POLÍTICA
14/04/2019 09:15 CEST

Gaspar Llamazares: "IU se ha disuelto en el populismo de izquierdas de Podemos"

Entrevista al exlíder de Izquierda Unida y candidato de Actúa a la Presidencia del Gobierno

CARLOS PINA

Han sido unos meses muy duros personalmente. Lo confiesa Gaspar Llamazares, que sintió un enorme dolor cuando le acusó de ‘tránsfuga’ Alberto Garzón: “Nunca lo he sido, han sido otros los que han traicionado el programa de Izquierda Unida”.

Ha dejado su partido de toda la vida y ahora vuelve a la lucha electoral este 28-A como candidato a la Presidencia del Gobierno por Actúa, la formación que ha creado junto al exjuez Baltasar Garzón. Se aleja del “populismo” de Podemos, pero aspira a que se movilice toda izquierda y se logre una mayoría frente a las derechas. Y advierte del peligro de la llegada de Vox: “homófobo, xenófobo, que niega el Holocausto y defiende el machismo”. “Orban y los Kaczynski se quedan como meros aprendices”, apostilla.

¿Por qué presentarse a las generales?

Para ocupar un espacio que ha dejado vacío la izquierda que existía y que se ha disuelto en el populismo de izquierdas de Podemos. Y reconstruir una izquierda necesaria que incorpore la igualdad de género y la sostenibilidad. Además, sumar esos votos y que no se pierdan para lograr una mayoría sin hipotecas.

¿Esa izquierda que dice que se ha disuelto es IU?

IU y los referentes similares. Tengo la experiencia de Asturias, donde la izquierda se presentó de manera diferenciada de Podemos y se logró sumar la mayor mayoría de los últimos años. Para desmentir eso del fraccionamiento de la izquierda como antesala de la pérdida. Y esa mayoría se redujo en las elecciones generales siguientes cuando fueron unidos Podemos e IU.

¿Actúa está más cerca del PSOE o de Podemos?

Tiene un espacio diferente al populismo verbal y la desorientación estratégica de Podemos y también del PSOE, que a pesar de su renovación sigue en el continuismo gestor. Por otra parte, nuestra propia biografía nos avala como una fuerza política de diálogo y honesta. Somos unas personas que nunca hemos tenido problemas cuando hemos tenido gestión pública.

 

CARLOS PINA

 

Va a ser muy complicado conseguir el escaño: la ley D’Hont, un PSOE al alza, la opción de Podemos…

Estoy convencido de que podemos tener representación parlamentaria tanto por Madrid como por otras circunscripciones como Asturias, Barcelona y Sevilla. Tenemos la convicción y la voluntad. Nos mueve la razón objetiva de que hay un espacio que no hay que perder y la esperanza de sacar esos diputados.

 

Estoy convencido de que podemos tener representación

 

Ha citado Barcelona. Se ha publicado que habían comprado avales para poder presentarse en esa provincia a 50 céntimos.

No se compraron avales. Sería estúpido y una miseria pagar a una persona para que firme un aval. Lo que ha habido son personas voluntarias, que algunas de ellas tenían suficiencia económica y podían permitirse su tiempo para recoger avales, y otros, fundamentalmente jóvenes, a los cuales la organización les ha apoyado con esos cincuenta céntimos, que dan para un bocadillo y poco más. El problema en Barcelona era de reconteo, que la muestra utilizada para validar nuestras firmas les han salido menos de las que necesitábamos. El error está en la Junta Electoral, que ha perdido una parte de esos folios de firmas y no lo quiere reconocer. Afirmamos que las hemos obtenido con trabajo voluntario

¿Cómo se financian?

Con la aportación de los simpatizantes y con préstamos de sus miembros con más posibilidades y de sus candidatos. Ni siquiera con ningún tipo de apoyo de entidad financiera.

¿Y cómo definiría ideológicamente a Actúa?

Una fuerza consecuente de izquierdas centrada en el trabajo y lo social, incorporando nuevas perspectivas y valores de la izquierda como el feminismo y el ecologismo. Por otra parte, no quiere ocupar solo el espacio vacío de IU, sino contribuir a uno nuevo porque estamos convencidos de que la izquierda está en una profunda crisis en España y en Europa.

 

CARLOS PINA

 

¿Va a ganar el bloque de izquierdas o el de derechas el 28-A?

Estoy convencido de que si movilizamos el voto, somos mayoría las izquierdas. Nada nos condena a que la suma de la derecha sea mayoritaria a la izquierda porque no ha sido así tradicionalmente en España.

¿Y qué cree que hará el PSOE? ¿Optará por la izquierda o le tentará un Gobierno con Cs?

