11 trucos de trabajadores de LIDL para hacer la compra durante el estado de alarma

Hay un franja horaria en la que no encontrarás a nadie.

Lidl tiene repartidas por España más de 600 tiendas, que han cambiado de aspecto esta última semana para proteger a sus empleados ante el avance del coronavirus. Las mamparas instaladas en las cajas es uno de los cambios que ha ejecutado la cadena alemana desde que el sábado 14 de marzo se decretó el estado de alarma.

Ahora el horario de cierre se ha adelantado dos horas —de lunes a sábado, de 9:00 a 20:00 horas— y el aforo de sus establecimientos es limitado. Sólo pueden entrar 50 personas por tienda.

Sin agobio de gente en las tiendas, lo que no está tan claro es si vamos a tener que hacer cola para entrar a un LIDL. Una vez dentro, a lo mejor no encontramos todo aquello que queremos. Las imágenes publicadas en medios y redes de supermercados arrasados dan pie a muchas dudas. ¿Hay una hora mejor que otra? ¿Vamos a encontrar todo lo que buscamos?

En El HuffPost Life hemos hablado con empleados de varias superficies para que nos den sus secretos para comprar en tiempos de cuarentena. ¡Toma nota!

1. La mejor hora es de 13:00 a 17:00 horas porque no suele haber demasiada gente.

2. Y los días con menos clientela son martes, miércoles y viernes.

3. Fruta, verdura y carne se reponen a primera hora todos los días.

4. El resto de productos también se reponen, pero por otro orden. Después de los frescos van los congelados y ya por último lo que llaman seco. Esto es como se llama a los productos que no se almacenan en nevera.

5. Que no haya algo en una estantería no quiere decir que esté agotado. Al contrario de lo que se está haciendo en Mercadona, en LIDL no se vacía en tienda todo el suministro cuando llega. La reposición es paulatina.

6. Además los reponedores hacen de cajeros. Esto quiere decir que si hay cola para pagar, llenar los estantes pasa a segundo plano. La prioridad es cobrar.

7. Sí hay productos que están escaseando, aunque no son necesariamente los grandes hits de LIDL. “Si no los tenemos es porque los proveedores no tienen suficientes para abastecer la avalancha que conlleva la situación”, cuenta un empleado, que pone tres ejemplos: cerveza, vino y espaguetis.

8. Para asegurarse el pan hay que ir por la mañana. La última hornada se saca entorno a las 15:00 horas por lo que es fácil que si se va por la tarde ya no haya nada.

9. Las promociones continúan. No sólo están las del catálogo, hay más en las tiendas. De hecho hay días en los que se ponen frutas y verduras a mitad de precio aunque no estén malas.

10. Lo que no hay son productos desinfectantes ni guantes.

11. Sí se puede comprar lejía y papel higiénico. La fiebre por este último producto se ha frenado y ya no hace falta hacer acopio como si lo fuesen a prohibir. En este sentido sí hay que tener tranquilidad.