¿Es cierto que los perros pueden 'oler' los embarazos?

Una cosa es que tu perro pueda detectar los cambios que se producen por el embarazo y otra que comprenda el motivo de esos cambios, pero los expertos dejan abiertas ambas posibilidades.

Los perros son criaturas muy sensibles. A menudo reaccionan de forma sorprendente a cambios en apariencia insignificantes en su entorno y en la gente con la que viven. También está más que demostrado que los perros sufren el duelo tras la muerte de un ser querido.

Por eso, a muchas personas no les sorprende que la conducta de su perro cambie cuando una mujer cercana se queda embarazada. Cada vez circulan más historias de perros que “detectaron” el embarazo de su dueña antes incluso de enterarse ella.

Pero ¿cómo de ciertas son estas historias? ¿De verdad es posible detectar un embarazo tan temprano? Si es así, ¿cómo? Esto es lo que dicen los expertos.

La verdad sobre los sentidos de los perros

Aunque no hay muchas investigaciones sobre la presunta capacidad de los perros de detectar embarazos, sí que hay suficientes pruebas para sugerir que es una posibilidad real.

“Nuestros perros son muy buenos observadores”, asegura Mary R. Burch, experta en conducta animal del American Kennel Club. “Tienen un gran sentido del olfato, así que no es de extrañar que detecten algo distinto cuando una mujer se queda embarazada”.

Sostiene que muchos perros perciben cambios en humanos que conocen bien mediante su aroma y su aspecto, además de sus cambios emocionales.

“Las mujeres embarazadas sufren cambios en la composición química de su organismo que pueden provocar un cambio de olor corporal, tal vez relacionado con el equilibrio del pH, las hormonas o la dieta”, explica Burch. “Además del cambio de olor corporal, las mujeres que sufren náuseas matutinas quizás pierdan el apetito y desarrollen cetosis, una causa de mal aliento”.

De hecho, los perros tienen un poderoso sentido del olfato. Por eso es posible adiestrarlos para detectar drogas y explosivos. No solo eso, sino que también hay investigaciones demuestran que son capaces de detectar problemas de salud como cáncer, migrañas y ataques epilépticos. En la actualidad, incluso se está investigando si son capaces de detectar el coronavirus.

La capacidad de un perro para percibir cambios relativos al embarazo depende en gran medida de su familiaridad con dicha persona.

“En una mujer que conoce, estos cambios hormonales y químicos del organismo son más notorios que en una mujer a la que no conocía antes del embarazo”, explica Kate Mornement, experta en conducta animal.

“Los cambios producidos en una mujer que vive en su casa son los más obvios, pero también son capaces de detectar cambios químicos en el cuerpo de otras mujeres”, señala Burch.

Además de detectar cambios hormonales a través del olfato, los perros también pueden llegar a oír el latido del feto, sostiene Mornement. Aunque no hay muchos estudios al respecto, muchas embarazadas han corroborado esta hipótesis.

Sin embargo, una cosa es que tu perro pueda detectar los cambios que se producen por el embarazo y otra que comprenda el motivo de esos cambios o que los sepan asociar al recién nacido que al final traerás a casa.

Cómo afectan los embarazos a la conducta de los perros

Tu embarazo puede afectar a la conducta de tu perro, aunque no siempre sucede.

“Cuando estaba embarazada, uno de nuestros perros, un labrador, se comportó igual que siempre. El otro, un bóxer, parecía tener algo de ansiedad”, comenta Mornement. “Muchas clientas me han contado que notaron que su perro se comportaba diferente durante el embarazo. Básicamente, su perro no se despegaba de su lado”.

Burch advierte que los cambios de conducta de los dueños provocan cambios de conducta en sus perros.

“Cuando las mujeres se quedan embarazadas, se vuelven mucho más protectoras y se protegen el vientre con las manos, por ejemplo, cuando su perro se dispone a saltar encima”, expone. “Eso puede hacer que el perro se vuelva más sensible o que intente llamar más la atención”.

Burch recuerda que una amiga suya le contó que su perro estuvo más estresado durante la etapa final de su embarazo, quizás porque tuvieron que reorganizar la casa para hacer sitio al bebé y porque el cambio de rutina hizo que sacaran menos tiempo para su perro.

“Lo ideal es que ni la madre ni el padre se olviden del perro y sigan prestándole atención, sacándolo a pasear y jugando con él”, recomienda Burch.

Sarah Wilson, adiestradora de perros y autora de nueve libros sobre mascotas, confirma que ha oído casos de perros que se vuelven más protectores o cuidadosos al quedarse embarazada su dueña, pero también señala que en muchos casos, se lo contaban en retrospectiva.

Le hacían comentarios como “se dormía sin perderme de vista”, “se ponía delante de mí cuando nos cruzábamos con desconocidos por la calle” y “no se despegaba de mí en ningún momento”.

Los embarazos de personas de fuera de su casa no les importan tanto.

“¿Si se dan cuenta de que una desconocida está embarazada? Claro que sí, pero no esperes que les importe mucho”, aclara Wilson.

Cómo preparar al perro para la llegada del bebé

“Es muy importante que los dueños preparen a su perro para la llegada del bebé, ya que va a ser un gran cambio para todos”, advierte Mornement. “Hacerlo bien te ayudará a evitarle problemas de ansiedad cuando nazca el bebé”.

Una forma de preparar a tu perro para la llegada de tu hijo es mostrarle poco a poco objetos del bebé y crear asociaciones positivas con chuches y felicitaciones durante las semanas previas al parto.

Otras ideas para que el cambio de rutina de tu perro sea gradual son poner grabaciones de bebés llorando o dejar que huelan los polvos de talco y las lociones del bebé antes de que nazca, pero es tu perro y tú lo conoces mejor que nadie, así que piensa cuál es la mejor forma de hacer que se adapte a su nueva realidad familiar.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Bebés y perros