POLÍTICA
23/01/2020 11:13 CET | Actualizado 23/01/2020 18:57 CET

Rita Maestre: "El comentario de Ayuso de 'mujer de' es propio de un señor del siglo XIX"

Entrevista con la portavoz de Más Madrid: "No me arrepiento de haber dejado Podemos".

CARLOS PINA
Rita Maestre

El viento y la lluvia azotan la ventana del despacho de Rita Maestre que da a la calle Mayor. El gris se apodera de la capital por culpa de la borrasca ‘Gloria’. Pero lucha cromáticamente ondeándose la bandera LGTBi que tiene colgada en el balcón. Toda una declaración de intenciones en este edificio municipal donde unos pisos más arriba están los concejales de extrema derecha de Vox.

Ella es la cara más visible de la oposición en Cibeles a la corporación formada por PP y Cs, apoyados por Javier Ortega Smith (Vox). La portavoz de Más Madrid y heredera de Manuela Carmena, que abandonó la primera línea tras las elecciones de mayo. Y anda estos días a la gresca también con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acerca del feminismo. Y califica de “machismo” que la ‘popular’ haya dicho que las mujeres de izquierdas llegan lejos por ser ‘mujeres de’.

Todo ello con un nuevo Gobierno de coalición naciendo en España. “No”, contesta rotunda cuando se le pregunta si se arrepiente de haber abandonado Unidas Podemos. Reconoce que durante el 15-M y el origen de partido morado ella se imaginaba a Pablo iglesias un día como presidente. Y sostiene que España ha cambiado totalmente en seis años y se siente muy orgullosas de “haber sido y ser parte” de eso.

Esta frase te contestó en Twitter la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso: “Hay otra cosa que también he hecho por las mujeres y no las de izquierdas: demostrar que puedes llegar lejos sin ser mujer de”.

Como le decía yo también, creo que demuestra muy poca capacidad y cintura para asumir las críticas políticas. Es una respuesta a una crítica que tanto yo como otras personas hicimos como consecuencia de que fuera a Arabia Saudí y por no ponerse el velo, como hacen las mandatarias extranjeras cuando van allí, se convirtiera en adalid del feminismo. Es una práctica habitual del machismo de las redes sociales y de Vox, y también preocupante que lo sea también del machismo de la presidenta de la Comunidad, echarle en cara a otras mujeres la falta de logros políticos y capacidad intelectual para llegar donde están. Es un clásico insulto machista, que me apena que una mujer, que seguro que ha tenido que pasar por situaciones de discriminación a lo largo de su carrera, pues que entre también ahí.

Has dicho el machismo de Díaz Ayuso. ¿Es machista la presidenta de la Comunidad de Madrid?

Me parece que su comentario no puede calificarse de otra manera. Presuponer que las mujeres de izquierdas llegamos a donde estamos por ser ‘mujeres de’ es el pensamiento propio de un señor del siglo XIX, que me apena que comparta una presidenta del siglo XXI.

CARLOS PINA
Rita Maestre, en las dependencias municipales de Más Madrid

Por cierto, la presidenta acaba de fichar a Miguel Ángel Rodríguez como jefe de gabinete. ¿Cómo lo interpretas?

Sinceramente, como una declaración de guerra a Cs. Es la razón por la que ha fichado a un nefasto personaje de la política española de los tiempos de Aznar, condenado por cuadriplicar la tasa de alcoholemia y por llamar nazi al doctor Montes. A su ristra de insultos, se suman los suyos al vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado. Es la apertura de la batalla entre el PP y Ciudadanos dentro del Gobierno de la Comunidad.

¿Y qué balance haces desde las elecciones de mayo del dominio absoluto de la derecha en la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento?

