NOTICIAS
04/03/2021 19:17 CET | Actualizado 04/03/2021 22:02 CET

Simón alerta del cambio que está ocurriendo en los hospitales con la caída de casos

El epidemiólogo asegura que lo están discutiendo con las comunidades.

Baja la curva, los datos marcan el menor incremento de casos en un día desde agosto por segunda jornada consecutiva y la incidencia continúa cayendo. Muchas noticias buenas en la evolución reciente de la pandemia en España, pero la situación aún no permite relajarse. 

Este mismo jueves, la Comisión de Salud Pública ha aprobado un plan nacional para cerrar por comunidades y unificar un toque de queda de 22:00 a 6:00 esta Semana Santa. Es demasiado pronto para suavizar medidas de forma abrupta, han recordado los responsables sanitarios recientemente.

Más allá de estas cuestiones, Fernando Simón ha dedicado una reflexión inicial su rueda de prensa en torno a la ocupación hospitalaria, uno de los índices que mejor reflejan la situación sanitaria, sobre la que ha alertado de una tendencia reciente.

“Las UCI siguen estando con una alta ocupación, es cierto que va descendiendo, poco a poco, pero estamos en una ocupación muy alta, del 25%. De cada cuatro camas una la ocupa un paciente con coronavirus y sigue siendo una carga enorme, sabiendo además que las enfermedades infecciosas que entran en UCI requieren un trabajo superior al que pueden requerir otros ingresos”, ha reconocido.

Simón se ha mostrado, en cambio, algo más satisfecho con la estadística de ocupación en planta: “Aquí si vemos que está bajando más rápido. Estamos en un 8%, son datos muy favorecedores porque en principio indica que podríamos esperar que los nuevos casos que ingresen en UCI no vayan a ser muy altos”.

Pero de nuevo ha retomado cierta preocupación al hablar de la unidad de cuidados intensivos y de una tendencia reciente que han observado. “Las estancias en UCI se están alargando”, ha advertido, si bien ha querido matizar su significado. “Podría tener varias explicaciones y lo estamos discutiendo con las comunidades. No es un indicador malo, no tiene por qué serlo, pero sí dificulta la reducción de la carga hospitalaria y este es un objetivo que nos interesa”, ha rematado.