¿Quieres conocer mejor tu salud intestinal? Tiñe tu caca de azul

Este experimento, que puede parecer frívolo y poco serio, cuenta con el respaldo de algunas de las universidades más prestigiosas del mundo.
BORTONIA

Durante unos segundos, Tim Spector se olvidó de que había comido un muffin teñido con colorante alimenticio y no comprendía lo que veía al mirar en el interior del retrete. Recién salido de su intestino, había un residuo de color azul eléctrico que destacaba entre el marrón de alrededor.

Spector, profesor de Epidemiología genética de la Universidad King’s College de Londres y autor de The Diet Myth, ha organizado una campaña para que todo el mundo tiña de azul sus postres para monitorizar su tránsito intestinal; es decir, conocer con exactitud el tiempo que tarda la comida en viajar desde la boca hasta el otro extremo del tubo digestivo.

Este experimento, que quizás pueda parecer frívolo y poco serio, cuenta con el respaldo del Hospital General de Massachusets y las universidades de Harvard, Stanford y King’s College de Londres: “Hemos descubierto que medir la duración del tránsito intestinal nos aporta mucha más información sobre la flora y la salud intestinal que la frecuencia a la que vas al baño o el aspecto de las deposiciones”.

Spector participó en un estudio publicado en la revista médica Gut que pidió a 863 voluntarios sanos que comieran alimentos teñidos de azul para conocer su tránsito intestinal. Entre las conclusiones del estudio descubrieron que un tránsito intestinal largo está asociado a una mayor presencia de bacterias indeseadas, mientras que un tránsito intestinal más breve se asocia a una flora bacteriana más saludable.

El microbioma de los intestinos es fundamental para la salud, asegura Spector. Hay que imaginárselo como una comunidad de microbios formada por bacterias, virus y hongos.

“Hay billones y son fundamentales para que nuestro organismo funcione correctamente”, explica Spector. “De ello depende lo bien que digerimos la comida, cómo depositamos la grasa, nuestro estado mental, nuestra sensación de saciedad, nuestro sistema inmune...”.

Por ello, anima a la gente a participar en otro experimento a escala mundial que consiste en comer dos muffins teñidos de azul con colorante alimenticio y cronometrar el tiempo que tardan en salir en forma de heces azules o verdosas. Este método es una de las formas más sencillas de conocer el estado de tu intestino.

Cómo participar en el experimento

1. Haz tus propios muffins (o magdalenas, o bizcochos) con colorante alimenticio azul. Tómate dos para desayunar y pon el marcha el temporizador.

2. Cuando hagas de vientre, presta atención por si aparece un fragmento de color azul o verdoso y calcula las horas que han transcurrido desde que te comiste los muffins.

3. Anota tus resultados en la página web Blue Poop Challenge.

Por la investigación del profesor Spector, se sabe que un tránsito intestinal de 20 horas indica un intestino más saludable y feliz que un tránsito de 30 horas o más.

Las personas con estreñimiento tienen un tránsito intestinal muy lento. “Tienden a tener una peor salud intestinal y una flora intestinal más pobre”, señala Spector. “Este estudio muestra una relación clara entre un tránsito intestinal rápido y la presencia de diversos microbios buenos para la salud”.

De hecho, su estudio parece demostrar que la duración del tránsito intestinal es un indicador más adecuado de la salud intestinal que otros indicadores tradicionales como la frecuencia de las deposiciones y el aspecto de estas.

El objetivo, a fin de cuentas, es educar a la población sobre su salud intestinal y conseguir que se hable más del glamoroso tema de las heces.

“Queremos educar a la gente para que hable sobre su salud intestinal sin sentir vergüenza”, expone Spector, que admite que ya ha hecho varias veces este experimento. “Todavía me sorprendo al mirar lo que ha salido porque se me olvida lo que he comido”, se ríe. ”¡Es que es muy azul!”. Su tránsito intestinal dura unas 18 horas, lo cual está muy bien.

¿Y si mi tránsito intestinal es muy lento?

Si haces el experimento y resulta que tu tránsito intestinal es muy lento, presta atención a estos cuatro cambios que puedes hacer para mejorar tu flora intestinal y acelerar el proceso.

1. Come más variedad de vegetales. Idealmente, deberías tomar 30 raciones de vegetales a la semana, contando fruta, verdura, frutos secos, semillas y hierbas. Eso mejora la diversidad de tu microbioma y te proporcionará fibra para mejorar tu tránsito.

2. Come vegetales coloridos. Spector señala que los alimentos con polifenoles son excelentes: frutas del bosque, manzanas, lechuga, albaricoque...

3. Come más alimentos fermentados. Entre estos alimentos podemos incluir los yogures, el kéfir, la kombucha, el kimchi y el chucrut.

4. Evita los ultraprocesados, ya que son malos para la salud intestinal. A esta clase de alimentos que han pasado por múltiples procesos les queda “poco o nada de integral”, comenta Spector. Algunos ejemplos son la bollería industrial, las galletas, las patatas fritas de bolsa, los alimentos precocinados, los refrescos, la comida rápida, etc.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Mitos del ejercicio cardiovascular que engordan