Es un domino absoluto gracias a la presencia de la extrema derecha. Ni Ayuso ni Aguado ni Villacís ni Almeida serían nada si no fuera porque les han votado los concejales y diputados machistas, homófobos y negacionistas del cambio climático. Hace años esa hegemonía de la derecha constitucionalista era cierta, ya no lo es. Cs tenía en sus manos haber generado gobiernos distintos con Gabilondo y Carmena. Eligieron el pacto con la extrema derecha y la derecha corrupta del PP. Los resultados hasta ahora son muy pequeños. En la ciudad de Madrid lo que conocemos del gobierno Almeida-Villacís son sus políticas para deshacer lo que encontraron con un sectarismo notable. El caso de Madrid Central es el más evidente. En la Comunidad de Madrid, directamente desconocemos las política, no sé qué hace. Es un Gobierno del que como mucho conocemos las excentricidades de la presidenta en los medios de comunicación y las peleas con el vicepresidente.

Ni Ayuso ni Aguado ni Villacís ni Almeida serían nada si no fuera porque les han votado los concejales y diputados machistas, homófobos y negacionistas del cambio de Vox

¿Habéis hecho autocrítica de por qué no consiguieron sumar las izquierdas frente a las propuestas de la derecha en Madrid?

En la ciudad, hay que recordar, Manuela Carmena y Más Madrid ganamos de calle las elecciones municipales, con un 33%, algo que no saca ahora ni el presidente del Gobierno ni casi ningún presidente autonómico. El margen en la Comunidad fue estrecho, tuvo que ver con el ascenso de Vox y la elección de Cs. En Barcelona, una posición distinta de Cs ha permitido que se mantenga un gobierno progresista. Autocrítica hay que hacer siempre. En el caso de la ciudad de Madrid, nuestro gobierno se enfrentó con una campaña de descrédito y judicialización de la oposición muy dura. Nos faltó tiempo para que se vieran los resultados reales de las políticas que empezamos a implementar.

Has citado a Manuela Carmena. Acaba de saberse que a presentar una especie de plataforma cívica para el debate: ¿Cómo lo interpretas? ¿Vas a participar en ella? ¿No se siente al exalcaldesa a gusto en esta plataforma que era Más Madrid y luego Más País?

Quien lo tiene que responder es ella en la presentación del lunes, en la que estaremos la mayoría de concejales y diputados de Más Madrid. De lo que sé, de lo que ella me ha contado y de lo que he leído en los medios, su idea es poner en marcha una plataforma, una asociación, una especie de fundación donde poder recoger demandas, preocupaciones y debates de la ciudadanía y devolverlos. Fue muy clara al decir que dejaba la primera línea de la política institucional, pero eso no significa jamás que deje de ser una persona política porque siempre ha sido comprometida y activa en la sociedad. Es otra forma de encontrarse con la gente, de hablar, de escuchar, que es lo que le gusta.

El veto parental es un problema inexistente, no hay adoctrinamiento en las aulas públicas en España

¿Puede esa plataforma presentarse dentro de tres años por ejemplo al Ayuntamiento o Más Madrid seguirá siendo Más Madrid?

Diría que no forma parte para nada de los intereses o deseos de Manuela. Pero es una pregunta que debe responder ella. Pero de lo que nos ha ido contanto, no tiene nada que ver con eso. Es generar espacios de reflexión en un momento en que las izquierdas tenemos que pensar y reflexionar, porque quizá, y era una de las cosas que hablaba con Manuela no hace mucho, es que el auge de la extrema derecha encierre a las izquierdas en una posición defensiva y meramente de respuesta. Todo el mundo a hablar de la siguiente marcianada que presente Vox. Hay que dibujar horizontes progresistas que no sean solo la respuesta a las propuestas e la extrema derecha. En ese sentido puede ser muy útil.

CARLOS PINA
La portavoz de Más Madrid durante la entrevista

¿Qué opinas del veto parental?

