TENDENCIAS
23/06/2019 09:16 CEST

¿Existe el 'pene de verano'? ¿Es verdad que crece con el calor?

Lo que sí está demostrado es que los testículos cuelgan más cuando hace calor.

DAMON DAHLEN FOR HUFFPOST

A medida que suben las temperaturas, algunos hombres aseguran que el verano les sienta muy bien a su pene por los centímetros que ganan en longitud y circunferencia. En julio de 2018, la periodista Tracy Moore, de la Mel Magazine, bautizó este fenómeno estacional como “pene de verano”.

“El pene de verano es una variación temporal que, debido al calor, te da un aumento de talla durante varios meses. Es como si las tetas de una mujer se volvieran enormes de mayo a agosto”, escribió, citando anécdotas de diversos hombres.

En un mundo en el que hay penes de sangre y penes de carne, plantéatelo como una forma de la naturaleza para repartir algo de igualdad.

“En verano, mi pene tiende a ser sistemáticamente más grande cuando me miro en el espejo, y mis mayores medidas me las he tomado en verano”, comenta Richard, de 30 años. (Él, al igual que otras personas mencionadas en este artículo, solicitó ocultar su apellido por privacidad).

“Los dedos y las manos se me inflaman un poco cuando hace calor, como demuestra lo mucho que tardo en quitarme el anillo de matrimonio en los meses más calurosos. Es lógico pensar que a mi pene le pasa lo mismo”, argumenta.

Brian Ayers, asesor sexual, también ha notado el pene de verano, pero lo achaca a los cambios de rutina estacionales.

“En verano pasas más tiempo fuera. Al nadar, correr o hacer senderismo bombeas más sangre. Al pasar 8 horas sentado frente a un ordenador en invierno, sin sol y con menos frutas o verduras de temporada disponibles, cualquier tío lo tiene más pequeño”, sostiene.

El calor incrementa el flujo de sangre que circula por el pene

La teoría suena genial, pero ¿se trata de un mito o se lo están inventando estos hombres? Aaron Spitz, urólogo y autor de The Penis Book: A Doctor’s Complete Guide to the Penis, en un principio se mofó de la idea.

“Mi primera reacción fue: ’Ya estamos otra vez con la obsesión por el tamaño”, comenta a la edición estadounidense del HuffPost. Sin embargo, Spitz admite que el fenómeno tiene cierto fundamento.

“Le veo sentido porque cumple el mecanismo que hace que el pene de un hombre se dilate y se contraiga. El tamaño del pene aumenta o disminuye como resultado de la relajación o la contracción de la multitud de vasos sanguíneos del interior del pene”, explica.

El calor, según indica, “aumenta la relajación de estos vasos sanguíneos, lo que incrementa el flujo de sangre que circula por ellos, llenando más el pene, y dándole un aspecto más largo y grueso”. En resumen: más calor = mejor circulación sanguínea.

Si dudas de la veracidad del pene de verano, no estás solo. Las mujeres con las que ha contactado la edición estadounidense del HuffPost también expresaron cierto recelo (aunque mejor ceder la palabra a quienes tienen pene, tengan el género que tengan).

“Dudo mucho que una parte del cuerpo cambie de tamaño significativamente según la estación”, comenta Ashley, de 27 años. “Si es cierto, imagina cómo serán los penes en 2050 con la crisis climática y el calentamiento global”.

Por interesante que sea el tema, no hay pruebas científicas definitivas que confirmen o desmientan la teoría del pene de verano, según el urólogo Paul Turek. Aunque podría haber algo de verdad en la idea de que los penes son más grandes cuando hace calor, todavía no existen suficientes estudios al respecto.

Lo que sí está demostrado es que los testículos cuelgan más cuando hace calor.

“Se sabe que la bolsa escrotal es sensible a los cambios de temperatura, que baja cuando hace calor y que sube cuando hace frío”, expone Turek.

También es cierto que el pene puede encoger, asegura.

“Con temperaturas más bajas, hay menos piel expuesta, menos deseo, menos sudor y más grasa invernal. Esto puede provocar una piel contraída en vez de esponjosa, más protección del pene desde un escroto tenso, más grasa alrededor y la impresión de haber encogido”.

Sea cual sea el motivo, si quieres que parezca más grande, piensa en recortarte o depilarte el vello púbico. Eliminar el exceso de pelo de alrededor acentuará su tamaño, según Fiona Hilario, fundadora del salón de belleza Lay Bare Waxing Salon.

“Uno de los beneficios de depilarte es que al quitar todo el pelo de ahí abajo le das un aspecto más grande. Además, olerás mejor, algo muy bueno para ti y para tu pareja”, asegura.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Photo gallery Cinco destinos que se disfrutan más en verano See Gallery

ESPACIO ECO