POLÍTICA
23/07/2020 10:25 CEST

Puigdemont: "Solo un referéndum acordado puede sustituir al del 1-O"

Ha admitido que en otoño de 2017 no estaban preparados para avanzar hacia la república catalana ante un Estado que “se comportó como un monstruo salvaje".

Anadolu Agency via Getty Images
Carles Puigdemont, en el Parlamento Europeo en Bruselas el 8 de julio de 2020 (Dursun Aydemir/Anadolu Agency via Getty Images).

El expresidente de la Generalitat y líder de JxCat, Carles Puigdemont, ha señalado este jueves que “solo un referéndum acordado puede sustituir al del 1 de octubre” y que esta es “la primera opción siempre”.

Ase ha pronunciado Puigdemont en una entrevista en Rac1 después de que el miércoles el president Quim Torra pusiera de nuevo sobre la mesa su propuesta de organizar un nuevo referéndum de autodeterminación en Cataluña.

“Siempre hemos dicho que solo un referéndum acordado puede sustituir el del 1 de octubre”, ha precisado Puigdemont.

Así que “no tiene nada de extraño que un demócrata diga que, si con el Gobierno español podemos convenir un referéndum, esta sea la primera opción, siempre”, ha añadido.

Puigdemont ha asegurado que desconoce la fecha de las elecciones catalanas ni se ha querido pronunciar sobre cuándo deberían tener lugar, alegando que es una potestad de Torra.

Tampoco ha querido aclarar si será candidato del nuevo JxCat, porque no hace “planes más allá de una semana vista”, pero ha precisado en todo caso que el aspirante lo decidirán los asociados de la formación.

Puigdemont, que publica su primer libro de memorias, Me explico, ha admitido que en otoño de 2017 no estaban preparados para avanzar hacia la república catalana ante un Estado que “se comportó como un monstruo salvaje, pegando a la gente” que fue a votar en el referéndum unilateral.

El líder de JxCat ha subrayado que entonces preveían una “escalada de violencia” y que tenían “casi la certeza de que el Estado no pondría límites a la violencia” para frenar el objetivo de la independencia.

Puigdemont ha reconocido que no está “nada contento” con lo que sucedió cuando decidió suspender la declaración de independencia el 10 de octubre de 2017 momentáneamente para “privilegiar la vía de diálogo” con el Estado, ya que este, ha dicho, aprovechó esto como una “debilidad” y empezó a “desencadenar la estrategia de la represión”.