POLÍTICA
18/11/2019 16:22 CET | Actualizado 18/11/2019 16:28 CET

Las diez frases de Torra en su juicio por desobediencia

El presidente de la Generalitat se enfrenta a una petición de inhabilitación de hasta dos años.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha denunciado este lunes que la Junta Electoral Central (JEC) hizo lo posible para enviarlo a juicio por no retirar los lazos amarillos, aunque ha reconocido que desobedeció al árbitro electoral y no cumplió su orden “ilegal”.

Torra, que se enfrenta a una petición de inhabilitación de hasta dos años por desobediencia, ha sido interrogado por su abogado, Gonzalo Boye, durante poco más de media hora en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), en el primer juicio en democracia a un presidente de la Generalitat en activo.

La comparecencia de Torra, que se ha negado a contestar a la Fiscalía y a la acusación popular ejercida por Vox, se puede sintetizar en diez de las frases que ha esgrimido ante el presidente del TSJC, Jesús María Barrientos:

Sobre si cumplió la orden de la JEC:

- “No, no la cumplí. Digámoslo de otra forma: sí, la desobedecí. Pero era imposible cumplir una orden ilegal. Todos los miembros de esta sala lo saben, era una orden ilegal dictada por un órgano que no tenía competencia”.

- “La JEC quería situar al presidente de la Generalitat ante una disyuntiva muy clara: por un lado, hacerle obedecer un acto nulo e ilegal y, por el otro, hacerlo prevaricar”

Sobre la orden de la JEC:

- “Nunca ordenaré a nadie que retire un lazo o una estelada o un símbolo que se considere que debe lucir en su edificio”. “Era un acto de censura y no estaba dispuesto a permitirlo”.

EFE
Imagen de archivo de la retirada de los lazos tras la orden de la JCE el pasado mes de octubre.

- “Las escuelas, los centros sanitarios no son titularidad de la Generalitat ni competencia mía, en absoluto. Nunca he considerado, ni lo haré, dar una orden a un director de escuela o de hospital respecto a la decisión que deban tomar. En este país se respeta la autonomía de escuelas y hospitales”.

- “Existe en este país un gran consenso social de que la judicialización de la política no es una cosa que a los catalanes nos guste. Nos repugna. Somos gente demócrata que queremos decidir las cosas democráticamente y no entendemos cómo ante mandatos populares se aplica el Código Penal”.

Sobre la pancarta a favor de la excarcelación de los líderes del ‘procés’:

- “No se nos puede obligar a olvidar a la gente que más ha sufrido para permitir a la gente votar, en un referéndum de autodeterminación, su futuro político”. Los lazos amarillos “deberían ser patrimonio común. No son partidistas ni es propaganda”.

EFE
Imagen de archivo del presidente catalán, Quim Torra, junto a la pancarta en defensa de los políticos presos el pasado mes de octubre

- “La pregunta no es qué hacía la pancarta de los presos políticos (en el balcón del Palau de la Generalitat) sino por qué no estaba en otros edificios públicos, como la Delegación del Gobierno”.

- “Cuando la Justicia entra en un tema en el que no había entrado nunca (el referéndum) se judicializa un hecho político. Estamos hablando de presos políticos. Por más que incomode a alguien, por más que alguien salga de una sala cuando hablamos de presos políticos”.

- “En este país existe un conflicto político, el derecho a la autodeterminación es político... la pancarta (a favor de excarcelar a los políticos presos) no es patrimonio de nadie, es de todos los que luchan por la libertad”.

Sobre Vox, que ejerce la acusación popular:

- Se trata de un ‘partido franquista’. “Este país ha sufrido cuarenta años de dictadura fascista, y no responderé”. 

Los tres escenarios de Torra: inhabilitación, elecciones o Aragonès al mando

Quim Torra es el primer presidente catalán desde 1978 que puede ser inhabilitado en pleno ejercicio de su cargo, una hipótesis que podría desencadenar otros efectos, como un adelanto electoral en Cataluña o un cambio de guión que llevaría al vicepresidente, Pere Aragonès, a asumir el timón del Govern.

Estos son los escenarios posibles que puede conllevar el juicio:

1. Riesgo de inhabilitación

Torra corre el riesgo de ser condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) a una pena de hasta dos años de inhabilitación por desobedecer la orden de la Junta Electoral de retirar lazos amarillos de los edificios públicos de la Generalitat antes de las elecciones generales del pasado 28 de abril.

La Fiscalía pide un año y ocho meses de inhabilitación para cualquier cargo público de ámbito local, autonómico, estatal o europeo y una multa de 30.000 euros, mientras que Vox, acusación popular en la causa, eleva la petición hasta los dos años de cárcel y una sanción de 72.000 euros.

2. El papel deAragonès

Los equilibrios dentro del Govern de coalición de JxCat y ERC podrían verse alterados con una inhabilitación de Torra, ya que, de acuerdo con lo que marcan los artículos 6 y 7 de la Ley de la Presidencia de la Generalitat y del Govern, le tocaría al vicepresidente, Pere Aragonès, asumir el mando del ejecutivo.

Aragonès no es solo el hombre fuerte de ERC en el Govern, sino también el perfil mejor posicionado para suceder a Oriol Junqueras como próximo candidato de los republicanos a la presidencia de la Generalitat.

Pese a haber sectores que preferirían ver al presidente del Parlament, Roger Torrent, o al exportavoz de ERC en el Congreso Joan Tardà al frente de la candidatura del partido en las próximas elecciones catalanas, el propio Junqueras, condenado a 13 años de prisión, ya ha dado a entender públicamente sus preferencias por Aragonès, y la opinión del líder preso pesará enormemente.

Si Torra es inhabilitado, se activará el procedimiento para elegir a un nuevo president: en los diez días siguientes, el presidente del Parlament debe proponer un candidato a la investidura y, en caso de no alcanzarse la mayoría necesaria para ser investido, se pondrá en marcha una cuenta atrás de dos meses; una vez consumida sin que haya sido posible escoger otro nombre, la legislatura queda disuelta y se celebran elecciones al cabo de 54 días, como marca la ley electoral.

Hasta la investidura de un nuevo president, Aragonès podría mantenerse como número uno en funciones del Govern, un escenario que es visto con recelo desde JxCat, que ahora ostenta a través de Torra la presidencia de la Generalitat, después de haber conseguido 34 diputados en las elecciones del 21D de 2017, dos más que ERC.

3. Las elecciones que planean...

Esta cesión provisional del mando de la Generalitat a ERC en caso de inhabilitación de Torra incomoda a JxCat, que sigue aplazando su proceso de reordenación interna y de sustitución de liderazgos.

Una opción a su alcance, reconocen voces de JxCat, sería que Torra precipitase la convocatoria de nuevas elecciones en Cataluña antes de que la condena de inhabilitación fuese firme, para no tener que ceder el mando.

¿De qué margen dispondría Torra para controlar él la convocatoria de nuevos comicios antes de que sea inhabilitado y no pueda hacerlo? Aunque el TSJC condene al president -no está previsto que la sentencia se demore más de unas semanas-, no sería apartado del Govern hasta que el Tribunal Supremo lo ratificara.

El promedio del alto tribunal para resolver recursos no suele ser inferior a los nueves meses, lo que dilataría hasta al menos el año próximo una eventual inhabilitación.

Photo gallery Los condenados en el "procés", uno a uno See Gallery

APRENDE A USAR TU DINERO