Harry y Meghan, ante el funeral de Felipe de Edimburgo

La muerte del marido de Isabel II llega en el momento de más tensión entre la pareja y el resto de la familia real.
Los duques de Sussex en Field of Remembrance en la Abadía de Westminster el 7 de noviembre de 2019 en Londres.
Mark Cuthbert via UK Press via Getty Images
Los duques de Sussex en Field of Remembrance en la Abadía de Westminster el 7 de noviembre de 2019 en Londres.

En un momento en el que la relación entre el príncipe Harry y Meghan Markle con el resto de la familia real británica es más tensa que nunca tras la polémica entrevista que concedieron a Oprah Winfrey, la expectación por conocer si habrá un acercamiento tras el fallecimiento de Felipe de Edimburgo, marido de Isabel II, es máxima.

El duque falleció en la mañana del pasado viernes a los 99 años. Horas después llegó la primera reacción de la pareja desde el otro lado del Atlántico, aunque quizá un tanto fría. Los duques de Sussex actualizaron su página web, Archewell, para rendir homenaje al abuelo de Harry con el siguiente mensaje:

“En cariñoso recuerdo

Su Alteza Real, el duque de Edimburgo. 1921-2021.

Gracias por tu servicio. Le echaremos mucho de menos”.

Tras esa despedida cibernética la gran incógnita es si la pareja acudirá al funeral, que no será de estado, pero se celebrará el sábado 17 de abril en la capilla de San Jorge en Windsor. Será la primera vez que pise el Reino Unido desde que dieron un paso atrás como miembros de la realeza en marzo del año pasado.

No acudirán los dos

Según confirmó un portavoz a la edición estadounidense del HuffPost sí viajará el príncipe Harry, pero no lo hará Meghan Markle, que actualmente está embarazada. La misma fuente asegura que los médicos se lo han desaconsejado debido a su avanzado estado de gestación —dará a luz a una niña este verano—.

De hecho, según algunos medios británicos, ya está en Londres. Llegó solo al aeropuerto de Heathrow y se trasladó al palacio de Kensington, como apunta ¡Hola!

¿Guardará cuarentena?

La siguiente pregunta surge con el calendario en la mano, puesto que Reino Unido impone una cuarentena de diez días a los viajeros que lleguen de Estados Unidos. Siendo así, Harry no tendría margen de tiempo para guardarla y poder ir a la ceremonia, que será íntima y familiar.

Sin embargo, la asistencia a un funeral es una de las excepciones que contempla la normativa, como recuerda la BBC. Se permite que quienes vengan del extranjero puedan abandonar la cuarentena para “asistir al funeral de un miembro de la familia, un familiar cercano o un amigo”, aunque deberán cumplir el aislamiento el resto del tiempo y respetar las normas de distancia social.

La BBC apunta otro resquicio: el Gobierno británico permite acortar las cuarentenas si la persona se paga una prueba privada para detectar el coronavirus cuando lleve cinco días aislada.

La vida de Felipe de Edimburgo, en imágenes