Los pacientes con cáncer rechazan las bajadas de impuestos de algunas comunidades

El Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) denuncia que los recortes fiscales terminan traduciéndose en recortes de los servicios públicos, como la sanidad.
|
Un paciente con cáncer recibe un tratamiento con quimioterapia.
Un paciente con cáncer recibe un tratamiento con quimioterapia.
Justin Sullivan via Getty Images

La guerra fiscal se ha desatado en España, entre acusaciones de dumping fiscal y una carrera por ver quién baja más los impuestos. Sin embargo, la recaudación de ese dinero también se utiliza para financiar los servicios públicos, como la sanidad. Por eso, la presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), Begoña Barragán, ha rechazado la bajada de impuestos que han llevado a cabo algunas comunidades autónomas debido al impacto que puede tener en la financiación de la sanidad pública.

“Si se paga con impuestos la salud, la educación o la justicia, si no existen, difícilmente van a poderse pagar. Hay comunidades autónomas que quieren quitar algunos impuestos pero luego piden porque necesitan”, ha denunciado Barragán este miércoles en rueda de prensa.

La principal representante de los pacientes con cáncer en España ha reivindicado la necesidad de una sanidad pública bien financiada para poder atender a todos los pacientes. “A mí no me gusta todo lo que se ha planteado. Soy partidaria de que todos colaboremos en la medida de nuestras posibilidades y que se reparta como se tiene que repartir”, ha explicado.

En esta línea, ha vuelto a llamar la atención sobre el deterioro del Sistema Nacional de Salud (SNS). “Yo me he beneficiado de una sanidad pública en la que no he tenido ningún problema. Lamentablemente, creo que a mis hijos no les va a quedar una sanidad pública como la que yo tuve hace 21 años cuando me diagnosticaron el cáncer”, ha remachado.

Barragán también ha criticado que la Comisión de Sanidad y Consumo del Senado rechazara este martes una moción, impulsada por el Grupo Parlamentario Popular, que solicitaba al Gobierno adoptar “todas las medidas necesarias” para reducir el tiempo de espera que transcurre entre la aprobación de un fármaco por parte de la Unión Europea y su financiación por Sanidad.

“Lo vemos con pena, pero esto es política. Parece que la política está al margen de lo que ocurre. El cáncer llega, es solo cuestión de tiempo. Muchos piensan que tienen inmunidad por ser políticos”, ha lamentado.

“El cáncer llega, es solo cuestión de tiempo. Muchos piensan que tienen inmunidad por ser políticos”

- Begoña Barragán, presidenta de la GEPAC.

El cáncer en España

El número de cánceres diagnosticados en España en el año 2022 se estima que alcanzará los 280.101 casos, según los cálculos de REDECAN, experimentando un ligero incremento con respecto al año 2021. Sin embargo, igual que a nivel mundial, la realidad del año 2022 puede ser ligeramente diferente, ya que esta estimación no incluye el posible efecto de la pandemia de la COVID-19.

Los cánceres más frecuentemente diagnosticados en España en 2022 serán los de colon y recto, mama, pulmón, próstata y vejiga urinaria. Al igual que con la incidencia, se espera un incremento de la mortalidad en los próximos años. En España, se estima que la mortalidad por cáncer se incrementará de 113.000 casos en 2020 a más de 160.000 en 2040.

“Cáncer, una cuestión de Estado”

El GEPAC ha presentado ‘Cáncer cuestión de estado’, un proyecto que busca reducir los tiempos de aprobación de fármacos en España y las inequidades existentes entre comunidades autónomas.

Barragán ha advertido de la situación del acceso a medicamentos innovadores en nuestro país citando el informe anual ‘Indicadores de acceso a terapias innovadoras en Europa (W.A.I.T. Indicator)’, elaborado por la consultora Iqvia para la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia).

De acuerdo con este estudio, el tiempo medio que transcurre desde que un nuevo medicamento es aprobado por la Agencia Europa de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) hasta que está disponible para su uso en España es de 517 días, o lo que es lo mismo, más de 17 meses.

Además, esa demora creció en 2021 con respecto a 2020, cuando era de 453 días. Mientras tanto, en otros países la situación de acceso es mucho mejor: en Alemania la espera es de 133 días, en Francia 210 y en Reino Unido 340.

"Es un período que clama al cielo. Los pacientes no tienen tanto tiempo, no pueden esperar. Es necesario reducir los tiempos de aprobación de los nuevos medicamentos, ya que el tiempo cuenta para los pacientes con cáncer, y no todos ellos disponen de ese tiempo", ha reclamado Barragán.

La presidenta de los pacientes con cáncer también ha puesto de manifiesto la necesidad de "acabar con las desigualdades existentes no solo entre comunidades, sino incluso también entre hospitales de la misma comunidad".