TestaTonda ¿una cosa del azar?

Los diseñadores vuelven a los esenciales, hierro y madera, y se dejan guiar por el elemento de conexión, el clavo de cabeza redonda.

Dos desconocidos que comparten fila en un avión a Barcelona dejan de serlo, y un encuentro fortuito en un balcón de Turín “con las bolsas de la compra en la mano” acaba con una intensa conversación sobre el diseño de las bolsas de plástico. Hasta aquí, podría parecer el comienzo de una curiosa ficción que despierte nuestro interés. Sorprende por ello que, en realidad, se trate de la intrigante historia del nacimiento de TestaTonda.

Los encuentros podrían no parecer resultado del azar debido a la tendencia de alturas que los une, y a que los tres desconocidos compartían el amor por el diseño de colecciones. Poco después, pasaron a ser fundadores de su propio estudio, instalado en una antigua carpintería de Turín.

El dúo de arquitectos y diseñadores completa las Humanidades del tercer integrante, lo que les permite situar su práctica entre disciplinas que se fortalecen y alimentan la inventiva. Nicolò Corigliano, Matteo Minello y Valter Cagna vuelven a los esenciales, hierro y madera, como primer paso en los prototipos y se dejan guiar por el elemento de conexión de los materiales, el clavo de cabeza redonda.

La pequeña pieza de acabado curvo no solo une las materias primas, sino que es también el lugar de origen y conexión entre ellos; TestaTonda significa cabeza redonda en su lengua materna y su forma se adapta perfectamente a la composición del grupo, formado por diferentes elementos con competencias transversales. Me entrevisto con uno de los integrantes para que me cuente más acerca de esta pieza tradicional italiana.

¿Qué significa para vosotros TestaTonda?

Elegimos nuestro nombre inspirándonos en la repetición creativa de la constancia artesanal. TestaTonda es, de hecho, el nombre del argot para definir los “viejos” clavos de hierro forjados a mano y redondeados sobre el yunque. El nombre habla de nuestra génesis, nuestra impronta de diseño y nuestro carácter de estudio.

¿Por qué ha influido el lugar donde trabajáis en la elección del nombre?

Somos tres jóvenes: Nicolò Corigliano, Matteo Minello y Valter Cagna. Nos conocimos y trabajamos de cerca en un antiguo taller de carpintería.

Sobre ese polvo decidimos montar nuestro negocio e inmediatamente sentimos la necesidad de tener un espacio capaz de satisfacer todos los aspectos del diseño: desde la planificación hasta el prototipo. Así, el clavo de cabeza redonda pasó a representar inmediatamente la unión entre los dos mundos, la unión entre tradición e innovación: el intercambio entre proyecto y prototipo.

Es increíble la forma en que os conocisteis de camino a Barcelona.

Nuestra historia es muy particular e inusual, un poco como la historia del cine clásico, por eso siempre nos gusta mucho contarla. Nuestro grupo está formado por 3 chicos, de Turín. Nos conocimos dos en un vuelo a Barcelona, ​​estábamos sentados juntos y empezamos a hablar. De un encuentro casual nació inmediatamente una fuerte amistad, como si nos conociéramos desde hace mucho tiempo, y de ahí una colaboración.

¿De dónde viene el otro miembro de la empresa?

Nos encontramos por primera vez en la entrada de una casa en Turín, con las bolsas de la compra en la mano. Después hablar de cosas más casuales nos quedamos absortos en una conversación sobre nuestro interés común en el diseño de las bolsas de plástico.

Se trata de tres lugares icónicos que han dado forma a nuestra historia y a pesar de que son tres encuentros muy distantes entre sí, tanto geográfica como temporalmente, todos están unidos por su poco convencionalismo y una especie de tendencia ascendente.

Es fácil adivinar que la edición especial Pink is not dead está inspirada en el rosa, ¿cómo surgió?

La edición especial de la colección F4 surge de la magia de la producción. Disponemos de un gran taller donde, en este periodo, pasamos mucho tiempo inmersos en el polvo del prototipado. Un sistema estéreo difunde la misma música en el estudio y en el taller, creando una banda sonora real para las diferentes etapas de la obra. Una tarde, en el laboratorio, sonaba Never Mind the Bollocks, Here the Sex. La guitarra de Steve Jones parecía haber decidido sonar más fuerte que el ruido de la maquinaria, los pensamientos y las incertidumbres asociadas con este período en particular. Con cada pista, los riffs de guitarra, la batería y la voz de Johnny Rotten, parecían desafiar el estruendo de las máquinas y batirlo.

¿Fue la elección del tejido fundamental?

Sí, fue esencial en la definición sólida de la identidad de esta colección. El punk venía acompañado por las ingeniosas ideas de Vivienne Westwood. Su enfoque siempre nos ha intrigado, al igual que sus elecciones llevadas a la pasarela. En concreto, la colección Civilizade (1989) a la que pertenece el top bicolor, realmente representa la unión entre el traje histórico y el mundo de la calle. L’Opificio, una histórica empresa de tejidos de Turín, nos asesoró en la elección del tejido y nos ofreció uno de sus tejidos más exclusivos. El Velluto di Seta utilizado en la colección F4 representa el encuentro entre la lenta espera de los hábiles procesos de fabricación y el resultado refinado y elegante.

¿Estás trabajando en un nuevo proyecto ahora?

Próximamente presentaremos una nueva colección que se inspira en la sinuosidad de las hojas de acero y guiña el brillo de las bolas de espejos. Constará de cuatro productos: un salón de silla, un banco, una mesa de café y un puf.

También estamos orgullosos de haber diseñado una pantalla llamada FENG para la compañía de diseño histórico austriaco Gebruder Thonet Vienna, que pasará a formar parte de su nueva colección 2021.

Artículo publicado por Marta Martínez en White Paper by

Albergues diseño Europa