La organización del Orgullo acusa al Ayuntamiento de Madrid de no dejarles celebrarlo "con todas las garantías necesarias"

Aseguran que les ha negado un permiso especial durante las fiestas que sí fue concedido en las anteriores ediciones.
Varias personas bailan en Chueca durante el Orgullo 2022
Varias personas bailan en Chueca durante el Orgullo 2022
Europa Press News via Getty Images

Madrid, estos días, se llena de color, música y orgullo contra la intolerancia. Las calles, especialmente las céntricas, de la capital vuelven a vivir la fiesta del Orgullo LGTBI+, una celebración masiva que, como casi todo, se llevó por delante la pandemia en los últimos dos años.

Ahora, superada la peor fase de la pandemia, Madrid vuelve a ser el escenario central para la celebración y la reivindicación de respeto y libertad.

Sin embargo, la organización de los eventos, conocida como ‘MADO Madrid Orgullo’, ha denunciado en su perfil de Twitter que el Ayuntamiento de Madrid no les permite celebrar las fiestas “con todas las garantías necesarias”. En concreto, se refieren a la negativa dada por el consistorio a la petición de exención de los límites acústicos para la edición de 2022, que fue aprobada por mayoría en el pleno municipal del pasado 28 de junio.

La organización de MADO Madrid Orgullo se acogía, explican en un largo hilo, a la declaración del ayuntamiento el 29 de junio de 2016, con Manuela Carmena al frente, “de las fiestas de Madrid Orgullo como bien de interés general”. Esta categoría abría la puerta a autorizar “las modificaciones o suspensión de los niveles máximos de emisión sonora” marcados por las autoridades durante los días que acojan el programa oficial del Orgullo.

La organización del Orgullo recuerda, igualmente, que la exención a la limitación acústica ya fue concedida en 2016, 2017, 2018 y 2019, “por razones sociales, económicas y de especial proyección para la ciudad de Madrid”, así como defienden la necesidad de su celebración “como dique de contención a los discursos de odio y los delitos de odio que se han incrementado en nuestro país un 40% desde 2020”.

Citando la experiencia previa, los responsables de MADO Madrid Orgullo solicitaron de nuevo la suspensión de los niveles máximos de emisión sonora. Sin embargo, reconocen que “a cambio hemos recibido una ampliación de los niveles máximos de emisión sonora recogidos en el artículo 15 de dicha Ordenanza que son claramente insuficientes, comprometen seriamente la viabilidad y la celebración de MADO, Madrid Orgullo 2022 con todas las garantías de seguridad para la ciudad y para tod@s.

“Por todo lo anterior, las consecuencias y perjuicios sociales, de imagen de la ciudad y económicos de no poderse celebrar MADO con todas las garantías necesarias será responsabilidad del Ayuntamiento de Madrid, que ha desoído nuestras solicitudes, la voluntad de miles de electores reflejada en los acuerdos del Pleno Municipal del pasado 28 de junio así como nuestras reiteradas peticiones de reunirnos para estudiar la situación y buscar soluciones”, remata la organización.

El HuffPost ha intentado hablar con fuentes del Ayuntamiento para incluir su versión de los hechos pero al momento de publicación de este artículo no se ha podido contactar con ninguna fuente de la institución