Depende del resultado. Si hay mayoría de las izquierdas no hipotecada por el independentismo, se va a ver forzado a un Gobierno compartido de izquierdas. Espero que rectifique lo que ha hecho mal en el último periodo: no tener un programa de mínimos ni una agenda ni un Gobierno compartido. Estoy convencido de que las izquierdas podemos ser mayoritarias y podemos serlo sin hipotecas.

 

Si movilizamos el voto, somos mayoría las izquierdas

 

¿Y en ese ‘podemos serlo’ se ve como ministro?

No ponemos ningún tipo de barreras a la presencia de Actúa. Reconocemos que somos una fuerza que se presenta en 9 circunscripciones, con aspiraciones ambiciosas pero al mismo tiempo realistas. Lo que haríamos sin duda es apoyar parlamentariamente un Gobierno compartido de izquierdas. No pondremos problemas ni nos abstendremos en la investidura del candidato del PSOE ni aunque cometa los mínimos errores.

Estas elecciones están marcadas por la irrupción de la ultraderecha de Vox, ¿le da miedo?

Más que temor una sensación entre la indignación y el dejà vu, la vuelta al pasado, el túnel del tiempo. Sabíamos que la extrema derecha estaba dentro del PP, pero en estos tiempos de populismo y agitación, al cabo de cuarenta años, se siente legitimada para aparecer de nuevo en la vida política española. Me pregunto si un país que se ha edificado en su época contemporánea frente al franquismo, puede tolerar en una democracia la presencia de una extrema derecha xenófoba, homófoba, que niega el Holocausto y defiende el machismo. Lo dudo, y creo que en algún momento España y Europa tendrán que poner en marcha leyes en defensa de la democracia para excluir a los antidemócratas que pretenden poner en marcha una dictadura.

 

CARLOS PINA

 

¿Habría que ilegalizar a Vox?

Estoy convencido de que Vox ha dado los pasos en el sentido contrario a la extrema derecha europea, que ha ido a unas posiciones más moderadas y de integración en el sistema democrático asumiendo algunos de sus valores. Pero una mezcla tan perversa de xenofobia, nacionalismo, homofobia y discriminación, más negación del Holocausto y giro neonazi pretendiendo ilegalizar a todas las fuerzas políticas que no piensen como ellas, no existe en ningún lugar de Europa. Orban y los Kaczynski se quedan como meros aprendices.

 

Vox es extrema derecha xenófoba, homófoba, que niega el Holocausto y defiende el machismo

 

A la vez se ve una derechización del PP y de Ciudadanos.

Están intentando las tres derechas cabalgar al tigre de la indignación, de la rabia y de la ira. Esto solamente beneficia a Vox. Las campañas electorales del PP y de Cs para evitar el flujo de votos hacia Vox están agitando tanto la vida política e indignando tanto a su electorado que lo lanzan en manos de Santiago Abascal. La presencia de Vox va a ser muy negativa para la democracia y va a endurecer las relaciones sociales.

¿Y la figura de Pedro Sánchez? De los peores resultados del PSOE a una moción de censura y a ponerse al 30% en las encuestas…

La figura del ave fénix, que resurge de las cenizas del PSOE. Lo hace con valentía y con un instinto de la oportunidad política muy alto. Se ha demostrado en la propia configuración del Gobierno, que es un comité electoral. Ha sabido administrar los meses en el Ejecutivo como si fueran una campaña electoral aumentando el voto, pero con un beneficio solo de partido. Ha convocado elecciones cuando más beneficiaba a su formación y menos al resto de partidos de las izquierdas.

El caso contrario es Podemos: en las anteriores elecciones llegaba asaltando los cielos y hoy está hundido en la cuarta posición en las encuestas. ¿Qué ha pasado?

El populismo de izquierdas tiene los mismos problemas que el de la derecha. Surge en un determinado momento como amalgama de la indignación, por suerte en España se produjo en la izquierda. Pero el problema que tiene el populismo es que se basa en muchas ocasiones en un dilema moral, no político, que es el de arriba y abajo, la casta y la ciudadanía. Y también en una figura prometeica, carismática. Cuando entra en crisis el dilema moral y el carácter carismático del líder porque deja de ganar todas las batallas, en ese momento se desinfla el globo y nos encontramos ante un deterioro. Queremos que tenga un buen resultado como el PSOE para sumar mayoría y colaborar.

 

CARLOS PINA

 

¿Es más de Iglesias o de Errejón?

En cuanto a posición filosófica y de partido, creo que Actúa es más cercana a una posición pluralista que a una personalista y ejecutiva, que es la que han planteado Pablo y las adherencias de IU. Han logrado aunar lo más negativo de ambas experiencias, el sectarismo y el dogmatismo. En torno a Pablo, se ha configurado un comité que tienes unos rasgos dogmáticos y sectarios.