Primero, que es un problema inexistente, no hay adoctrinamiento en las aulas públicas en España. Segundo, de lo que estamos hablando es de una gente muy minoritaria en España que no quiere que se den charlas contra el bullying, contra el acoso escolar, sobre el reciclaje, talleres para aprender que los hombres y mujeres somos iguales y que nuestra orientación sexual es libre y legítima, consensos básicos que forman parte del marco de los derechos humanos que hemos asumido desde hace tantos años las sociedades democráticas occidentales. Es una marcianada, no responde ni a un solo problema real de la educación pública, que en la Comunidad de Madrid tienen que ver con la falta de recursos y profesores y la sobrepoblación de las aulas. Lo hacen con el objetivo de polarizar e inventar problemas sirviéndose de auténticas mentiras, parece que lo de fake news le quita contundencia. Lo hacen para cohesionar a su electorado, por eso hay que ser firmes. Y no hablemos solo de lo que la extrema derecha quiere que hablemos.

¿No te parece preocupante que el PP asuma esas propuestas de la extrema derecha con tanta facilidad?

El PP lo ha asumido con tanta facilidad a medias. De hecho, ahora mismo está dividido en dos en lo que se refiere al pin parental. Quien no gobierna  y vive, como Abascal, de la política en Twitter, también como Teodoro García Egea y Pablo Casado, se han convertido de repente en una especie de inventores del veto educativo. Pero hay que escuchar a Ayuso, que es presidenta de la Comunidad de Madrid, que salió ayer a decir ‘no sé de qué me están hablando ustedes, no es un problema en las aulas madrileñas, lo que están haciendo es deslegitimar el papel de los profesores’. Una respuesta razonable de una señora que en ese caso parece razonable y que, sobre todo, tiene que garantizar que no están sucediendo en las clases cosas raras. Espero que prime la razonabilidad de PP y no el estilo Faes, que es quien azuza a Casado para decir más barbaridades para competir con Vox. Ya sabe el Partido Popular lo que ocurre cuando compite con Vox: se queda en sesenta diputados.

Has presentado una denuncia contra Rocío Monasterio (Vox) ante la Fiscalía Provincial por las irregularidades como arquitecta. ¿Cómo está el caso? ¿Crees que tendría que dimitir ya?

Tendría que hacer algo más que explicarlo insultando a todos los mensajeros que pasan por allí. Ahora parece que la culpa de que ella y su marido estafaran a trece familias es de las familias estafadas o del medio que saca en portada la denuncia. Hasta ahora no ha dado ninguna explicación. Lo que presentamos en Fiscalía fue poner en conocimiento para ver si hay un posible delito por falsedad documental y por estafa. Estamos hablando del uso indebido de un sello del Colegio de Aparejadores. Tanto ella como su partido deberían ser más rigurosos teniendo en cuenta lo que piden a los demás. No lo han sido tampoco con el juez prevaricador Serrano en Andalucía. Es poco realista esperar de la extrema derecha rigor y coherencia con sus propios miembros.

¿Qué opina del proyecto Madrid 360? ¿Supone revertir Madrid Central?

Si se permite la entrada de medio millón de vehículos etiqueta C en el centro, pues sí, es una reversión completa de Madrid Central y del Plan de Calidad del Aire y de la ordenanza de movilidad. Es un plan antiguo, en el que todo el foco se pone en el coche.

¿La contaminación mata o no?

Mata y mucho. Centenares de miles de muertes en Europa como consecuencia de todos los trastornos derivados de la contaminación. Solo un negacionista del cambio climático puede decir lo contrario o Isabel Díaz Ayuso, que depende de cómo le pilles el día se van para un lado o para el otro. Es muy peligroso lanzar mensajes de este tipo. Además, la sociedad española ha cambiado mucho en pocos años y es una preocupación transversal a las ideologías. Votes lo que votes, la contaminación afecta a tus pulmones. Con dos dedos de frente lo sabes y quieres que los gobiernos hagan algo. La estrategia de negar el problema no es muy razonable y peligrosa para la salud.

