El secreto para que la próxima vez que compres aguacates no te lleves ningún chasco

Más pulpa, menos hueso.

El aguacate es una de esas frutas con seguidores fieles. Pero también es una de esas frutas de precio a veces desorbitado. Por eso, cuando uno lo compra cruza los dedos para encontrar mucha más pulpa que hueso, aunque no siempre es así y el agujero que queda es enorme. Tanto como la decepción del comprador.

¡Hay solución! Sólo hay que tener en cuenta un pequeño detalle a la hora de elegir el aguacate antes de meterlo en la bolsa.

La usuaria de Instagram @lilsipper lo ha compartido con sus seguidores en numerosas ocasiones. Lo basa en su experiencia como compradora: cuanto más rugosa sea la piel y más ovalada sea la forma, el hueso será más pequeño.

Estos aguacates de hueso pequeño pueden ser de dos familias: Hass y Pinkerton. Ambos tienen la piel rugosa y su forma es apepinada. En la imagen de arriba es el de la derecha.

Los aguacates de piel más lisa, como el de la izquierda, son los que tienen el hueso o semilla más grande. En este grupo está en aguacate bacon, de piel más verde y con mucho menos sabor.

Conclusión: piel rugosa y forma alargada

Recetas con aguacate