INTERNACIONAL
04/11/2020 07:27 CET | Actualizado 04/11/2020 10:32 CET

La presidencia de Estados Unidos, en el aire

Con un resultado ajustadísimo, Trump se autoproclama vencedor y Biden llama a la paciencia.

Andrew Linscott via Getty Images

Ni el demócrata Joe Biden ni el republicano Donald Trump: por lo pronto, no hay claro vencedor en las elecciones de Estados Unidos. Uno de los posibles escenarios que vaticinaban muchos medios se ha confirmado y los estadounidenses se han ido a la cama sin saber quién gobernará sus destinos a partir del próximo mes de enero. A pesar de lo que diga Trump.

El actual presidente y candidato republicano, que ha centrado buena parte de su campaña en la deslegitimación del proceso electoral de su país, ha comparecido en torno a las 8.15 hora española para autoproclamarse vencedor de los comicios y dar un paso más en su estrategia: ha pedido que se dejasen de contar los votos, ha denunciado “fraude” y ha anunciado que recurrirá el proceso en el Supremo.

Cómo salva Trump la contradicción lógica de denunciar como fraudulento un proceso que se precia de ganar es algo que no ha explicado.

Su contrincante, Joe Biden, ha utilizado un tono mucho más comedido en una comparecencia en torno a las 6 de la mañana de España. “Ni Trump ni yo podemos declarar una victoria”, ha reconocido. Aunque el demócrata mantiene la fe en la victoria, ha advertido de que el resultado definitivo no se conocerá esta noche. “Esto no se acaba hasta que se cuenta el último voto”.

En el momento de hablar, los números no pintaban mal para Biden pero acababa de recibir un varapalo en Florida. El estado, clave por los 29 votos electorales que concede, caía del lado de Trump tras un agónico recuento. La victoria republicana en Florida enfriaba severamente las esperanzas demócratas de obtener un triunfo claro.

Lo de Florida fue un elemento más en la certeza de que estas elecciones iban a ser reñidas y problemáticas. La cita electoral ha hecho aún más evidentes la polarización y división de la sociedad estadounidense. En 2016, la candidata demócrata, Hillary Clinton, obtuvo 65 millones de votos y Trump, 62 millones, pero fue este quien ganó el colegio electoral. Cuatro años después, parece que la población sigue en las mismas.

No se sabe con exactitud a qué hora se sabrán los resultados, pero el candidato demócrata ha dado pistas. “Podríamos tener los resultados mañana por la mañana”, ha dicho Biden hace apenas unos minutos. Su “mañana por la mañana” equivale a la tarde en España.

Trump y el fraude

La comparecencia de Trump en la mañana de España venía precedida de uno de sus habituales arranques de agresividad tuitera. “Están intentando ROBARNOS las elecciones”, escribía el presidente. Y la red social respondía al instante marcando el mensaje del magnate como “engañoso”. Nada nuevo para Trump, pero no por ello menos grave.

Justo unos minutos antes de publicar ese tuit se conocía la victoria de los republicanos en Florida. Trump tenía asegurados 22 estados, entre ellos también Texas, con 38 votos, y Ohio, un estado muy simbólico, con 18. Sin embargo, Biden encabezaba todavía entonces las proyecciones, aunque cada vez de forma más ajustada. Lo de Florida era un jarro de agua fría para los demócratas. Y Donald Trump ha cogido carrerilla.

Sencillamente, hemos ganado. [...] Está habiendo un gran fraudeDonald Trump

En su línea, el magnate ha acusado a los demócratas de manipular los resultados. “Estamos ganándolo todo”, ha asegurado el todavía presidente en su comparecencia improvisada pasadas las ocho de la mañana en España. “Incluso en estados que no sabíamos que íbamos a ganar [...]. En Pensilvania ni se nos acercan, vamos ganando en Michigan, vamos ganando en Wisconsin”, enumeraba el presidente.

“Sencillamente, hemos ganado”, ha insistido. Trump se adelantaba así a los resultados oficiales, que no dan todavía vencedor en Georgia ni en Carolina del Norte, pero que él sí da por ganados.

Trump lo achaca a “un gran fraude”. “No queremos que se encuentren papeletas a las 3 de la mañana y de repente se metan en las urnas. Vamos a ganar esto, y ya lo hemos ganado [...]. Iremos al Tribunal Supremo. Queremos que las votaciones paren”, ha proseguido, en tono amenazante.

“Mucho por hacer” con los latinos

Todo está aún por decidir, pero el resultado de Florida ha sido un duro palo para los de Biden. Los sondeos le daban vencedor, como en 2016, pero, de nuevo, las encuestas han fallado y los republicanos le han arrebatado ese tanto. Enseguida se ha mirado a la comunidad latina, mayoritaria en ese estado, que se habría decantado por el candidato republicano, alarmados por los mensajes de Trump de que Biden traería el socialismo a Estados Unidos.

La congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, reelegida esta misma noche, ha hecho autocrítica señalando que los demócratas tienen “mucho por hacer” si quieren ganarse el voto latino. “Llevamos mucho, mucho tiempo alertando de las vulnerabilidades demócratas con los latinos”, ha lanzado Ocasio-Cortez, de origen puertorriqueño, en Twitter.

La esperanza es lo último que se pierde (en Wisconsin, Michigan y Pensilvania)

Los demócratas mantienen las esperanzas en Wisconsin, con 10 votos electorales, en Michigan, con 16, y en Pensilvania, con 20. El equipo de campaña de Biden está convencido de que cuenta con estas victorias, pero los porcentajes no están nada claros aún.

Es muy probable que la respuesta esté en el voto por correo y por anticipado. Se calcula que 100 millones de estadounidenses, una cifra récord, han votado antes de este martes 3 de noviembre debido a la pandemia, y que la mayoría de esos votantes ‘anticipados’ prefieren a los demócratas.

Es por este motivo por el que Biden llama a la calma y a la paciencia. Y es también por esta razón por la que Trump pide exactamente lo contrario: rapidez, y, si no, es fraude, arguye el actual presidente. 

Estas insinuaciones son sumamente serias, pero no extrañas viniendo del magnate, que lleva meses dejando caer —sin ninguna prueba— que el voto por correo es fraudulento y que el vencedor de las elecciones debe conocerse este mismo martes.

A las nueve de la mañana hora española, cuando a estas alturas ya estaba todo el pescado vendido otros años, Biden llevaba 236 votos electorales y Trump, 213. Se necesitan 270 para ser declarado ganador. 

Photo gallery Las mejores imágenes del día de las elecciones en EEUU See Gallery

NUEVOS TIEMPOS