CARLOS PINA
Maestre en las oficinas de Más Madrid en el Ayuntamiento de Madrid

Tenemos nuevo Gobierno central, con PSOE y Unidas Podemos, la primera coalición después de la II República. ¿Qué esperas?

Pues muchas cosas, la verdad. Que hubiera pasado antes hubiera estado muy bien. Esta año en funciones ha sido con pocas políticas y mucha politiquería. Llega con prisas, tiene muchos problemas que solucionar de forma bastante urgente. Espero que trabajen de forma valiente y firme en algunas cuestiones, como el cambio climático. Ahí ya hay avances importantes y la vicepresidenta Teresa Ribera tiene un carril de trabajo bastante claro. Creo que hay que trabajar, y se está haciendo también, para reducir el machismo en nuestra sociedad -brecha de cuidados y salarial, violencia machista-. El problema de la vivienda se tiene que asumir con fuerza o estaremos lamentándonos dentro de diez años. Como sociedad tenemos restos importantes con la desigualdad. Mi esperanza y deseo están en que el nuevo Gobierno sea capaz de hacer algo por ello.

¿Crees que va a durar más de los que se prevé y puede llegar a los cuatro años?

Confío en ello, más vale. Creo que tenemos la responsabilidad de mostrar que los gobiernos progresistas son tan estables como los conservadores y que no es ninguna anomalía que gobiernen dos fuerzas progresistas en el Consejo de Ministros de España.

Lo que me imaginaba cuando fundamos Podemos era que Iglesias fuera presidente

 

¿Te imaginabas hace seis años cuando se fundó Podemos que Pablo Iglesias sería el vicepresidente segundo del Gobierno?

Bueno, he de decir que lo que me imaginaba era que Iglesias fuera el presidente. Han cambiado las cosas en estos años, pero cuando pusimos en marcha Podemos hace unos años, el objetivo y la expectativas eran de cambio total brutal y estructural. En todo caso, está muy bien hasta donde hemos llegado en pocos años, hasta donde ha llegado un movimiento social y un bloque de cambio, de formas distintas en los ayuntamientos, en el Congreso y ahora en el gonerion. En seis años ha cambiado el país y yo me siento muy orgullosa de haber sido parte, de ser parte.

Una de las cosas a las que se enfrenta Unidas Podemos en el Gobierno es gestionar la ilusión y seguir manteniendo un vínculo con los movimientos sociales sin decepcionar. Cuando uno llega al poder, lo vivió en el Ayuntamiento de Madrid, es diferente a estar en la oposición o protestando en la calle. ¿Se puede perder esa ilusión?

Creo que la ilusión está bien para los momentos electorales, pero lo que hace falta cuando uno gobierna es que se puede convertir en políticas públicas eficaces. Eso es lo que más ilusión hace de todo, que tus ideas, que son necesidades para mucha gente, se conviertan en respuestas. No hay mayor ilusión que esa. Además de cuidar y mantener la cuestión simbólica y política, lo que tiene que hacer el nuevo Gobierno es demostrar con hechos que las ideas son posibles y factibles. 

CARLOS PINA
La concejala en su despacho

¿Te arrepientes de haber dejado Podemos y haber pasado a Más Madrid?

No.

Más Madrid y Más País, ¿cuál es su futuro?

Ahora mismo ser los dos escaños que han permitido que este Gobierno progresista salga adelante. No hay que olvidarlo. Desde nuestra posición pequeña en el Congreso pero con dos pesos pesados al frente, Íñigo Errejón e Inés Sabanés, vamos a apoyar, forzar y empujar a un Ejecutivo que necesita todos los soplos y apoyos posibles. No es un Gobierno frágil, pero está sujeto a múltiples conflictos: dentro del propio Gobierno, la cuestión territorial va a tensionar la legislatura y en frente tiene una derecha y una extrema derecha que se comportan como si fuera el Apocalipsis, como ya pasó por otra parte en los ayuntamientos de Madrid y Barcelona. Un Gobierno que necesita apoyo, guía y refuerzo. Para eso va a estar Más País, para hacer un apoyo crítico y construir mientras tanto un espacio político verde, feminista, moderno y de actualización de la izquierda española, que creo que va a crecer en los próximos años.

