Un joven estremece a miles de personas al contar que es ludópata: "Engañé a mi madre"

A través de un hilo en Twitter narra cómo esta adicción le afecto a nivel económico y personal.
Twitter
Twitter
(@SerguiGuirao_)

La adicción al juego es un problema que ha estado en boca de todos estos últimos años. Pese a que hace un año entró en vigor una ley para reducir el impacto de las casas de apuestas en los jóvenes, siguen siendo muchas las personas que se ven afectados por este problema.

Es el caso del usuario de Twitter (@SergioGuirao_) quien ha logrado una gran repercusión al contar su historia, con más de 30.000 “me gusta” y 10.000 “compartidos” en menos de 24 horas.

El joven murciano cuenta a través de su publicación cómo la adicción al juego le afectó en todos los ámbitos de su vida.

“Hola, tengo 22 años y sufro una enfermedad llamada ludopatía”, así comienza el texto con el que Sergio se ha dirigido a Twitter.

“Hace años empecé a apostar de risas”, continúa el tuit. Cada palabra de su publicación cobra sentido al oírlo hablar por teléfono. Sergio cuenta que se inició en este mundo de las apuestas cuando solo tenía 15 años. “Apostabas un euro el fin de semana, por las risas”, explica a El HuffPost. La adicción empezó como un juego, pero pronto acabó trastocando su vida.

Como el propio Sergio indica: “He acabado arruinándome varias veces, jugando dinero que no debía y perdiendo cerca de 5 cifras en este tiempo”.

Con 19 años la cantidad que apostaba aumentó hasta los 20 euros, pero no se quedo solo ahí. “En estos tres años, he llegado a hacer apuestas de 100 euros, pero solo he ganado dos veces”. El juego iba ganando terreno en su vida. Se convierte en “una obsesión”, porque “acabas gastando el doble para recuperar lo perdido”.

Sergio llegó a gastarse prácticamente el sueldo de un mes en apenas cinco días. Incluso pidió a su madre un dinero que previamente le había dado para pagar el alquiler del piso en el que se había independizado. “Engañé a mi madre”, afirma. Fue la gota que colmó el vaso.

Un problema que tocó de lleno a sus relaciones más cercanas, incluyendo el que mantenía con su pareja de aquel entonces. “Quería llevarla a Roma, pero me gasté el dinero en apuestas. Si no lo hubiese hecho, podríamos haber ido”, añade antes de afirmar que ella le ayudó a salir del problema.

Dentro del mismo hilo, habla sobre como el juego le generó ansiedad. ”Desde que empecé a jugar dinero que no debía sufro bastante ansiedad a diario y el pensamiento de todo el dinero que he perdido es difícil que se vaya”, se puede leer en el mensaje.

Una ansiedad provocada por las deudas que se acumulaban. Afirma que el problema de las apuestas llegó tan lejos que ni siquiera ha podido ahorrar en estos tres años que lleva trabajando. “No he ahorrado nunca porque me lo gastaba todo en apuestas”, comenta.

Para Sergio, el mundo de las apuestas no es solo una “moda”, es algo mucho más serio. “Son adicciones como la droga o el alcohol”, afirma. Por eso mismo, agradece todo el apoyo recibido, especialmente de su entorno: amigos, familiares...