NOTICIAS
11/08/2021 17:03 CEST | Actualizado 11/08/2021 17:23 CEST

La Ley Rider nace con nuevos retos y solo Just Eat cumplirá

Las empresas de reparto tomarán diferentes caminos a partir de mañana.

Horacio Villalobos via Getty Images
Repartidores durante una jornada laboral.

La Ley Rider entra mañana en vigor y la situación mantiene un pulso por su cumplimiento ya que obliga a las empresas de reparto a contratar como asalariados a sus riders y no todas van a cumplir con lo establecido.

La norma es fruto del acuerdo que alcanzaron el pasado mes de marzo el Ministerio de Trabajo y Economía Social, CCOO y UGT y las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme.

La ley reconoce la presunción de laboralidad de los trabajadores que prestan servicios retribuidos de reparto a través de empresas que gestionan esta labor mediante una plataforma digital, en línea con la sentencia que dictó el Tribunal Supremo en septiembre de 2020, en la que establecía que los repartidores son trabajadores por cuenta ajena y no autónomos.

Asimismo, la norma contempla que la representación legal de los trabajadores deberá ser informada de las reglas que encierran los algoritmos y los sistemas de inteligencia artificial que pueden incidir en las condiciones laborales por las que se rigen las plataformas, incluyendo el acceso y mantenimiento del empleo y la elaboración de perfiles.

La norma ha sido muy criticada por asociaciones de repartidores. Así, la Asociación de Plataformas de Servicios bajo demanda (APS), que engloba a las principales plataformas de ‘food delivery’ en España, Deliveroo, Stuart, Glovo y Uber Eats, advirtió en su día de que esta ley pone en riesgo el desarrollo de un sector que aporta más de 700 millones de euros al PIB español.

Diferentes escenarios

Las principales empresas de delivery que operan en España (Deliveroo, Glovo y Just Eat) tomarán caminos diferentes con la entrada de vigor de la normativa.

En el caso de Deliveroo, la plataforma anunció que planea el cese de sus operaciones en España después de que consulte a sus empleados y repartidores sobre el fin de su actividad.

Por otro lado, Just Eat se encuentra en negociaciones para crear el primer convenio colectivo del sector delivery en España y que estará alineado con el cumplimiento de la ley.

Por su parte, Glovo anunció el lanzamiento de un nuevo modelo de autónomo y la contratación de 2.000 trabajadores antes de que finalice el año para adaptarse a la nueva normativa.

Sin embargo, esta semana recibió dos denuncias de CCOO Barcelona por presuntamente incumplir los derechos laborales y desafiar la Ley Rider sin hacer intento de adaptarse a la regulación.