El sencillo y baratísimo truco para que las moscas no entren en casa

¡Sólo cuesta 10 céntimos!

Ay, las moscas... Ya están aquí de nuevo. Esas inevitables golosas a las que dedicó un poema Antonio Machado han regresado como cada verano para rondar la comida y fastidiar la siesta. O quizás, no.

Es cuestión de poner en práctica este truco casero de la conocida instagramer Mrs Hinch, compartido a través de su página privada de Facebook Mrs Hinch Cleaning Tips (Trucos de limpieza) y del que se han hecho eco numerosos medios británicos. El matamoscas está a punto de pasar a mejor vida.

El truco es sencillo y muy muy barato. Sólo se necesitan una bolsa de plástico para congelar con cierre zip lock y varios céntimos de euro (peniques en su caso). A partir de ahí lo que hay que hacer es meter los céntimos en la bolsa, llenarla de agua y cerrarla con l zip. Lo último es colgarla en la puerta o ventana de la casa y dejar todo abierto sin preocuparse. Las moscas no pasarán.

El método Hinch ha sido todo un hit en su página de Facebook, con miles de comentarios de seguidores que aseguran que lo han puesto en práctica con éxito. “Las puertas han estado abiertas desde las 7:30 de la mañana y no ha entrado ninguna mosca en casa, ni siquiera cuando preparaba la comida”, escribe una seguidora. “Lo he probado esta mañana, vino una mosca y al llegar a la mosca se giró”, añade otra.

La bolsa de agua para espantar moscas es un clásico en muchas casas, la diferencia es que este truco añade monedas para que su efecto sea mayor.

Los defensores de este sistema aseguran que funciona por la forma en que ven las moscas. Sus ojos están compuestos de numerosos ojos más pequeños que tienen que reconstruir las imágenes. Al ver el reflejo de lo que contiene la bolsa —las monedas— deformado y agrandado, se emite una señal de alarma al cerebro y hace que el insecto huya.

Al parecer, según escribe una seguidora de la página de Facebook, las moscas ven la bolsa como si estuviese llena de bolas de discoteca que reflejan luces y colores de manera vertiginosa. Y eso no hay quien lo aaguante.

Plantas para mejorar la calidad de vida