El PSOE retira la enmienda sobre la prostitución de la ley del 'solo sí es sí' ante la falta de apoyos

El PSOE presentará una proposición de ley específica sobre la prostitución tras aceptar las exigencias de sus socios de gobierno e investidura.

Giro de guion en la tramitación de la conocida como ‘Ley del solo sí es sí’. El PSOE ha optado por retirar la enmienda sobre la prostitución que formaba parte del texto, ante las críticas casi unánimes del resto de fuerzas, para salvar la norma.

El gesto ha tenido resultado inmediato. La Comisión de Igualdad del Congreso ha dado luz verde al dictamen de la ley, ya sin referencias a la prostitución, un paso necesario para iniciar su tramitación en el pleno de la Cámara Baja. El texto ha sido consensuado por Unidas Podemos, ERC, PNV, EH Bildu, el Grupo Plural, el grupo Mixto y Ciudadanos, con el anunciado apoyo del PSOE. En total 23 votos, que han hecho inútiles los rechazos de PP y Vox (14 ‘noes’).

En las últimas horas, desde Igualdad habían ofrecido al PSOE sacar la cuestión de la prostitución del debate de la norma, a fin de conseguir el acuerdo “más amplio” posible para darle fuerza a la ley de garantías sexuales. De hecho, desde el ministerio de Irene Montero se había transmitido su “preocupación” por el futuro de una de las leyes centrales del programa morado.

Sin embargo, desde el lado socialista se descartó esa posibilidad en un primer momento. A lo largo de esta mañana habían confirmado que seguían negociando el conjunto del texto, tanto con el PP como con UP y el resto de grupos, dejando claro que su objetivo es abolir la prostitución y no demorarlo.

Pero la negativa final del PP, que ha comunicado que votará en contra, y la falta de apoyos en una Comisión de Igualdad ha llevado a que el grupo socialista haya optado por la retirada de estos puntos. Son los artículos 187 y 187 bis de la ley del solo sí es sí que penalizan el proxenetismo no coactivo (no violento) y también a quien se lucre con el alquiler de locales destinados a favorecer la explotación de la prostitución (la figura conocida como tercería locativa).

La comisión que preside la exvicepresidenta Carmen Calvo ha sido un desfile de críticas a la postura socialista, con acusaciones de “embarrar” y “pervertir” la ley. En una actitud similar, aunque con diferencias en el tono, una tras otra, las fuerzas políticas han separado los artículos propios del ‘solo sí es sí’ con el debate para endurecer la tercería locativa y el consumo de prostitución en sí misma.

El PSOE responde con una inminente proposición de ley sobre la prostitución

La diputada socialista Andrea Fernández, una de las más activas en reclamar el fin de la prostitución, ha lamentado, desde fuera de la Cámara, la necesidad de retirada de la enmienda de su grupo. “El PSOE se queda solo defendiendo la abolición de la prostitución en la Ley de Libertad Sexual. Una norma dedicada a abordar el consentimiento sexual que no abordará una de las peores formas de sometimiento para las mujeres. Triste retroceso en un texto que pierde mucho valor”, ha escrito en un primer tuit.

Posteriormente, ha confirmado que “mañana” (por el jueves), “ante la tesitura de vetos cruzados, el PSOE registrará una proposición de ley que abordará una redacción efectiva del proxenetismo y de la tercería locativa. Seguimos y seguiremos”.

“El proxenetismo no quedará impune, nuestra posición sigue siendo la misma, nuestra posición no se ha movido ni un milímetro; la abolición de la prostitución llegará”, ha espetado la portavoz socialista en la Comisión, Laura Berja.

Los reproches de UP y otros socios de investidura

Martina Velarde, diputada de Unidas Podemos, ha sido muy directa contra sus socios en el Ejecutivo. “Han planteado una enmienda que saben que no podría contar con el bloque de la investidura y no necesitamos que pongan en riesgo la ley intentando llegar a un acuerdo con el PP”.

Más dura, la diputada Pilar Vallugera ha subido el tono: “Hemos sido tan poco inteligentes que entre feministas hemos entrado en un debate que no tenía nada que ver con proteger los derechos de las mujeres; una falta de feminismo entre grupos supuestamente feministas que se me ha hecho caer la cara de vergüenza”. Incluso ha asegurado que votaría ‘no’ salvo que se retirase la enmienda sobre la prostitución.

El PNV, que adelantó su intención inicial de abstenerse, también atacó la “mezcla” de temas en el debate de la ley. “Todos estábamos de acuerdo en que se necesitaba corpus jurídico suficiente para no depender de un tribunal que opine sobre si la víctima llevaba ‘la falda muy corta’. Pero la realidad es otra, alguien pensó que había que introducir elementos que poco o nada tenían que ver. Como dije que esta ley no era sitio para debatir sobre prostitución, aquí no voy a hacerlo”, ha planteado Joseba Agirretxea en su turno.

“Estamos convencidos que el trabajo sexual no es lo mismo que la trata y aqauí se trata todo igual”, había expresado poco antes la portavoz de la CUP, Mireia Vehí, una postura respaldada por más formaciones.