POLÍTICA
24/10/2019 11:48 CEST | Actualizado 24/10/2019 12:43 CEST

Cuatro nostálgicos y mucha prensa: así se espera en la puerta de Cuelgamuros a que salga Franco

Pancartas de 'Franco vive', 'El novio de la muerte' en la radio de un coche y alguna oración suelta para arropar la salida del 'Generalísimo' hacia El Pardo

OSCAR DEL POZO via Getty Images
Un grupo de afines a Franco despliega una pancarta con el lema "Franco vive", hoy, en el Valle de los Caídos.

Mucha expectación en el Valle de los Caídos desde las siete de la mañana... pero de la prensa, no de los nostálgicos del franquismo, que han llegado a cuentagotas. Pocos pero entregados a la causa. 

A esa hora han comenzado a llegar los periodistas, a bordo de los autobuses fletados por La Moncloa para vivir un día histórico: tras 44 años, España hoy gana en democracia y exhuma a un dictador, Francisco Franco, de un mausoleo monumental, donde era homenajeado por los defensores del régimen hasta hace unos días. 

Con la salida de Franco se corrige una “anomalía democrática” -así lo calificó la ONU-, pero aun queda mucho que hacer. Los restos de mas de 33.000 personas de los dos bandos de la Guerra Civil continúan bajo la monumental cruz. Centenares de ellos, aún sin identificar.

Hacia las 9:30 horas de la mañana, han entrado por la puerta custodiada por la Guardia Civil dos microbuses que llevaban a la basílica a la veintena de familiares que han querido estar presentes en el acto.

Medios de 17 nacionalidades diferentes se han dividido entre el cementerio de Mingorrubio y el Valle para hacer una cobertura que ha dejado mucho que desear. En la sierra de Madrid, los periodistas se han concentrado en un lateral de la puerta para ver pasar la comitiva familiar y esperar las instrucciones de los encargados. Pasando frío y con poco hueco para divisar lo que pasa.  

A las 10.20 horas, sólo dos o tres personas se habían concentrado frente al Valle para despedir al dictador. Eso sí, hacían ruido. Un hombre ponía a todo trapo El novio de la muerte, himno extraoficial de la Legión, y aseguraba que trataba así de que “resucitase el caudillo”. Por ahora no se conoce el resultado de su terapia de choque. 

A unos metros del complejo, una decena de personas se concentraba con dos pancartas. “Franco vive” y “Movimiento por España”. Algunos se han puesto a rezar por el alma del golpista. Todos reclamaban que se dejase al dictador “en paz”. “Esto es un estado dictatorial y hoy se inaugura”, decía uno de ellos. “Están robando el cadáver de Franco”, criticaba otra señora aprovechando la presencia de los medios. 

La prensa, a la espera de la exhumación, se ha concentrado junto a estas personas, dejando en evidencia que son mas los informadores que los nostálgicos de la dictadura. 

CARLOTA E. RAMÍREZ
Rezando por el alma de Franco.
CARLOTA E. RAMÍREZ
Pancartas contra la decisión del Estado de exhumar a Franco.
CARLOTA E. RAMÍREZ
"Deja a Franco en paz", el llamamiento de los fascistas a Sánchez.
CARLOTA E. RAMÍREZ
Uno de los simpatizantes del franquismo que han acudido al Valle.
Photo gallery Exhumación de Francisco Franco See Gallery
Photo gallery Los nostálgicos del Franquismo, en la exhumación del dictador See Gallery

ESPACIO ECO