POLÍTICA
23/03/2021 17:56 CET | Actualizado 23/03/2021 18:19 CET

Álvarez Cascos niega haber "conocido ni manejado ni creado" ninguna 'caja b' del PP

Y rechaza tener "nada que ver" con firmas como "Paco A.C." o "Cascos".

El ex secretario general del PP Francisco Álvarez Cascos también niega la mayor. El antiguo responsable del Partido Popular ha negado este martes en el juicio sobre la presunta caja B del partido haber recibido ninguna de las cantidades anotadas en los denominados papeles de Bárcenas. Estos apuntes, ha asegurado, no tienen “ningún valor” ni tienen “nada que ver” con él.

“Yo jamás he conocido ni manejado ni creado ninguna caja B”, ha asegurado el que también fuese vicepresidente y ministro con el Gobierno de José María Aznar durante su declaración como testigo ante la Audiencia Nacional en el juicio por el presunto pago de parte de la reforma de la sede el PP con dinero de esa supuesta contabilidad paralela.

Su declaración, plagada de negaciones, también ha recogido su negativa a que el partido hubiese acordado ningún tipo de connivencia con empresas contratistas con la administración pública a través de las donaciones. “Ni el ministro ni el Consejo de Ministros fueron órganos de contratación”, ha zanjado Álvarez Cascos, que no ha duda en mostrar su orgullo por “haber formado parte del Gobierno que puso fin a esas practicas y ahora resulta que los que hemos formado parte de este gobierno estamos bajo sospecha”, ha lamentado.

Como Javier Arenas, que ha declarado horas antes que él, Álvarez Cascos ha asegurado que todas las retribuciones que ha recibido “están declaradas” a Hacienda y ha negado haber tenido conocimiento de ninguna contabilidad en B del partido “ni antes, ni durante, ni después” de ocupar cargos públicos.

Nada que ver con “Paco A.C.”, “F.A.C.” o “Cascos”, dice Cascos

Cascos se ha desvinculado de las las anotaciones que aparecen en los denominados “papeles de Bárcenas” bajo epígrafes como “Cascos”, “Paco A.C.” o “F.A.C.”. Igualmente, ha asegurado que es “falso” que esté detrás de las asignaciones que aparecen tras esos nombres y que sumarían 421.623 euros entre 1990 y 2004, según la declaración del extesorero del PP que ha traído a colación una de las acusaciones.

También ha sido interrogado acerca de dos supuestas entregas de 10 millones y de 4 millones que según los papeles de Bárcenas él habría hecho en 1994 y 1995, respectivamente. De nuevo, “nada que ver”: “Ni he recibido ni he entregado cantidad alguna cuando he tenido responsabilidades en el PP”. “Esas anotaciones nada tienen que ver conmigo”, ha sido su respuesta.

Yo jamás he conocido ni manejado ni creado ninguna caja BFrancisco Álvarez Cascos, ex secretario general del PP

Otra de las preguntas que le han realizado en su declaración es si en alguna ocasión algún empresario le había pedido cita para hacer una donación, a lo que ha contestado: “Nadie me pidió una cita para entregar una donación porque nadie compra fruta en una ferretería”.

Secretario general del PP entre 1989 y 1999, Álvarez Cascos ha negado asimismo que existiese ninguna jerarquía entre el secretario general y el tesorero, dos órganos del mismo rango, ha dicho, en coherencia con lo manifestado por sus sucesores Javier Arenas y Ángel Acebes. “Las responsabilidades económicas y políticas estaban nítidamente separadas”, ha indicado.

“Ninguna responsabilidad de supervisión”

“Desconozco las funciones de otros órganos, no tenía ninguna responsabilidad de supervisión y no ejercitaba supervisión sobre el tesorero”, ha asegurado.

Al término de su declaración, y al ser preguntado por su relación con los contratistas de obra pública cuando era ministro de Fomento, ha dicho que quería mostrar su “perplejidad” por el trato que está recibiendo el gobierno del que formó parte.

Tras mostrar una portada de El País de 2001 en la que el exministro del PSOE Josep Borrell hace un llamamiento a los constructores para que no paguen comisiones a los partidos, ha manifestado que le “sorprende” que se le hagan ahora “reproches” al partido que “puso fin a esto”.

En este sentido ha expuesto que en 2000 introdujo una cláusula de transparencia en la ley de contratos con la administración pública y por eso ha lamentado que ahora se ponga a duda a su Gobierno.

EL HUFFPOST PARA AMBAR