Lo que tiene que hacer el nuevo Gobierno es demostrar con hechos que las ideas son posibles

 

¿Te fías de un presidente que hasta hace dos días decía que no podía dormir tranquilo con ministros de Podemos?

En general en estos años uno de los aprendizajes es que no se trata de fiarse o confiar en unas personas u otras, los políticos valemos lo que nuestros hechos demuestran. En ese sentido, el presidente ha cambiado de opinión no solo en esto, sino en múltiples cosas en estos años. Es un perfil político que no tiene mucho empacho en decir una cosa y luego otra. Sin embargo, creo que se ha dotado de un equipo de Gobierno razonablemente solvente y que está más por necesidad que por voluntad. Está absolutamente concentrado en poner en marcha políticas públicas. Desconozco si es lo que Sánchez desea desde hace años, regular contra el cambio climático, o si es por supervivencia. Me da lo mismo mientras ponga en marcha una Vicepresidencia a luchar contra eso, a mí como ciudadana me vale.

¿Crees que los grandes poderes económicos van a intentar tumbar este Gobierno?

Creo que más que grandes poderes, la oposición económica a la que se enfrentan los gobiernos progresistas está más hecha de algunas cuestiones pequeñas. Me acuerdo durante los años de nuestra legislatura la puesta en marcha de cualquier regulación del tráfico privado eran titulares tras titulares sobre el absoluto hundimiento del comercio. Es más una posición de una parte del sector económico privado español, y hay otra parte, estoy segura, que tiene visión de futuro y verá los retos y oportunidades que una transformación del modelo productivo pueden tener. Espero que esa parte lleve la delantera.

Y siempre dependiendo de ERC con una mesa de diálogo tan polémica. ¿Qué te parece que se sienten el Gobierno central y la Generalitat?

Tarde es. Siempre hemos defendido lo mismo: los problemas políticos se solucionan hablando. Una parte del independentismo unilateral, la derecha y la ultraderecha pretenden taparse los ojos para no ver a la otra parte de la sociedad catalana. Ambas existen, no se puede negar que hay un 50% de la población catalana que piensa lo contrario que tú. De alguna manera habrá que solucionar el problema. Me parece que hay que sentarse y levantarse, y volverse a sentar durante los meses que hagan falta. Es un problema que está arrastrando al conjunto de la política española y llevamos hablando años de una sola cuestión, mientras tanto los alquileres y la brecha salarial subiendo, las mujeres asesinadas y la diferencia de clases creciendo.

¿Serás la cabeza de cartel de Más Madrid en las próximas elecciones municipales?

Todavía estamos en enero de 2020. Es un asunto que me pilla extraordinariamente lejos. 

¿O le apetece más el Congreso?

En ninguno de mis planes está pensar en eso ahora.

¿Del Gobierno le han llamado?

Tampoco.

FUERA DE FOCO

¿A qué serie estás enganchada?

A muchísimas. Ahora mismo, Better things, de HBO, es una maravilla. Otra recomendación: Sucession. Es la bomba.

¿La última película en el cine?

La trinchera infinita.

¿Cuál es tu favorita para los Goya?

Dolor y gloria. Sin duda.

¿Qué canción te pones en bucle en Spotify?

Con altura, de Rosalía. Me ha vuelto a dar. En bucle, desde hace meses.

¿Qué libro tienes en la mesilla de noche?

La biografía deMaría Estuardo de Stefan Zweig.

¿Cómo desestresas con el deporte?

Voy al gimnasio.

¿Cómo te ves dentro de veinte años?

No sé, trabajando en otra cosa. Con familia y amigos.

EL HUFFPOST PARA JOYCLUB