POLÍTICA
31/10/2021 12:10 CET | Actualizado 31/10/2021 12:36 CET

El G20 acuerda fijar el techo del calentamiento global en 1,5 grados

Se seguiría de este modo el Acuerdo de París, firmado en 2016.

ANDREAS SOLARO via Getty Images
Los líderes del G20 lanzan una moneda a la Fontana di Trevi, en Roma. 

Los líderes del G20 reunidos en Roma acordaron hoy mantener el techo del calentamiento global en 1,5 grados y emprender acciones, según confirmaron a EFE fuentes oficiales tras una noche de largas negociaciones. 

El Acuerdo de París de 2016 estipulaba el objetivo global de mantener el calentamiento del planeta “muy por debajo” de los 2 grados por encima de los niveles preindustriales, al tiempo que invitaba a los países a esforzarse en limitarlo a 1,5 grados, lo que finalmente se ha logrado hoy.

El pasado julio el encuentro de los ministros de Energía y Medio Ambiente del G20 fracasó a la hora de establecer ese objetivo común, después de que China e India, grandes contaminadores, se negaran a aceptarlo.

La intención del G20 era consensuar una postura común de cara a la Cumbre de Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP26) que arranca hoy en la ciudad británica de Glasgow. 

El acuerdo está “prácticamente cerrado, falta solo algún fleco” sobre otras cuestiones, agregaron las fuentes.

Por el momento el G20, cuyos miembros acumulan el 80 % de la riqueza y el 60% de la población del mundo, ha consensuado inversiones por 100.000 millones de euros para que los países en vías de desarrollo puedan implementar políticas que les permitan respetar los compromisos medioambientales. Y se han acordado medidas para poner en marcha a lo largo de esta década, que aún no han trascendido.

Los negociadores de cada delegación han pasado la noche tratando de alcanzar un acuerdo en materia climática que plasmar sobre un comunicado conjunto este domingo, algo que finalmente han conseguido. 

El primer ministro de Italia y anfitrión de la cumbre del G20 en Roma, Mario Draghi, ha descrito la lucha contra el cambio climático como “el desafío por excelencia de nuestro tiempo” y llamado a la acción concertada pública y privada de cara a la Conferencia de Glasgow.

“O actuamos ahora y nos enfrentamos ya al precio de la transición, o pagaremos un precio más alto, más adelante, y correremos el riesgo de fracasar”, ha avisado durante el inicio de la conferencia sobre el respaldo del sector privado en la lucha contra el cambio climático, acompañado del príncipe Carlos de Inglaterra.

“Debemos escuchar las advertencias de la comunidad científica mundial; abordar la crisis climática en esta década; y honrar el Acuerdo de París. El cambio a la energía limpia es clave para lograr las reducciones necesarias en las emisiones de gases de efecto invernadero”, ha manifestado.

El primer ministro ha pedido a los sectores público y privado que cumplan su parte.

“Los gobiernos pueden establecer metas a corto y largo plazo y garantizar la estabilidad política, financiera y reguladora. Pero no pueden hacer todo. Las empresas privadas aceleran la adopción de tecnologías limpias, fomentan la innovación y promueven la producción a gran escala”, ha indicado.