Las pistas que apuntaban a la separación de Sara Carbonero e Iker Casillas, y que finalmente se ha confirmado

Ni fotos juntos ni mensajes románticos en redes desde hace meses.

Desde que decidieron dejar Oporto (Portugal) y regresar a Madrid, los rumores sobre el distanciamiento entre el matrimonio formado por Iker Casillas y Sara Carbonero no han cesado. Y este miércoles, el quiosco vuelve a poner en jaque la estabilidad de su relación.

El pasado agosto, el exfutbolista protagonizó un extenso reportaje en la revista Semana en el que intentaba salir al paso de esos rumores, reconociendo a su vez un cierto distanciamiento. “He estado de un lado para otro e igual no he estado lo que tendría que haber estado al lado de Sara”, confesaba. Ese alejamiento en los últimos meses podría haber ido a más.

Hace justo un año que Iker Casillas felicitaba a su mujer por su 36 cumpleaños a través de Instagram con una amorosa foto de los dos abrazados. Esta es la última imagen de la pareja en redes sociales.

Sin ser una constante, porque siempre han sido discretos con su intimidad y su relación, los seguidores de la famosa pareja aplaudían con entusiasmo cualquier gesto de cariño y complicidad que se dedicaban en redes. Pero de eso hace mucho que no hay señales. Eso sí: todas las fotos de Sara cuentan con el “me gusta” de Iker. Y todas las de Iker cuentan con el “me gusta” de Sara.

Ni siquiera la publicación con la que el 3 de febrero el exportero de la Selección Española de Fútbol felicitaba a su mujer acalló los rumores de la crisis por la que atraviesa la pareja. Ni la imagen, de ella posando en la playa, ni el texto, cordial pero no emocional, acabó con el ruido que hay alrededor de ellos.

El ingreso de la periodista en la Clínica Universidad de Navarra el pasado mes volvió a calmar las aguas. El exfutbolista acompañó en todo momento a su mujer durante su estancia en este centro médico, e incluso lo abandonaron juntos y cómplices el día que Sara Carbonero fue dada de alta.

Además, hace tan solo unas semanas, vimos al matrimonio salir a comer a un restaurante del barrio de Salamanca en compañía de Isabel Jiménez, gran amiga de la entrevistadora de Radio Marca.

El pasado 12 de febrero Sara Carbonero era dada de alta y abandonó el hospital junto a Iker Casillas.
El pasado 12 de febrero Sara Carbonero era dada de alta y abandonó el hospital junto a Iker Casillas.

Pero el ruido se ha acrecentado este 10 de marzo a raíz de una exclusiva publicada por Lecturas. La cabecera asegura que ya están separados y que su entorno ya lo sabe. “Desde hace semanas Iker Casillas vive fuera del hogar familiar”, se aventura a afirmar la revista. Horas más tarde, era la revista ¡Hola! la que desmentía esta exclusiva asegurando que fuentes cercanas a la pareja.

Los rumores no han cesado en estos últimos días, apuntando a que la separación era una realidad y, finalmente, Iker y Sara han confirmado con una bonita foto y un emotivo mensaje que han decidido poner fin a su matrimonio.

Vida juntos en Madrid y ajenos a los rumores

La periodista y el deportista se instalaron definitivamente en la capital española antes del inicio de curso de sus hijos, Martín (7 años) y Lucas (4 años). Desde entonces, la familia reside en su casa de La Finca (Pozuelo) mientras continúan las obras de remodelación del piso que Iker Casillas compró antes del traslado en la zona de Parque Oeste (Moncloa).

De esa casa se ha visto salir a Iker en numerosas ocasiones pero, según los reporteros que montan guardia en la zona, de su mujer no hay pistas, lo que hacía especular sobre la instalación definitiva del portero en ella.

A pesar de todo, el entorno de la pareja se ha encargado de zanjar los rumores en varias ocasiones con dos mensajes claros: no hay crisis y ambos están centrados en su salud. Según confirmaron amigos del matrimonio a Semana y ¡Hola!, Iker y Sara sí siguen viviendo juntos y ajenos a los rumores de separación. “Es mentira. No hay crisis”, sentenciaban.

Según señalaba su entorno cercano a estas revistas, la falta de imágenes juntos no tiene nada que ver con la crisis. “No hay que olvidar que ambos son personas de riesgo y están controlando mucho sus salidas y sus exposiciones públicas. Sin embargo, cuando pueden y las restricciones lo permiten, siguen compartiendo cenas con amigos y otro tipo de salidas. Otra cosa es que no se les vea. Si no se les ve o no acuden en pareja a recoger a sus hijos al colegio, no es porque hayan roto. Esas afirmaciones no tienen ninguna base sólida”, indicaban a Semana.

Mientras el exfutbolista anunciaba a finales del pasado año su incorporación a la Fundación del Real Madrid, Sara vive volcada en su trabajo. Además de sus colaboraciones con varias firmas y de dirigir Slow Love, la marca de moda que ha creado junto a su amiga Isabel Jiménez, la periodista está muy ilusionada con su vuelta a la radio. Desde el pasado 22 de enero conduce el espacio de entrevistas Que siga el baile en el programa T4 de Radio Marca. El último invitado de su sección ha sido su compañero en Informativos Telecinco durante muchos años: David Cantero.

¿Habrá confirmación?

La prensa especializada especula desde hace tiempo con la confirmación oficial de la ruptura aunque, como nos aclaran desde una conocida publicación, Sara Carbonero negaba personalmente esta crisis hace solo unas semanas.

De momento, ninguno de los protagonistas se ha pronunciado sobre la exclusiva dada por Lecturas. Ella no ha confirmado ni desmentido la información cuando ha sido preguntada por un grupo de reporteros al volver de llevar al colegio a los niños: sólo ha afirmado que todo está bien.

Recordemos que la historia de amor de Iker y Sana puso los pelos de punta a todo el país cuando, en medio del delirio y la celebración de la victoria de la selección de fútbol en el Mundial de Sudáfrica en 2010, Iker no pudo aguantar las ganas y besó a la periodista en medio de la entrevista.

Costará asumir que esa pareja que conmovió a todos cuando el destino les puso ante dos de los retos más difíciles —un infarto que retiró a Iker de la primera línea del fútbol y un cáncer que puso patas arriba la vida de Sara— se ha roto. ¿Ya no habrá más besos?

La evolución de Sara Carbonero