'Monumental', la película que desmonta la locura

El documental invita a reflexionar sobre quiénes son realmente los cuerdos.
Una imagen de 'Monumental'.
Una imagen de 'Monumental'.

Obras como Alguien voló sobre el nido del cuco, Shutter Island, Sybil o Los renglones torcidos de Dios han reforzado a lo largo del tiempo el significado de la palabra locura que a día de hoy sigue existiendo: “Privación del juicio o del uso de la razón”. Son películas y libros antiguos o contextualizados en años remotos, sin embargo la idea que muestran del enfermo mental como una persona peligrosa ha calado hasta la actualidad. Monumental llega para desmontarlo.

El documental, dirigido por Rosa Berned y coguionizado por Amaya Villar Navascués, muestra cómo es el día a día de pacientes reales diagnosticados de diferentes enfermedades mentales como la esquizofrenia, una enfermedad que afecta a más de 600.000 personas en España. Con unas reflexiones y un discurso mucho más racional que el de las ‘personas normales’ (según las etiquetas impuestas por la sociedad), logran que el espectador se plantee quién es realmente el loco y quién es el cuerdo.

Todo ello queda plasmado en la película directa o indirectamente. Destaca especialmente una escena: uno de los protagonistas acude a una conferencia en la que se habla “del problema al que se enfrentan las familias de los enfermos mentales”. Contrariado, alza la voz y arranca el aplauso del público de la sala. “Nosotros no somos un problema, somos personas”, manifiesta.

¿Qué es la locura entonces? Según la realidad que reflejan los protagonistas, un término con una definición obsoleta que deshumaniza a quienes padecen un trastorno mental. No viven en una realidad paralela, como el cine o la literatura nos han hecho interiorizar, ni están privados de juicio y razón.

Viven y sienten como el resto del mundo. Y ese es otro de los mensajes: necesitan el mismo afecto que cualquiera, que sus familias no los escondan por el tabú (e incluso la vergüenza o la falta de aceptación) que sigue existiendo alrededor, y que se les escuche.

Aún en 2020, se les aparta, cuentan. Y a pesar de ello, lo expresan sin victimismo y con sencillez, y logran igualmente que el espectador se quede tocado. Risas, reflexión, buena fotografía y mucho aprendizaje: todo ello es lo que ofrece Monumental, que se puede ver en cines y en un futuro se emitirá en TVE. Además, se presentará como candidata a los premios Goya para optar a Mejor documental, Mejor dirección novel y Mejor montaje.

Rodada a lo largo de tres años, esa evolución también se nota en sus protagonistas. Es un largometraje que consigue de manera efectiva lo que muy pocos: derribar el estigma y desmontar lo que todavía hoy se entiende por loco.

Películas con un final difícil de entender