Esto es lo que le pasa a tu cuerpo y a tu cerebro cuando no bebes suficiente agua

La deshidratación tiene unos efectos secundarios que van mucho más allá de la sed.
ELIZABETH FERNANDEZ VIA GETTY IMAGES

No es un secreto que a todo el mundo le gusta beber. El problema es que el agua no está entre las bebidas favoritas de la población.

Según una encuesta realizada a 2000 consumidores de la marca Aqua Pura en el Reino Unido, la gente bebe de media 850 mililitros de agua al día. Eso es menos de la mitad de la ingesta diaria recomendada.

Pese a lo mucho que se habla de la importancia de mantenerse hidratados y de beber una cantidad de agua acorde a la necesidades de cada uno, poca gente lo cumple. Esta encuesta también desveló que los hombres tienen mayor tendencia que las mujeres a deshidratarse y que los días de menor hidratación coinciden con los fines de semana, cuando aumenta el consumo de alcohol.

Pero ¿cuántas de esas personas no son conscientes de que la deshidratación tiene unos efectos secundarios que van mucho más allá de la sed?

Más de la mitad de tu peso corporal es agua, por lo que los efectos de la deshidratación sobre tu cuerpo y tu cerebro son muy variados. Una deshidratación leve puede hacer que te sientas cansada, provocarte dolor de cabeza, cambios bruscos de humor y falta de concentración. Si además haces ejercicio o hace mucho calor, el sudor reduce todavía más la cantidad de sangre que tienes disponible en el cuerpo.

Si no bebes suficiente agua, tendrás sed y sentirás la boca seca o pegajosa. No tendrás tantas ganas de orinar y, cuando lo hagas, el pis saldrá de un color más oscuro y un olor más intenso.

Conforme empeora, la sed se hace insoportable, tu ritmo cardíaco se acelera, empiezas a tener calor y a sentirte confuso o con malestar. Al final, te acabas mareando y puedes llegar a desmayarte.

La deshidratación también provoca una reducción de energía y niebla mental. Un estudio publicado en la revista Nutrients descubrió que hidratarte con frecuencia mejora la salud cerebral y previene la somnolencia y la pérdida de memoria.

Duncan Reid, experto en medicina de la organización Pharmacy2U, recomienda beber entre un litro y medio y dos litros de agua al día.

“Sin embargo, hay ocasiones en las que tienes que beber más agua. Por ejemplo, cuando hace calor o después de hacer ejercicio, porque perdemos muchos fluidos por el sudor, o cuando estamos con diarrea”.

PM Images via Getty Images

¿Y tiene que ser agua sí o sí?

Tu cuerpo se deshidrata más rápido de lo que crees y, a veces, no basta con beber agua.

Reid señala: “El agua es una gran opción, ya que no tiene calorías ni azúcar que pueda dañar los dientes. Si no te gusta el agua natural, pruébala con gas, con una rodaja de fruta o infusionada para que te sepa mejor. Los tés de frutas sin azúcar también son una forma saludable de aumentar el consumo de agua”.

“El té, el café, la leche y las bebidas sin alcohol también cuentan, pero pueden contener grasas, azúcar y cafeína, así que conviene echarle un ojo a la etiqueta. Los batidos de frutas también son hidratantes y además tienen muchas vitaminas, pero hay que limitar su consumo, porque al triturarlas, las frutas liberan sus azúcares y pueden dañar los dientes”.

Formas sencillas de aumentar tu consumo de agua durante el día

Hay formas de recordar que debes mantenerte hidratado. Por ejemplo, puedes establecer una rutina en la que bebas un vaso de agua al despertar o llevar contigo una botella decorada con mensajes que te recuerden que le tienes que dar un sorbo de vez en cuando.

También puedes establecer alarmas hasta que cojas el hábito y te salga automáticamente. Si te preocupa ir muchas veces al baño, prueba a beber a sorbos pequeños cada varios minutos en vez de beber mucha agua de golpe y sentir el estómago lleno y ganas de ir al baño poco después.

Y, ya que estamos, cuando termines de leer este artículo, aprovecha para beber un vaso de agua.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Beneficios del agua