Sánchez, sobre el caso Pegasus: "Vamos a trabajar con transparencia y objetividad"

El presidente del Gobierno reafirma la senda del "diálogo" para solucionar crisis abiertas con el Govern y asegura que van a "rendir cuentas" sobre el supuesto espionaje.

Nervios, expectación y un lapsus “imperdonable”. Así ha arrancado la esperada sesión plenaria en el Congreso en la que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha respondido a las preguntas del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, sobre el presunto espionaje a líderes independentistas. El caso Pegasus ha abierto una brecha en la relación con uno de los socios del Ejecutivo vital para sacar adelante distintas iniciativas y leyes.

Rufián ha arrancado su intervención como era de esperar, preguntando al líder del Ejecutivo si van a investigar el supuesto espionaje a activistas, periodistas, activistas catalanes y vascos. Pero ha dejado un matiz muy importante. “Le pregunto si lo van a investigar, no si lo ha habido”, ha remarcado el político republicano.

Sánchez ha defendido la “voluntad de esclarecer los hechos con transparencia y objetividad” y se ha referido a la senda del “diálogo” que el Gobierno ha mantenido con el Govern para cerrar las crisis pasadas abiertas durante la etapa anterior del Partido Popular. “Vamos a trabajar con transparencia y objetividad, rindiendo cuentas y también ateniéndonos a la legalidad”, ha señalado el mandatario español. Previamente, Sánchez se equivocó al dirigirse a Rufián llamándole Abascal, lo que ha levantado carcajadas y ha llevado a bromear al presidente disculpando un “lapsus imperdonable”.

“Transparencia es el haber abierto un control interno en el propio Centro Nacional de Inteligencia (CNI)”

- Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España

Con todo, Sánchez ha defendido algunos de los pasos dados tras la reunión entre el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, con el Govern el pasado domingo. “Transparencia es el haber abierto un control interno en el propio Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Objetividad es que el Ministerio de Defensa haya dicho que sí a un examen que va a liderar el Defensor del Pueblo ante el CNI”, ha remarcado, señalando que existen pocos referentes similares en otras democracias occidentales al respecto.

“Vamos a rendir cuentas, señoría. Ayer mismo se desbloqueó la comisión de gastos secretos, precisamente, para poder compartir de forma plural con toda la Cámara esa información”, ha añadido el presidente, ante algunos sonidos de desaprobación.

Rufián advierte: “Pídale el teléfono a Casero”

Por su parte, Rufián se ha mostrado muy crítico, tras aseverar que “por supuesto que el Estado ha espiado, espía y espiará, de forma alegal”. En este sentido, ha lanzado otra pregunta al Hemiciclo -”¿saben por qué lo sé?”- y se ha respondido esgrimiendo que “porque me lo han dicho sus cargos de interior (señalando a la bancada socialista) y sus cargos de interior (apuntando esta vez a la popular) de los últimos 40 años en tres comisiones de investigación”.

A su juicio, no hay dudas del supuesto espionaje, por lo que la pregunta debe ser si “esta vez ustedes lo ordenaron”. En esta línea, Rufián ha dejado entrever que las explicaciones dadas por el Gobierno no son suficientes y que continúa peligrando el apoyo parlamentario de ERC, en un contexto en el que faltan 24 horas para que se vote el decreto con las medidas anticrisis para paliar las consecuencias económicas de la guerra de Ucrania.

A su juicio, el político de Esquerra ha señalado que “cuando no se limpian las cloacas se llenan de ratas, y las ratas se lo comen todo”. De hecho, Rufián ha explicitado su discrepancia con el Gobierno y ha ironizado al decirle al presidente que “de momento, pídale el teléfono al señor [Alberto] Casero”. Se ha referido así al diputado del PP que se equivocó votando en la convalidación de la reforma laboral, permitiendo que saliese adelante por la mínima.