinilos a bajarnos aplicaciones para descargar música de alta calidad.

 

Como ha cambiado el consumo de música

Si uno lo piensa detenidamente, el cómo se ha ido almacenando la música a lo largo de la historia hace que pensemos que “lo” de la informática y “lo” de Internet, es más que una evolución a mejor. En este sentido, hay que decir que la música cambió el día que se empezó a escribir con ceros y con unos, es decir, cuando se hizo digital.

Lógicamente, desde el CD quedaba aún mucho camino por recorrer hasta llegar al streaming de hoy en día. Al fin y al cabo, un diskman no era mucho más pequeño que un walkman…

 

Los formatos digitales

Cuando la música se hizo pequeña, el término más utilizado fue MP3. Estas siglas se corresponden a un formato digital creado por tres científicos alemanes en 1986. En 1992 la Moving Picture Experts Group (en siglas MPEG) aprobó la tecnología y en 1995 se utilizó por primera vez esa extensión, mp3, para nombrar a unos archivos informáticos.

Este formato se convirtió en el estándar utilizado para la compresión de audio, llegando a dar nombre a los reproductores que utilizaban estos archivos para escuchar música y sigue siendo el más popular. Pero no el de mayor calidad.

 

Formatos de calidad

Si quieres fidelidad y buen sonido, debes huir de este tipo de archivos como de la tiña. El hecho de que sean archivos pequeños con la finalidad de poderse leer en cualquier dispositivo hace que su sonido sea más pobre que el de otros formatos. Los archivos WAV ya son algo más decente, al igual que el formato AIFF.

Pero existen formatos de mejor calidad. Son los formatos que utilizan las plataformas de streaming de música para sus archivos: OGG, para Spotify, Opus, un formato que están adaptando todas las plataformas, FLAC, que utiliza Tidal y ALAC, por parte de Apple Music.

Así, si deseas disfrutar de música de alta calidad, se recomiendan los formatos FLAC, WAV y AIFF o ALAC. Créenos que esto puede ser mucho más complicado que todas esas siglas, porque aquí podríamos hablar de los formatos que comprimen y los que no, pero únicamente te diremos que cuando comprimen, suele haber pérdida de calidad (es el caso de MP3), pero los nuevos desarrollos (como FLAC o ALAC), comprimen casi sin pérdida.

 

¿Se nota la alta calidad?

Para notar la diferencia entre un tipo de archivo u otro, es necesario contar con unos auriculares o equipos de sonido de alta fidelidad y, por lo tanto, de alta gama. También, debes tener en cuenta que no todos los móviles son capaces de reproducir audio de alta calidad, puesto que sus chips de audio tienen sus limitaciones. 

Así, hay móviles como los de Marshall London, algunos de Sony (los XPpedia Z) y algunos de HTC cuyo valor diferencial es que su sonido es de alta calidad. También puedes escuchar este tipo de archivos y notar la diferencia con los dispositivos de alta gama de LG o la gama Note de Samsung. Sony lanzó hace algún tiempo un dispositivo de consumo Walkman con la capacidad de reproducir música en formato WAV, AIFF, FLAC y ALAC.

También es importante que tengas en cuenta la capacidad de tu smartphone, puesto que los archivo de audio de alta calidad son más grandes que los habituales archivos de mp3.

 

Dónde conseguir música FLAC

De todos los archivos de los que hemos hablado, el más corriente para descargas es el FLAC. Existen aplicaciones para descargar música en formato FLAC: redactec.ch, Primephonic (música clásica), Borroclalari, HiREs Audio o HD Tracks, son algunas de ellas. Busca a fondo toda la información sobre todos ellos para encontrar el que más se ajuste a tus necesidades. Algunas de estas plataformas son de pago, otras sólo funcionan con invitación y otras simplemente de dan el torren para descargarte los archivos.
Más opciones para descargar música FLAC, pueden ser Fildo, una app que, además, permite escuchar música en el móvil. Otra opción muy buena es Huawei Music, que puede utilizarse en cualquier modelo de Android, siempre y cuando su chip de audio esté preparado. En caso contrario, no notarás la diferencia.

#CuandoElDescansoEsUnSueño