Escudero avanza cómo controlarán si los madrileños respetan las restricciones de movilidad

El salvoconducto será imprescindible.
|
Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid.
Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid.
EFE

El lunes 21 de septiembre empiezan las restricciones de movilidad en 37 áreas sanitarias de la Comunidad de Madrid y este sábado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha avanzado cómo van a vigilar su cumplimiento.

“Se van a establecer controles aleatorios y un control de carácter disuasorio”, ha anunciado en una entrevista en la cadena Cope. Para ello, ya sabe que contarán con la colaboración de Policía Municipal, Nacional y Guardia Civil.

La persona que sea parada por la calle por una autoridad tendrá que acreditar el motivo de su desplazamiento con una especie de salvoconducto. “Por ejemplo, si va a la Universidad tendrá que llevar un carné universitario, si son niños a los colegios...”, ha dicho Escudero, que ha recomendado a los vecinos de esas áreas llevar un documento “que de alguna manera acredite” el motivo de su desplazamiento.

“Los vecinos tendrán que llevar un documento "que de alguna manera acredite" el motivo de su desplazamiento”

Según ha avanzado el consejero de Sanidad, sus palabras sirven como adelanto del plan que empezará a funcionar la próxima semana y que se cerrará este domingo en la reunión de coordinación convocada dentro del Plan Territorial de Protección Civil (Platercam) para abordar la aplicación de las restricciones en las 37 zonas de la región con una alta incidencia de coronavirus. La cita servirá para establecer cuál es el perímetro de las zonas básicas de salud y fijar cómo serán los controles.

Escudero haha recalcado que la recomendación general es que los ciudadanos “estén en casa el mayor tiempo posible y sólo se muevan por una necesidad esencial, trabajar, comprar, cuidar de un mayor o acudir al colegio” para poder frenar los contagios.

A los controles en la calle se unirán, dice, otros para vigilar que se cumplan las cuarentenas. “En los últimos tres días hemos detectado que había 1.500 personas que no las estaban respetando. En Salud Pública lo que hacemos es un requerimiento para que guarde la cuarentena y ahí es donde necesitamos de la acción de policías locales, nacionales o guardias civiles para garantizar que se cumpla. Si no se hace, se está cometiendo una delito contra la Salud Pública y la persona se convierte en un contagiador”, ha dicho.

El carácter de esta vigilancia será disuasorio, ha asegurado Escudero, que ha denunciado que es habitual encontrarse con gente que no respeta la cuarenta y el no respetarla es un problema. Puede que la persona dé negativo en la primera PCR pero eso no significa que esté libre de coronavirus, el virus podría incubarse en los días posteriores: “Por eso es tan importante que esa persona vuelva a una situación de aislamiento”.

Twitter reacciona a las nuevas restricciones en 37 zonas de Madrid.