INTERNACIONAL
29/03/2019 15:43 CET | Actualizado 29/03/2019 17:25 CET

El Parlamento británico tumba por tercera vez el plan de May para el Brexit

Los diputados han dicho que NO (de nuevo) a la primera ministra.

No una, ni dos, sino tres veces ha rechazado la Cámara Baja de Reino Unido el plan de la primera ministra, Theresa May, para dejar la Unión Europea.

El 29 de marzo de 2019 era el día oficial del Brexit marcado en todos los calendarios. Pero no ha sido así. Este viernes, lo que finalmente ha decidido el Parlamento ha sido tumbar el acuerdo de ‘divorcio’ con la UE por 344 a 286 votos. 

Al conocer el resultado, la ‘premier’ ha señalado que es “motivo de profundo pesar el que una vez más esta Cámara haya sido incapaz de apoyar salir de la UE de una forma ordenada” y ha advertido de que las implicaciones que ello tiene son “graves”.

Me temo que estamos llegando a los límites de este proceso en la Cámara.Theresa May

¿Y ahora, qué? Como ha subrayado May, “Reino Unido debe dejar (la UE) el 12 de abril, en solo catorce días”, por lo que ha prevenido de que cualquier otra vía implicaría, “casi con toda seguridad”, que Reino Unido celebre las elecciones europeas. “Me temo que estamos llegando a los límites de este proceso en la Cámara”, ha remachado. 

Efectivamente, cada vez hay más posibilidades de un Brexit ‘a las bravas’, sin acuerdo, el 12 de abril.... a menos que a) Theresa May pida a la UE una prórroga larga bajo sus condiciones o b) revoque el Brexit, cosa que parece muy improbable. También existe la posibilidad de que los Comunes giren hacia un Brexit suave en una próxima votación este lunes.

Corbyn pide elecciones

Tras la votación, el líder laborista, Jeremy Corbyn, ha resaltado la necesidad de “encontrar una alternativa”. “Si la primera ministra no puede aceptarlo, entonces debe irse, no en una fecha indeterminada en el futuro sino ahora para que podamos decidir el futuro de este país a través de unas elecciones generales”, ha defendido.

El líder de Partido Nacional Escocés (SNP) en los Comunes, Ian Blackford, también ha llamado a May a tomar nota de su tercera derrota y de que el suyo es “un mal acuerdo”. En este sentido, se ha mostrado partidario de revocar el Artículo 50 por el que se activó el proceso de salida y de que haya adelanto electoral.

Como muestra en el siguiente gráfico, 34 parlamentarios ‘tories’ —compañeros de partido de May— han votado en contra de su propuesta, igual que la amplia mayoría de los laboristas. Del lado laborista, 5 diputados han apoyado el plan de May. 

El plan del acuerdo, un texto de 585 páginas, fue fruto de casi dos años de arduas negociaciones con la Unión Europea para conformar un periodo de transición hasta finales de 2020 y evitar que la ruptura fuera demasiado brusca.

El rechazo por parte del Parlamento deja ahora al país ante la sombría perspectiva de un Brexit sin acuerdo dentro de dos semanas, o la necesidad de solicitar otra prórroga a Bruselas.

¿Pero cómo se ha llegado hasta aquí? 

Después de otros dos bloqueos parlamentarios, Londres tuvo que pedir un aplazamiento a los otros 27 países del bloque. Estos aceptaron, pero con condiciones: si Reino Unido no adoptaba el acuerdo esta semana no podría beneficiarse de una prórroga hasta el 22 de mayo y debería presentar un plan alternativo antes del 12 de abril.

Ante la evidencia de que la mayoría del Parlamento se opone a una salida brusca, muchos conservadores euroescépticos se resignaron en los últimos días a respaldar un acuerdo que consideran “malo”, antes que arriesgarse a un Brexit suave o a un segundo referéndum potencialmente fatal para el proceso.

Muchos de ellos están descontentos con la forma en que May negoció durante dos años con Bruselas, a quien consideran que hizo demasiadas concesiones, y pedían que abandonara las riendas de la formación, del gobierno y del Brexit. Para convencerlos de que votasen por su acuerdo, May les prometió que dejaría el cargo en cuanto lograse su aprobación.

Pero tampoco eso ha sido suficiente: algunos euroescépticos recalcitrantes han vuelto a votar en contra, como también ha hecho el partido unionista norirlandés DUP, aliado clave de May en un Parlamento donde esta no tiene mayoría absoluta.

Para los detractores de la primera ministra, esta es la prueba última de que la líder conservadora ha perdido el control de la situación.

Esta semana los diputados se autodotaron de poderes sin precedentes para intentar encontrar una alternativa viable a su acuerdo de Brexit. Ninguna de las ocho propuestas que votaron el miércoles obtuvo una mayoría, pero la semana que viene están previstas otras dos rondas de consultas, el lunes y el miércoles, para identificar una solución que tenga el respaldo del Parlamento.

La UE responde

Al momento de conocerse la negativa de los parlamentarios británicos, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha convocado de forma extraordinaria una cumbre del Consejo para el próximo 10 de abril, tal y como ha anunciado en Twitter. 

También la Comisión Europea ha emitido un comunicado en el que “lamenta” la decisión negativa del Parlamento británico y alerta de que el escenario de Brexit sin acuerdo es ahora “probable”. “La UE lleva preparándose desde diciembre de 2017 y ahora está totalmente lista para un escenario de ‘no acuerdo’ el 12 de abril a medianoche”, asegura, antes de advertir que “los mini acuerdos por sectores no son una opción”. Eso sí, “la UE permanecerá unida”, zanja el comunicado.