Todas las incógnitas que pretende despejar el documental de Rocío Carrasco

'Rocío Carrasco, contar la verdad para seguir viva' promete ser toda una bomba mediática.
Imagen del tráiler de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva' emitido en 'Sálvame'.
Imagen del tráiler de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva' emitido en 'Sálvame'.

Han pasado 25 años para que llegue una bomba mediática así. El documental Rocío Carrasco, contar la verdad para seguir viva que presentó este martes Sálvame (Telecinco) dejó en shock a media España. Y no es para menos.

Rocío Carrasco lleva cinco años prácticamente apartada de la televisión —a pesar de que el pasado año colaboró con el programa Lazos de sangre (TVE)— y nunca se ha pronunciado sobre los diversos temas espinosos sobre su familia que han llenado horas y horas de platós de televisión.

La hija de Rocío Jurado ha sido foco de las críticas de su exmarido, Antonio David Flores, de numerosos colaboradores de televisión, y ha sido cuestionada por la nula relación con su hija Rocío.

25 años después, tal y como reza el tráiler compartido en Telecinco, Rocío quiere romper su silencio y narrar “el relato de una vida en el infierno”. Estos son algunos de las incógnitas que se pretenden despejar con esa “verdad para seguir viva”.

Las acusaciones de maltrato y las peleas judiciales con Antonio David

Si hay un claro antagonista en este documental, ese es Antonio David, el exmarido de Rocío Carrasco. Desde su separación en 1999, la pareja no ha dejado de verse en los juzgados y Antonio David no ha parado de visitar programas de televisión para hablar de su exmujer.

En el avance del documental se puede ver cómo empieza negando las acusaciones de maltrato que le hacía José Ortega Cano y pide pruebas. En 2017 Carrasco le denunció en los juzgados de Violencia de Género y presentó un informe pericial que demostraba que le había sometido a “maltrato psicológico”, sin embargo, la denuncia fue archivada año y medio después.

Pero esta no era la primera denuncia que presentaba Carrasco contra el Guardia Civil. En 2016 le acusó de difamación en los medios durante 17 años, por no pagar la manutención y por secuestro de un menor. En 2019 pidió que se embargara su caché de GH VIP para pagarle la pensión y le acusó de estafa procesal e insolvencia punible, por cobrar supuestamente a través de terceras personas y declararse insolvente para no pagar la pensión de sus hijos.

En 2020 volvió a la carga presentando de nuevo cargos contra su exmarido por una entrevista en 2016, en la que aseguró que Rociíto no invitó a sus hijos a la presentación de un sello dedicado a su abuela Rocío Jurado, y por dar a entender que es “una mala madre”. Por ello, solicitó 120.000 euros en concepto de daños morales.

Fuera de los juzgados, será la primera vez que Carrasco hable sobre todas estas batallas judiciales.

La inexistente relación con su hija Rocío Flores

El otro punto que deja abierto el avance del documental es su nula relación con su hija Rocío Flores. En las imágenes se ve cómo Flores pedía entre lágrimas a su madre que hablara con ella en Supervivientes el pasado año.

“Le diría que quizá estaría bien tener un acercamiento por mi parte y sobre todo por el que viene detrás de mí. Yo al final soy mayor, pero mi hermano se está criando sin su madre”, señaló entonces.

Las más duras acusaciones del mundo del corazón y del propio Antonio David han venido a raíz de este supuesto “abandono” a sus hijos. A estas acusaciones, Carrasco se ha defendido señalando que sus hijos David y Rocío viven con su padre “por voluntad propia”.

Se espera que en el documental, Carrasco se remonte también a los orígenes de la enemistad con su hija, que se reveló en 2020, una pelea que tuvo lugar en 2012 en el domicilio familiar y acabó con Carrasco tirada en el suelo por su hija.

La pelea llegó a los juzgados. La sentencia condenó a la niña por “maltrato habitual, amenazas e injurias” contra su madre. La jueza resolvía que, efectivamente, Rocío Carrasco había recibido “golpes y patadas”, mientras que en Rocío Flores “no observó lesión alguna”.

La relación con el “clan Jurado”

Si la relación con sus hijos es nula, con sus hermanos y todo lo que la ata a La más grande también. Gloria Camila ha denunciado públicamente en más de una ocasión que su hermana Rocío no tiene ninguna relación con ella.

Ante estas palabras, Carrasco ha permanecido en silencio. O, al menos, en semisilencio porque ha filtrado su posición claramente a la prensa a través de terceras personas. Tal y como recogía Lecturas en 2017, Carrasco aseguró no tener ninguna relación con sus hermanos por falta de vínculo.

“Ella nunca se ha sentido vinculada a esos niños. En el momento en el que llegan a España, ella ya tenía una familia. No vivía con su madre ni con el marido de ésta, Ortega Cano”, señaló entonces el periodista Antonio Rossi. Además sentenció que esos dos hermanos no eran “responsabilidad suya” y que “ya tenían un padre”.

Esta nula relación se ha extendido también a José Ortega Cano y a su tío Amador Mohedano. “Me siento traicionado por mi sobrina Rocío. Se han aprovechado de mí, totalmente. No me lo merezco”, dijo Mohedano en 2020 en Sábado Deluxe (Telecinco). Entonces, el diestro avisó que “cuando hablase ella, hablarían los demás”.

Habrá que esperar hasta el domingo a las 22:00h para ver qué puede mover el terremoto mediático y la onda expansiva que provocará el fin del silencio de Rocío.

Cómo han cambiado los Flores y los Carrasco