TENDENCIAS
05/07/2021 16:55 CEST | Actualizado 05/07/2021 18:16 CEST

Muere Raffaella Carrà a los 78 años

La italiana tuvo una prolífica carrera como cantante y presentadora de televisión.

GETTY
Raffaella Carrà

La cantante Raffaella Carrà ha muerto este lunes a los 78 años tal y como ha confirmado la agencia italiana de noticias ANSA.

“Raffaella nos ha dejado. Se ha ido a un mundo mejor, donde su humanidad, su inconfundible risa y su extraordinario talento brillarán para siempre”, ha anunciado quien fuera su pareja, el coreógrafo Sergio Japino

Según la Rai, la cadena de televisión pública del país, Carrà sufría desde hace algún tiempo una enfermedad “que había atacado su cuerpo”. Además, revela que la estrella no quería que se “filtraran” noticias sobre su delicado estado de salud para que no se desvirtuara su recuerdo. También ha trascendido que se darán a conocer los detalles de su funeral en las próximas horas y que la cantante había transmitido a su familia que quería ser incinerada. 

Nacida en Bolonia en 1943, Carrà tuvo una prolífica carrera como cantante, showgirl, actriz y presentadora de televisión. Su energía, su particular estilo y su irreverencia la convirtieron en un icono no sólo en Italia, sino también en España. En nuestro país dejó éxitos inmortales como Hay que venir al sur o En el amor todo es empezar.  

Mondadori Portfolio via Mondadori via Getty Images
Raffaella Carrà, en los 70.

Carrà debutó en TVE 1975 en ¡Señoras y señores!, donde la presentaron como “un fenómeno nuevo” y hablaron de sus cualidades para hacer historia en la televisión, que la terminó convirtiendo en un mito. La popularidad de la italiana fue tal que tuvo un especial en la cadena pública, La hora de Raffaella Carrà.

Por aquel entonces ya era una estrella en Italia, donde desafío a la opinión pública y se ganó la censura del Vaticano tras actuar en abierto en el programa Canzonissima enseñando el ombligo mientras interpretaba su éxito Tuca Tuca

 

Revolucionaria e incombustible, Carrà gozó de un indiscutible éxito en Americana Latina y encadenó un programa de televisión tras otro en Italia mientras seguía grabando discos. De Pronto, Raffaella a Domenica In, todos cosecharon astronómicos datos de audiencia. 

Preguntada habitualmente por su energía, la cantante contestaba que su secreto era no haber vivido ni un solo “día vacío”. Ella se atrevió con todo y, además de estudiar danza clásica trabajó como actriz en Italia y en Hollywood, donde compartió elenco con Frank Sinatra en El coronel Von Ryan. 

Mondadori Portfolio via Mondadori via Getty Images
Junto a Frank Sinatra en el set de rodaje.

En los últimos años Carrà siguió probando cosas nuevas y versionó algunos de sus éxitos, como Far L’amore, con Bob Sinclair y fue coach de La Voz en Italia. En el programa demostró que por mucho que pasaran los años, no tenía rival cuando se le ponía una cámara delante. 

Su último programa fue A raccontare comincia tu, una adaptación del Mi casa es la tuya de Bertín Osborne en el que la artista entrevista a personajes relevantes de la actualidad italiana. 

“Siempre voto comunista”

Además de por su música y su alegría, Carrà también es conocida por sus convicciones. De hecho, el titular que le dio a la revista Interviú, “Siempre voto comunista”, es ya parte de la cultura popular. 

INTERVIU

Carrà cantó a la libertad sexual y fue premiada en el Madrid World Pride de 2017 por su apoyo al colectivo LGTBI. Durante la entrega de la distinción mostró su estupor ante los avances que todavía quedan por lograr en ese aspecto. 

Sobre sus ideales de izquierdas habló largo y tendido la guionista Almudena Montero, que trabajó con ella. “La tipa vivía permanentemente en un estado de excitación política de izquierdas, mientras dirigía departamentos enteros, vestida de lentejuelas rojas”, reveló  

Montero contó que era habitual que preguntara por las condiciones laborales de su equipo y ella misma tuvo que reclamarle a la RAI una subida de sueldo cuando se enteró de que los presentadores hombres cobraban más que ella. Consiguió un contrato de más de 3 millones de euros en los 80 que suscitó polémica pero que compensó con creces con audiencias e inversiones de anunciantes. 

Sus fans y el público italiano esperaban que hiciera una aparición estelar en la próxima edición del festival de Eurovisión, que se celebrará en Italia, pero la fiesta ha terminado antes de tiempo. A pesar de su inesperada muerte, La Carrà es inmortal. 

NUEVOS TIEMPOS