INTERNACIONAL
11/10/2019 19:01 CEST

La ONU eleva a 100.000 los desplazados a causa de la ofensiva de Turquía en Siria

La mayoría “se encuentra en comunidades de acogida”, si bien “un número creciente de ellos está llegando a albergues colectivos" en Hasaka y Tel Tamer

Naciones Unidas ha elevado este viernes a 100.000 el número de desplazados en el noreste de Siria desde el inicio el miércoles de la ofensiva militar turca contra la administración kurda que controla la zona. 

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ha recordado en un comunicado que “la zona acoge a algunas de las personas más vulnerables en Siria debido a los altos niveles de violencia, desplazamiento a gran escala y otras preocupaciones de protección”.

“Es además uno de los ambientes operativos más complejos y desafiantes para la ONU y sus socios humanitarios en Siria”, ha señalado, al tiempo que ha recalcado que “el impacto humanitario ya se está notando”.

Así, ha detallado que “la mayoría” de los cerca de 100.000 desplazados “se encuentran en comunidades de acogida”, si bien ha añadido que “un número creciente de ellos está llegando a albergues colectivos en Hasaka y Tel Tamer”, localidades en las que también están buscando refugio en escuelas.

La OCHA ha resaltado que “los combates están teniendo también un impacto sobre los servicios básicos”, incluido una estación de bombeo de agua que ha quedado inutilizada en Hasaka y de la que dependen 400.000 personas.

“Los esfuerzos de la ONU para negociar una pausa humanitaria con todas las partes para permitir a los equipos técnicos reparar esta estación están en marcha”, ha dicho, antes de recordar que “mercados, escuelas y clínicas están cerrados desde el 9 de octubre”, a excepción del Hospital Nacional.

Imran Riza, coordinador humanitario para Siria, ha manifestado que “la ONU y sus socios humanitarios están profundamente preocupados por los últimos acontecimientos” y ha apuntado que “siguen comprometidos con ayudar a los que lo necesitan en este momento crítico”.

Nada es más importante que proteger a los civiles ahora mismo y estamos haciendo todo lo que está en nuestra mano para garantizar que los actores humanitarios pueden llegar de forma segura y entregar ayuda a los que la necesitaImran Riza, coordinador humanitario para Siria de la ONU

Por ello, ha pedido que los civiles y la infraestructura civil “sean protegidos en todo momento” y que se garantice un acceso humanitario “seguro y sin restricciones” a la población civil.

“Nada es más importante que proteger a los civiles ahora mismo y estamos haciendo todo lo que está en nuestra mano para garantizar que los actores humanitarios pueden llegar de forma segura y entregar ayuda a los que la necesitan”, ha remachado.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ordenó el miércoles el inicio de la operación transfronteriza con la que aspira a contener la amenaza que representarían las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que tienen entre sus filas a las Unidades de Protección Popular (YPG) kurdas.

Balance de víctimas

Las autoridades turcas habían informado en estos últimos días de la muerte de varios civiles y este viernes han confirmado dos fallecidos más en el distrito de Suruc, en la provincia de Sanliurfa, por el impacto de un proyectil de mortero, según la agencia de noticias Anatolia.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha asegurado que, hasta el jueves por la noche, tenía constancia de la muerte de siete civiles en Siria por operaciones de Turquía o sus aliados. A este balance se sumaría una novena víctima fallecida por acciones de los grupos armados kurdos.

El Ministerio de Defensa de Turquía también ha confirmado este viernes su primera baja militar en la ofensiva, en la que también habrían sido “neutralizados” 342 terroristas, según su recuento. Este eufemismo incluye tanto a fallecidos como a heridos y detenidos.

Las FDS han asegurado que 22 de sus miembros han perdido la vida por la ofensiva entre el miércoles y el jueves, informa la agencia Reuters. Según la agencia oficial siria, SANA, este viernes las fuerzas turcas han bombardeado varios puntos de la región de Hasaka, entre ellos zonas residenciales.

Los medios sirios también han confirmado la explosión de un coche bomba junto a un restaurante de la ciudad de Qamishli ―región de Hasaka―, controlada por los rebeldes kurdos. La agencia SANA ha confirmado “varios” muertos, mientras que fuentes kurdas de seguridad citadas por Reuters han concretado que hay al menos tres fallecidos.

Según estas fuentes, Estado Islámico ha aumentado su actividad en la zona desde el inicio de la ofensiva turca, aunque no han culpado directamente al grupo terrorista de estar detrás de este atentado.

Photo gallery Ofensiva de Turquía contra las fuerzas kurdas en Siria See Gallery

ESPECIAL PUBLICIDAD