POLÍTICA
17/09/2019 16:54 CEST | Actualizado 17/09/2019 20:10 CEST

Ronda de consultas del rey: una investidura (casi) imposible tras las respuestas de PP, Cs y UP a Sánchez

Rivera dice que hay tiempo si Sánchez rectifica; Casado repite su 'no' y cree que Sánchez quería elecciones.

CASA REAL
Rivera y el rey

Las horas decisivas (y una investidura casi imposible). El rey, ‘cara a cara’ esta tarde en el Palacio de la Zarzuela con Albert Rivera (Cs), Pablo Casado (PP) y Pedro Sánchez (PSOE) para tratar la investidura con un negro horizonte tras las fallidas llamadas esta mañana entre los dirigentes.

El rey ha concluido su ronda de consultas con los líderes de los grupos parlamentarios para ver si Sánchez tiene los votos para intentar la investidura. Comunicará en breve su decisión a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, tras estos encuentros y no tiene previsto retrasarla.

Por el Palacio han pasado a lo largo de esta tarde Rivera, Casado y Sánchez. Un día de fuertes emociones, que amanecía con la posibilidad de una abstención de Cs, pero que se ha ido volviendo gris tras las llamadas de Sánchez a los otros tres líderes. 

Ya han dado sus versiones Casado y Rivera (Sánchez comparecerá a partir de las 20.15 horas). El primero se ha mostrado pesimista y ha dicho que no era una rueda de prensa fácil. El popular ha comunicado al rey que votaría ‘no’ a Sánchez y ha criticado la actitud de Sánchez: “En Moncloa querían elecciones”. 

Preguntado si hay tiempo, Casado ha comentado que ya no hay momento para intentarlo tras estos meses y ha lamentado que parece todo una “escenificación” de Sánchez para ir a las urnas. “Si finalmente hay elecciones, solo hay un responsable”, ha recalcado.

En cambio, tras ver al rey, Rivera ha dicho que todavía hay “tiempo” para llegar a un acuerdo en el último momento, pero Sánchez debe “rectificar”. “Ahora mismo solo hay una persona”, ha declarado en una rueda de prensa en el Congreso, que debe decir si quiere un acuerdo con populistas, una “solución de Estado” con constitucionalistas o elecciones.

Rivera ha pedido que no haya elecciones, que costarían 175 millones de euros -según sus cálculos-. Por todo ello, le ha exigido al presidente en funciones que “reflexione”.

Acto seguido, ha indicado que si Sánchez le llama para trabajar, está disponible 24 horas “para desbloquear este país”. Está en manos del socialista, ha agregado: “Es obvio que Sánchez tiene que moverse”.

Las palabras de Rivera llegan tras un infructuoso intercambio de cartas con el socialista esta mañana. El presidente le ha remitido una misiva garantizando que ya cumple las condiciones que ponen los naranjas para abstenerse: volver al constitucionalismo en Navarra, una mesa para aplicar el 155, no indultar los políticos presos y no subir impuestos a autónomos y familias.

Pero, para Rivera, esta carta ha sido una “tomadura de pelo” y una “mentira”. Los ‘naranjas’ dieron un giro de 180 grados abriéndose a la abstención a pesar de llevar meses rechazando cualquier tipo de acuerdo con el PSOE. Pero parece más una estrategia electoral de cara al próximo 10 de noviembre.

UP se replanteará su abstención si hay acuerdo PSOE-Cs

Esta mañana ya pasó por Zarzuela el líder de UP, Pablo Iglesias, quien ha insistido en su idea de un Gobierno de coalición con los socialistas. Ha señalado que si no se logra, se abstendrá. Pero ha advertido además de que se replanteará su voto si hay un acuerdo de última hora entre Sánchez y Rivera.

En otra “cordial” conversación, Casado le ha dicho por teléfono a Sánchez que no se va a abstener de manera técnica como le ha reclamado el jefe del Ejecutivo en funciones.

ESPACIO ECO