VIRALES
08/09/2020 10:33 CEST | Actualizado 09/09/2020 12:03 CEST

La familia de un paciente del doctor Cavadas habla así del cirujano

La historia de Enol Jordán, un joven de 23 años, la ha contado 'El Comercio'.

GTRES
El Doctor Pedro Cavadas durante los 'T awards to the arts, sciences and sport' en Madrid el 30 octubre de 2019.

El doctor Pedro Cavadas es una eminecia en su campo. Y buena prueba de ello es lo que hizo con Enol Jordán Castaño, un joven de 23 años ‘condenado’ a pasar toda su vida en una silla de ruedas. 

La historia de Enol, nacido con la trisomía 8, una enfermedad denominada también Síndrome de Warkany, la ha contado El Comercio. Esta enfermedad, que provoca malformaciones en los órganos, le afectó a los tendones que no le crecieron acorde con el resto del cuerpo. 

Tras varias operaciones infructuosas y con las esperanzas totalmente rotas, el doctor Cavadas se cruzó en sus vidas. En verano de 2018 vieron un telediario en el que se contaba que el prestigioso cirujano había logrado que un chico tetrapéjico moviera las extremidades superiores. 

La familia le mandó un correo electrónico a Cavadas y a las pocas semanas estaban en la consulta que el doctor tiene en Valencia. 

“Es fácil: se cambia la musculatura de atrás a adelante, se coloca la rótula en su sitio, que está desviada, rehabilitación y a caminar”, les dijo Cavadas ante la incredulidad de los padres. Tras hacerle una radiografía, comentó: “Sin ninguna duda, es lo que yo pensaba”. 

“Nos dijo que él nunca interviene si no ve que el caso es operable o que no vaya a dejar al paciente mejor de lo que está”,  ha comentado al citado medio la madre del joven, que gracias a la ayuda de varios colectivos y de venta de papeletas logró costear la operación. 

Tras tres operaciones y mucho esfuerzo en la rehabilitación los resultados empezaron a verse. Después recuperó la verticalidad gracias a la ayuda de una grúa y al tiempo, gracias a un andador. Finalmente pasó a las muletas y desde hace dos meses ya solo necesita una. 

La familia solo tiene buenas palabras para Cavadas, que “quedó sorprendidísimo de lo rápido que había evolucionado”. “El doctor Cavadas nunca sabrá lo que hizo por nosotros”, ha sentenciado la madre de Enol. 

NUEVOS TIEMPOS