Actúa está más cercana a posiciones pluralistas, plataformas abiertas y posiciones de diálogo transversales con otras fuerzas. No vemos el futuro de España únicamente en la izquierda, creemos que hay temas en España que tendrán que ser negociados y pactados con la derecha aunque estén en esta situación delirante. Decir en este momento que se va a reformar la Constitución para un derecho a decidir es hablar de quimeras, además de que no estamos de acuerdo, porque no hay mayoría para ello. Ahí nos diferenciamos de la posición que tiene Podemos con respecto al referéndum: es un sucedáneo el derecho a decidir del que habla Pablo, es una declaración teórica de la Pompeu Fabra que intentaba un eufemismo y no existe en democracia. En tercer lugar, la puesta en marcha de una consulta polarizada en dos o tres posiciones dividiría más a la sociedad catalana y española. Lo fundamental es desarrollar el sistema de autogobierno con un carácter federalista.

 

Hay temas en España que tendrán que ser negociados y pactados con la derecha

 

Campaña, elecciones generales… Fue candidato por IU y coordinador general. ¿Se siente triste de no estar con su partido estos días y de su marcha?

No, porque creo que mi partido ya no existe. Hoy es irreconocible, desde el momento en el que se disolvió en Podemos. La cultura política en la que he sido educado no se parece en nada a la de Unidos Podemos. Si me faltaba algo, el apoyo a la manifestación de Quim Torra en Madrid, me exime de cualquier argumento. IU nunca ha sido independentista. Soy hijo de una cultura social y federalista que es opuesta al independentismo.

¿Ha regalado Alberto Garzón IU a Podemos?

Creo que Alberto, por experiencia y cultura, se siente más parte de Podemos que de la tradición de la izquierda. Prefirió ponerse bajo otras banderas y abandonar la de IU.

 

Izquierda Unida hoy es irreconocible

 

Llegó a denunciar una campaña de acoso contra usted. ¿En qué consistía? ¿Cómo han sido personalmente estos últimos meses?

Muy duros. He pretendido que hubiera una reconsideración por parte de IU de la disolución en Podemos y que se aprovecharan experiencias como la de Asturias. Me hicieron ver que era imposible y que sobrábamos. Es un gran error. Primero a Alberto le sobraron los compañeros de viaje de IU y luego una parte de la pluralidad de Izquierda Unida. Es la parte más dogmática del PCE y que tampoco tiene mucho que ver con la cultura política del Partido Comunista

¿Qué es lo que más le dolió personalmente?

La declaración de tránsfuga por parte de Alberto. Nunca he sido un tránsfuga, han sido otros los que han traicionado el programa de IU.

 

HuffPost Spain

 

¿A quién le gustaría fichar para Actúa?

Nos sentimos cercanos a Íñigo Errejón, Manuela Carmena…

¿Los ficharía?

Si quisieran estar en Actúa, no tendríamos problema. En primer lugar estamos dispuestos a acordar con ellos tanto a nivel municipal como autonómico. También diría a Joan Baldoví o a Joan Coscubiela.

 

Nunca he sido un tránsfuga, han sido otros los que han traicionado a IU

 

Se está descubriendo estos días una historia muy oscura de España: las cloacas del Estado, Villarejo, el espionaje a Pablo Iglesias. ¿Usted cree que ha sido espiado?

Estoy convencido de que esa célula del Ministerio del Interior ha jugado otros papeles en otro momento. Organizada por el PP, primero contra los opositores políticos y luego contra el procés. Veamos lo que ha ocurrido, evidentemente ha habido utilización de medios públicos para fines perversos. Hay que depurar responsabilidades.

Fue uno de los grandes protagonistas políticos en la época del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. La política ha cambiado muchísimo, ¿echa de menos aquellos años?  ¿Qué tiene hoy mejor y peor?

No echo de menos esa política porque ya se veían los rasgos de la crisis del 15-M. Tenía problemas de enfoque de la crisis y de la forma de los partidos, que estaba anquilosada. Pero después del 15-M los nuevos partidos han caído en los mismos errores.

¿Y qué dice a los que le critican que forme otro partido porque no sabe hacer otra cosa?

Es lo que mejor hago. Y la gente debe intentar hacer lo que mejor hace. En política nadie ha puesto en duda que he hecho mi trabajo lo mejor que he podido. Es más una ilusión y una convicción que una necesidad. Como algunos me recomienda en Twitter, me iría cómodamente a escribir, pasear y leer, o hacer los últimos años en la salud pública, pero creo que lo mejor que sé hacer en estos momentos es intentar que la izquierda no pierda un millón de electores, que están huérfanos.

Para desestresar un poco estos días a nuestros lectores, recomiende algún libro.

Facha, de Jason Stanley, y Ordesa, de Manuel Vilas.