El Gobierno se pone serio con las energéticas: quiere gravar sus beneficios extra a partir de 2023

PSOE y Unidas Podemos presentarán un proyecto de ley para su aprobación en el Congreso.
Pedro Sánchez saluda a Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
Pedro Sánchez saluda a Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
Europa Press News via Getty Images

Tras veinte minutos de comparecencia ante los medios desde el Palacio de La Moncloa, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hacía uno de los anuncios de mayor impacto de la rueda de prensa.

Después de anunciar un plan de 9.000 millones en medidas anticrisis para rebajar el impacto de la inflación, que el Ejecutivo calcula que se contendrá en 3,5 puntos, Sánchez ha anunciado que PSOE y Unidas Podemos presentarán un proyecto de ley ante el Congreso para gravar los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas.

Beneficios que, como ha recordado, están obtenidos gracias al alza de los precios de la energía, que están provocando una enorme crisis social y económica.

Sánchez ha asegurado que el Ministerio de Hacienda lleva semanas trabajando en este nuevo impuesto y que toma ejemplo de otros países de Europa como Italia.

“Una medida que va a ser muy importante para garantizar un reparto justo de las cargas económicas y sociales provocadas por la guerra [de Ucrania]”, ha dicho Sánchez.

“Es una iniciativa que sintoniza con la opinión pública de nuestro país”, ha proseguido el presidente del Gobierno, que ha afirmado que otros países europeos ya han adoptado medidas similares y que “atiende a las recomendaciones que han venido realizando distintos organismos como la UE, la OCDE y el FMI”.

“Por decirlo claramente, las cargas de esta situación tan dolorosa deben distribuirse con justicia. Deben aportar más quienes están en mejores condiciones. Lo que no cabe es que algunos resulten beneficiados a costa del perjuicio de las mayorías”, ha añadido.

“El interés de las mayorías está por encima de cualquier interés egoísta”

- Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

“Por tanto, quienes obtengan réditos indirectos de esta subida de precios, lo que deben hacer es aportar de forma adicional al esfuerzo colectivo y a la protección de la clase media y trabajadora de nuestro país”, ha asegurado.

“Somos una comunidad, no una suma de individuos y quienes más obtienen deben contribuir más al sacrificio colectivo”, ha dicho Sánchez, que espera que este proyecto de ley se apruebe en el Congreso para que entre en vigor el 1 de enero del año 2023.

“En una situación difícil, el interés de las mayorías está por encima de cualquier interés egoísta”, ha insistido Sánchez.

Preguntado por los periodistas qué pasa con los beneficios extra de las energéticas durante el 2022, el presidente del Gobierno ha dicho que su Ejecutivo “ya ha disminuido los beneficios extraordinarios de las empresas eléctricas fijando un tope a esa tarifa de 67 euros”. “A partir de ahí, estaríamos requisando un 100% de esos beneficios extraordinarios”, ha asegurado.

También ha explicado que se ha reducido la factura de la luz entre un 30% y un 40% con la excepción ibérica.

Pedro Sánchez en 15 gestos