POLÍTICA
16/11/2019 10:30 CET

Los 'millennials' no tienen a quien amar (en política)

Radiografía de una generación preocupada, por encima de todo, por la igualdad de género.

EFE
'Los Javis', referentes de la generación 'millennial'.

Tienen entre 18 y 34 años, más estudios que sus padres, valores postmaterialistas y la mirada abierta y puesta en el futuro. Algunos son hijos de la crisis y todos de la precariedad laboral. Inconformistas, críticos y empoderados, pero alejados de la política.

Así son los ‘millennials’, según el informe GENERA: “Jóvenes, internet y democracia”. Una generación que no se siente representada por ningún partido político, a la que preocupa por encima de todo la igualdad de género y la privacidad en redes sociales y que no se cree las ‘fake news’, porque tiene en su mano conocimiento y tecnología suficientes para identificarlas.

El estudio publicado por 40dB extrae, de las 1.500 entrevistas ‘online’ tomadas como muestra, una radiografía de la juventud en la era digital dispuesta a coger las riendas.

Sus referentes: “No nos representan”

EFE
"No nos representan". Manifestación 15-M en Madrid.

El histórico lema del 15-M —“No nos representan” —todavía hoy sigue vigente. Pese a considerarse idealistas y sensibilizados con la importancia de construir un mundo mejor, los jóvenes no identifican la política como un medio para alcanzar sus intereses o poner fin a sus preocupaciones. Ésta para ellos tiene una connotación negativa.

Los líderes representan a la generación de sus padres y nada tienen que ver ni con ellos ni con su estilo de vida: “Hablan para abogados de 40 años”, se quejan. Por eso, sus referentes son actrices activistas como Emma Watson o deportistas como Rafael Nadal

La emergencia de nuevos partidos no mejora la cosa, ni cambia sus impresiones. Siguen asociándolos a la vieja escuela, al elitismo, a las formas tradicionales y creen que “la institucionalización ahoga los nuevos aires”.

A pesar de todo, son conscientes de que las instituciones suponen un orden fundamental, y de todas ellas —paradójicamente— la Unión Europea es la única que obtiene un aprobado (5.27). “Encarna el progreso económico en España, la globalización, la apertura, y el desarrollo”, revela el informe. A la cola se sitúan la monarquía (con un 2.7), de la que “de forma general, se desconocen sus funciones y se asocia con un gasto económico elevado y con el pasado”, y la Iglesia (2.19), que “ni les representa ni consideran deba tener influencia en la política”.

Preocupados por el futuro

REUTERS
Huelga por el clima.

Su desafección está vinculada a la frustración de expectativas: es una generación con más formación, exigencia y oportunidades, pero con menos perspectivas. 

Son conscientes de que la crisis política, económica y ambiental genera inestabilidad e incertidumbre, y al mismo tiempo saben que una sociedad tecnológica acarrea pérdida del factor humano y concede prioridad a las máquinas. El 75,3% está convencido de que tendrá en el futuro una situación económica peor que la de sus padres.

Eso sí, asisten a manifestaciones por el cambio climático o en denuncia contra la violencia machista porque realmente les interesa pero consideran que esto no es política, sino “grandes retos que representan los intereses de todos”. En definitiva, problemas cotidianos.

Conectados pero conscientes

EFE
Redes sociales

Han nacido y crecido en la era informática. Para la mayoría los móviles, los ‘e-book’ y un sinfín de aparatos tecnológicos son una extensión más de su cuerpo, y como consecuencia, son herramientas que se han convertido en su medio para casi todo.

Se comunican, informan y relacionan a través de ellas, pero el estudio revela que a la vez son críticos con el uso y riesgos de internet y les preocupa tanto su privacidad como la sociedad que viene y los efectos que esto puede tener en sus vidas: despersonalización, superficialidad y automatización.

De hecho, después de haber sido preguntados por cuáles son los asuntos que más les importan, ‘los millennials’ dejan claro con un aprobado raspado que la política no es su prioridad. A la cabeza la igualdad de género (con un 7.94) y en segunda posición la protección de su intimidad en redes (7.78).

Influidos por el fenómeno ‘fake news’ a la hora de percibir la política

Están a la orden del día: bulos, noticias con datos falsos y contenidos manipulados y descontextualizados. El fenómeno favorito de Trump repercute en la forma con que los jóvenes perciben la información que reciben.

El 75% reconoce que las “fake news” han hecho que aumente su escepticismo hacia lo que leen. Pero, a pesar de todo distinguen más manipulación que falsedad en las noticias sobre política. A su juicio, priman los sesgos ideológicos y los intereses estratégicos. Aun con eso, se sienten perfectamente capaces de identificar las verdades de las burdas mentiras.

En palabras de Belén Barreiro, directora del estudio, ‘Youtube’ sigue siendo la plataforma más utilizada para estar al día de la actualidad. Un 82% de los entrevistados asegura que internet hace más fácil comparar noticias y estar mejor informado y un 80% sostiene que también supone un riesgo porque hay demasiado dato “poco fiable y falso”.

Utópicos, alejados de la política, prosistema y moderados

Según el estudio, los “prosistema” son los más interesados en política, activos, conservadores y digitales. A pesar de ser críticos con las instituciones y el contexto político, son los mayores defensores del orden y el sistema actual. Un 97,5% reconoce haber participado en las elecciones generales, un 37.5% admite informarse todos los días de política y un 41,6% sigue cuentas de contenido político o social en sus redes. En una hipotética clasificación, esta categoría sería la más presente entre el electorado de Vox, con un 44%.

Les siguen los utópicos, para quienes todo es política. Solidarios, concienciados  e implicados dentro y fuera de la Red. Son menos institucionalistas y, aunque defienden el sistema, creen en una democracia más participativa. El 90,2% ha votado en las elecciones generales, un 37,5% dice informarse todos los días sobre la actualidad política y un 54,4% asegura haber firmado alguna petición online en el último año.

Los moderados, por su parte, son más relajados, imparciales, ecuánimes y no se posicionan. Para ellos la política es importante pero no es su prioridad. Son más digitales y materialistas, críticos con el funcionamiento de la democracia pero a la vez conformistas y opinan que todos los políticos son iguales. Un 89,3% ha votado en las elecciones generales, tan solo el 8,9% se informa tres veces al mes de política mientras que el 40,1% prefiere seguir a ‘influencers’ en sus redes sociales. Son los más presentes entre el electorado de Ciudadanos (40%) y PSOE (47,5%).

Y por último, los alejados de la política son verdaderamente desafectos, vulnerables, se sitúan en una posición socio-económica peor y no creen ni en el sistema ni en su capacidad para influir en asuntos públicos. El 43,5% cree que tendrá una situación económica peor que la de las sus padres y el 46,5% no participa en ninguna acción política.

Barreiro destaca que el Partido Popular no triunfa entre los jóvenes y se queda fuera de estas categorías.“Su voto se concentra entre los mayores de 55 años”, admite, “algo que quizá cambie con el tiempo”.

Así son, piensan y sienten los ‘millennials’ que te rodean.

¡HAZ LA ENCUESTA!

Photo gallery MARCHA CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA See Gallery