POLÍTICA
07/06/2019 19:05 CEST | Actualizado 07/06/2019 19:09 CEST

El PSOE y el PAR pactan en Aragón; no habrá gobierno del PP

Los tres escaños del Partido Aragonés eran la llave para decidir el signo del nuevo Gobierno.

EFE

Los máximos dirigentes del PSOE y del Partido Aragonés (PAR) han cerrado este viernes un pacto para conformar gobierno en Aragón. Su acuerdo marca el signo del futuro Ejecutivo, descartando la opción de que estuviese liderado por el Partido Popular.

Los resultados electorales dejaron en manos del PAR y sus tres escaños el futuro gobierno, que requiere de, al menos, 34 de los 67 representantes que componen la cámara autonómica.

El PSOE del actual presidente Javier Lambán venció con una mayoría insuficiente, 24 escaños. Insuficiente porque la suma de otras formaciones de izquierdas -los cinco de Podemos, los tres de la Chunta Aragonesista y el único edil de Izquierda Unida- dejaba la cuenta en 33. A un sufragio del gobierno.

Por otro lado, el bloque de derechas necesitaba del PAR para “cuadrar” sus cuentas, a falta de, precisamente, tres escaños. Los 16 del Partido Popular y los 12 de Ciudadanos, más los tres representantes de Vox llegaban a 31. Entre las filas populares se contaba con el apoyo de la formación regionalista, con quien ya había logrado acuerdos.

 

Con este acuerdo se aclaran las posturas. Ahora, la alianza PSOE+PAR necesita de los apoyos de Podemos, Chunta e IU, que se presuponen favorables a un gobierno liderado -de nuevo- por Javier Lambán. Aunque cualquiera hace pronósticos tal y como está la política. 

Desde el primer momento, el presidente del PAR, Arturo Aliaga, ha señalado la “incompatibilidad manifiesta” de su formación con el partido de ultraderecha, un partido contrario a la autonomía, las comarcas y trasvasista.

Lambán y Aliaga quieren un gobierno basado en la centralidad, la moderación y la transversalidad y para lograrlo, a partir del próximo lunes, comenzarán a trabajar de forma conjunta para perfilar un programa de gobierno que hoy por hoy no tiene diferencias “insalvables”, sino solo “asperezas que limar”, según ha dicho el presidente en funciones.

“Incompatibilidad manifiesta con VOX”

Aliaga ha mostrado sus preferencias por que esos apoyos que se requieren provengan de Ciudadanos, pero tras conocer el pacto entre socialistas y aragonesistas, el cabeza de lista de la formación naranja, Daniel Pérez, ha asegurado que no se sentará a negociar de forma conjunta con PSOE y PAR y que su opción sigue siendo un proyecto de gobierno moderado, liberal y de centro con el PP como socio preferente.

Esta opción es la que, a su juicio, hoy ha “dinamitado” Aliaga, a quien ha culpado directamente frente a otros miembros del PAR, y por eso Pérez no va a comunicarse de momento con Lambán ni con Aliaga y seguirá trabajando en el proceso de negociación abierto con el PP, su “opción preferente”.

Ha lamentado, además, que Vox se esté convirtiendo en “una excusa” para justificar determinadas actitudes, en referencia a las declaraciones del PAR, que según Pérez no quiere depender de los votos de la ultraderecha pero que tendrá que hacerlo de los de Podemos si el acuerdo firmado este viernes acaba cuajando.

José Luis Soro, el presidente de la Chunta, miembro del Gobierno de Lambán durante la pasada legislatura, ha dicho que el pacto de PSOE y PAR es “un primer paso para evitar que gobiernen las derechas”, pero también ha insistido en que su formación no lo va a apoyar “a cualquier precio” y que el acuerdo no es en cualquier caso, como ha dicho Lambán, “inamovible”.