Tamara Falcó: "La frivolidad a veces es totalmente necesaria"

La hija de Isabel Preysler presenta su nuevo 'reality' con Netflix, 'La marquesa'.
|
Tamara Falcó
NETFLIX
Tamara Falcó

“Casi toda mi vida está contada en las portadas de la revista ¡Hola!”. La frase es una de las cartas de presentación de Tamara Falcó en el tráiler de su nuevo reality para Netflix, La marquesa, en el que se sigue el día a día de la influencer y se intentan mostrar facetas aún desconocidas de ella.

“Para ellos —Netflix y la productora— era especialmente difícil buscar algo que no se hubiera contado y vamos a ver si lo han logrado”, ha bromeado Falcó en una presentación con los medios. El nuevo proyecto se estrena el próximo 4 de agosto y la marquesa de Griñón ha reconocido que al principio “fue complicado”. “Es exponerme no solamente a mí, también a mi entorno. Pedir favores a amigos, familiares, a muchas personas”, ha confesado.

“Al principio me costó tomar la decisión, pero una vez que ya estás dentro era más fácil porque confías en las personas y yo creo que al final no era tan complicado, porque entraban, salían, conocían a mi madre, a Mario, eran muy educados”, ha explicado sobre el equipo del reality, para el que solo tiene buenas palabras.

Isabel Preysler se dejará ver en La marquesa, al igual que Mario Vargas Llosa, Juan Avellaneda y especialmente Íñigo Onieva, pareja de Falcó. La influencer adelanta que en los ocho capítulos del proyecto se verá otra faceta de su novio. “Me preocupaba un poco por cosas que él me había contado, cómo saldría él en el documental, porque no quería salir de una determinada manera, como le habían pintado los medios”, explica Falcó.

La marquesa de Griñón no ha dudado en referirse a los rumores de infidelidades que se vertieron el verano pasado sobre Onieva. “Nosotros estamos viviendo nuestro noviazgo e intentamos vivir en nuestra burbuja, pero hay cosas que son desagradables. Y hemos intentado, ya que era mi programa… pues contamos lo nuestro”, ha bromeado. Falcó también ha revelado que para él “es un suplicio” la atención mediática pero que no la ha rechazado como si han hecho otros chicos con los que ha tenido una relación.

A pesar de que el reality supone más exposición, Falcó cuenta que su entorno sabía que el equipo “no les iba a jugar ninguna mala pasada”. “El enfoque no era maligno, me pusieron en contrato que tenía derecho a veto pero no ha habido nada en lo que haya tenido que decir no”, revela sobre el proceso de grabación.

Íñigo Onieva y Tamara Falcó.
NETFLIX
Íñigo Onieva y Tamara Falcó.

Falcó, que cuenta que en MasterChef cogió “muchas tablas”, ha dejado claro que se lo pasa “muy bien” haciendo televisión. “La disfruto y se nota. Todo esto que a mi madre le volvía loca de pequeña, que soltaba unas cosas graciosas, pues en tele da juego. Es entretenido”, ha opinado.

El humor y las críticas negativas

Su familia, su participación en MasterChef y su colaboración El Hormiguero han convertido a Falcó en uno de los rostros más conocidos de España. Lejos de estar preocupada por la repercusión que pueda tener este nuevo reality, la influencer asegura que con que una persona que esté sola el día del estreno pase un buen rato viendo la serie, le basta.

Tampoco tiene miedo a que la juzguen o a ser objeto de burlas. “Soy la primera que sé reírme de mí misma, la vida sin humor yo no la entiendo. Pero sí que es verdad que hemos hecho un esfuerzo porque sea algo con sentido y con valores, es algo que todos teníamos súper claro, que no fuera un show off de nada, sin sentido. Para mí los valores son importantes, la cultura del esfuerzo, no me he ganado el título de chef peinándome”, defiende.

Falcó también avisa de que no pretende mostrar una imagen diferente o más seria de ella misma en el reality: “Creo que la frivolidad a veces es totalmente necesaria, hay veces que necesitas un respiro de la vida. No creo que haya nada malo en ella, no puedes vivir siendo frívolo, eso tampoco. Yo vivo de la forma que es coherente y con mi verdad me vale, lo que diga el resto de la gente…”.

La marquesa de Griñón ha explicado en el encuentro que, después de MasterChef, notó un cambio en cómo la percibían muchas personas. “En redes sociales la gente me pedía perdón por haberme prejuzgado”, revela. En este sentido, asegura que los haters no tienen gran impacto en su día a día: “No puedes vivir pensando en lo que otra gente piensa de ti, de hecho, los comentarios nocivos en mi perfil los borro, porque es mi comunidad. No quiero a los haters dentro de mi comunidad”.

De hecho, Falcó revela que a veces son sus propios fans quienes los echan de su perfil. ”¿Cuánto odio tienes que tener para meterte en el perfil de alguien y escribir eso? Tienes que estar fatal por dentro”, ha reflexionado.

Años 80

Evolución de Tamara Falcó

Sugiere una corrección