NOTICIAS
20/07/2021 13:21 CEST | Actualizado 20/07/2021 18:53 CEST

La luz pulveriza este miércoles su récord a la espera de que el Congreso convalide la rebaja del IVA

El Gobierno reconoce que las horquillas de precios seguirán altas mientras confía en sacar adelante el real decreto.

EFE

Las tablas de estadística empiezan a quedarse sin espacio para la flecha ascendente del coste de la luz. El precio medio de la electricidad sigue disparado en el mercado mayorista y este miércoles pulverizará todos los registros doblegando el máximo histórico de 106,57 euros/megavatio (MWh)

Por eso, los ojos de muchos ciudadanos estarán puestos en el Congreso, donde también este miércoles se debate la convalidación del real decreto que rebaja el IVA, aunque de forma temporal, del 21% al 10% a los pequeños consumidores.

La luz se encarecerá un 4,6% respecto a este martes que ha sido el segundo día más caro desde que hay registros, con una media diaria 110,64 euros/MWh. El precio medio de la electricidad ha estado por encima de los 90 euros/MWh durante 15 de los 21 primeros días de julio —dos de ellos por encima de los 100 euros/MWh— y sólo seis por debajo.

La media del precio durante esos primeros 21 días de julio es de 92,04 euros/MWh y también es el precio medio más alto en un mes desde que hay registros. El problema empieza a ser serio y el Gobierno está atento. Por eso, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha asegurado este martes siguen “monitorizando” los altos precios para poder tomar medidas allí cuando lo considere la situación política”.

Estos altos precios repercuten en la factura de la luz que pagan los consumidores acogidos a la tarifa regulada o Precio Voluntario al Pequeños Consumidor (PVPC), que tienen, entre otros, los beneficiarios del bono social eléctrico, un descuento en la factura de la luz que disfrutan los consumidores calificados como vulnerables.

Impactos en las facturas

Algo más de diez millones de hogares están acogidos a esta tarifa, en cuyo recibo los precios de la luz en el mercado mayorista tienen un peso del 24%. En este mercado, los generadores eléctricos casan sus ofertas para el día siguiente.

Los alrededor de 17 millones que están en el mercado libre, que pagan por el kilovatio hora los precios que ponen las compañías con las que contratan el suministro, no se ven afectados por las oscilaciones al alza. El problema es que tampoco se benefician cuando se producen a la baja, como ocurrió el año pasado.

No obstante, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha detectado que cada vez son más las ofertas a los nuevos clientes del mercado libre que carecen del compromiso de mantener el precio contratado durante un periodo de tiempo, normalmente anual. Eso sí, los contratos recogen la posibilidad de actualizar precios cuando la empresa lo estime oportuno o con un preaviso.

Facua-Consumidores en Acción ha conminado al Gobierno a que emprenda “de una vez nuevas medidas para poner freno a la especulación en la fijación de las tarifas eléctricas”, después de conocer que el precio batirá este miércoles un nuevo máximo.

En un comunicado, la asociación señala que ha planteado un decálogo de reivindicaciones, entre las que figura un cambio en las reglas de la subasta del mercado mayorista, la bajada del IVA de forma permanente y “el control de ofertas fraudulentas de las eléctricas”.

Lo cierto es que para un consumidor tipo acogido a la tarifa regulada (con una potencia contratada de 4,4 kilovatios, un consumo mensual de 250 kilovatios hora (KWh) al mes), el recibo de la luz en los 20 primeros día de julio de 56,69 euros, menor que el de junio, si bien hay que tener en cuenta que el Gobierno ha rebajado hasta fin de año el IVA de la luz del 21% al 10%. Pero eso puede terminar si el Ejecutivo no consigue convalidar el decreto.

Pese a lo histórico del récord, la factura de julio es un 4,17% más barata (2,47 euros menos) a la del mismo periodo de junio, cuando se alcanzó el recibo más alto de 2021, con 62,94 euros (un 3,6% más que en mayo, que a su vez era hasta entonces el mayor del año).

Si se compara la factura de los 20 primeros días de julio con la del mismo periodo de 2020, el primer año la pandemia y de los confinamientos, esta sería un 36,14% más cara (15,05 euros).Y si la comparación se hace con los primeros 20 días de julio de 2019 un 16,19% más cara (7,9 euros).

El controvertido sistema marginalista del mercado eléctrico

La subida de precios de la luz en el mercado mayorista vuelve a suscitar el debate sobre el funcionamiento de este mercado, de carácter marginal y en el que las tecnologías más baratas cobran el mismo precio que la más cara.

El precio de la luz se está viendo impulsado por los altos precios del gas en los mercados internacionales y de los derechos de emisiones del dióxido de carbono (CO2), pero en paralelo se está produciendo otro fenómeno en el mercado mayorista eléctrico.

Las centrales sin emisiones están acercando los precios de sus ofertas a las de los ciclos combinados, de forma que, aunque una hidráulica cierre precio en su banda horaria, este se aproximará al de los ciclos que consumen gas y pagan derechos de CO2.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha dicho este martes que el Gobierno sabe que las horquillas no van a bajar: “Nos vamos a manejar en horquillas de precios altos”. Y todo porque los precios que vienen de las materias primas en los mercados internacionales se mantienen altos a medio plazo.

“Tenemos sólo una parte de la generación eléctrica que es cara, pero el marco europeo que regula el funcionamiento de los mercados eléctricos hace que toda la electricidad sea retribuida al precio de la más cara”, ha añadido la ministra, que ha recordado que se está en discusión con la Comisión Europea para ver de qué modo se puede paliar ese impacto que afecta a la mitad de los consumidores.

Ribera, además, ha recordado que el Gobierno ha reaccionado con medidas provisionales sin desviarse de la reforma estructural pendiente: “la única que nos permitirá librarnos de esta volatilidad tan grande y tan tremenda”, según Ribera.

La titular de Transición Ecológica ya dijo el pasado 29 de junio que le preocupaba que haya días completos en que tecnologías sin emisiones, que no consumen combustible ni pagan derechos de CO2, aprovechando el “coste de oportunidad”, estén acercando el precio de sus ofertas a las de los ciclos combinados de gas.

Ribera señaló que el marco normativo europeo lo puede permitir, pero eso no genera beneficios “salvo para el que recauda”, por lo que ha enviado una carta al vicepresidente de la UE, Frans Timmermans, en la que le plantea la necesidad de trabajar en un nuevo diseño del mercado eléctrico ante los cambios que se producen.

Unidas Podemos, el socio del Gobierno del PSOE, demanda un cambio de modelo de mercado eléctrico, pero esa propuesta no se incluyó en el acuerd de coalición, como sí se hizo con la limitación de los “beneficios caídos del cielo” de las eléctricas (la sobrerretribución que obtienen en el mercado las centrales que no emiten CO2 pero que cobran lo mismo que las que sí lo hacen).

No obstante, la ministra aclaró que no cambiará el mercado mayorista de la luz al margen de la UE. A la espera de futuras reformas, los precios del gas y la electricidad y de los derechos de emisiones de CO2 siguen al alza e impulsando el coste de la luz, y lo seguirán haciendo a medio plazo.

EL HUFFPOST PARA BBVA