BLOGS
10/10/2019 18:02 CEST | Actualizado 10/10/2019 18:02 CEST

Todo lo que hay que saber sobre los dos ganadores del Nobel de Literatura

La Academia Sueca premia a la escritora polaca y al autor austriaco por su imaginación y su influencia del "genio lingüístico".

BEATA ZAWREL via Getty Images

Por Winston Manrique Sabogal

 

Dos autores muy comprometidos con la realidad, con su presente y los derroteros del mundo del que han dado cuenta en diferentes registros literarios han obtenido los premios Nobel de Literatura 2018 y 2019. Se trata de la polaca Olga Tokarczuk (1962) y el austriaco Peter Handke (1942), respectivamente. Tokarczuk es una autora muy conocida en su país y por su literatura fragmentada y honda por la que la Academia apuesta para su proyección global, mientras que el reconocimiento a Handke es la confirmación a uno de los grandes autores e intelectuales europeos contemporáneos y más conocidos a nivel mundial.  La concesión de los dos galardones este año busca “restablecer la confianza en la Academia”, tras los escándalos de corrupción y acusaciones de abusos sexuales en la Academia que la llevó a cancelar el premio el año pasado. (Puedes ver el vídeo del anuncio de los ganadores en este enlace).

Todo lo que hay que saber sobre los dos ganadores del Nobel deOlga Tokarczuk lo obtuvo “por una imaginación narrativa que con pasión enciclopédica representa el cruce de fronteras como una forma de vida”. Se trata de la segunda escritora polaca que recibe el Nobel de Literatura (la primera fue la poeta Wislawa Szymborska, en 1996) y la decimoquinta mujer en la historia del premio. En el apartado que WMagazín dedica Tokarczuk publicamos, más abajo, el comienzo de su próximo libro Los errantes, que editará Anagrama.

Todo lo que hay que saber sobre los dos ganadores del Nobel dePeter Handke “Por un trabajo influyente que con ingenio lingüístico ha explorado la periferia y la especificidad de la experiencia humana”. Puedes ver en este enlace un fotorrelato exclusivo que WMgazín hizo con Handke el 17 de mayo de 2017 te invita a ser testigo, paso a paso, del ensayo y ceremonia de investidura del escritor austriaco como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alcalá de Henares (España).

Estos premios Nobel suceden al otorgado en 2017 al Kazuo Ishiguro, autor británico de origen japonés.

A continuación puedes ver los artículos respectivos de cada Nobel y las claves de su obra:

Todo lo que hay que saber sobre los dos ganadores del Nobel de

Peter Handke, Nobel de Literatura 2019

Peter Handke es uno de los escritores e intelectuales europeos contemporáneos más prestigiosos. De origen esloveno, nació en Griffen (Austria, en 1942). Es autor de teatro, novela, poesía y ensayo, y guionista y director de cine. Escribe en alemán, vive en Francia hace muchos años y desde la guerra de los Balcanes, a comienzo de los años noventa, ha expresado opiniones que para muchos no dejaba claro de qué lado estaba. Cuando su lado siempre ha sido el de la justicia por parte de un bando o de otro, ante las injusticias y crueldades por parte de unos y de otros.

Sus opiniones han dado muchos titulares de prensa hasta tal punto que de ser considerado un gran escritor y abanderado de la izquierda y el progreso pasó a ser casi ignorado por los reconocimientos literarios. Aunque vista la realidad del mundo real sus palabras empiezan a encajar en el puzle geopolítico y él a ser distinguido con premios como este máximo galardón de las letras.

En una visita a Madrid el 23 de mayo de 2017 con motivo de su investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alcalá de Henares, Peter Handke dijo ante los periodistas en el Instituto Goethe:

“No soy un escritor que fomente la opinión política”. Pero en un juego sutil, a lo Handke, pasó a hablar de lo sospechoso de cierta alegría en estos tiempos: “Si uno aspira a la alegría es mejor comprar unas zapatillas Adidas”. Reconoció que nunca ha tenido anhelos, “solo sueño y trabajo”.

Fue cuando empezó a dejar claro que no es ni pesimista ni optimista, “eso no tiene nada que ver con la literatura”. Y de eso era de lo que quería hablar este escritor contemplativo que huye de las estridencias del mundo, que prefiere el silencio y la soledad. Ya su infancia y adolescencia le dejaron dolores imborrables, y la madurez lo ha hecho testigo de la tragedia humana. Prefiere la literatura, la lectura, la escritura, la charla alrededor de los creadores. Así salieron a relucir frases sobre Shakespeare, Antonio Machado o Cervantes.

Pronto llegaron las preguntas políticas para alguien de origen esloveno, que escribe en alemán, vive en Francia hace muchos años y desde la guerra de los Balcanes, a comienzo de los años noventa, ha expresado opiniones que para muchos no dejaba claro de qué lado estaba. Cuando su lado siempre ha sido el de la justicia por parte de un bando o de otro, ante las injusticias y crueldades por parte de unos y de otros. Y, claro, eso ha dado titulares y titulares de prensa hasta tal punto que de ser considerado un gran escritor y abanderado de la izquierda y el progreso pasó a ser casi ignorado por los reconocimientos literarios. Aunque vista la realidad del mundo real sus palabras empiezan a encajar en el puzle geopolítico y él a ser distinguido con premios.

Al sentir que podía ser emboscado por preguntas políticas aclaró que no era un autor de la actualidad. Pero se le escapó el titular de la noche:

He leído el proyecto de Cataluña y da miedo…

-¿Por qué?

-Buena pregunta… No tengo respuesta…

Así, sin más palabras. Handke se refería a que había leído esa mañana en el diario español El País la información sobre la ley para declarar la independencia que tiene preparada algunos partidos de Cataluña. Lo dice él, que conoce la situación de Europa y los dramas nacionalistas.

“No soy un escritor que fomente la opinión política”, afirmó. Pero en un juego sutil, a lo Handke, pasó a hablar de lo sospechoso de cierta alegría en estos tiempos: “Si uno aspira a la alegría es mejor comprar unas zapatillas Adidas”.  Reconoció que nunca ha tenido anhelos, “solo sueño y trabajo”.

Fue cuando empezó a dejar claro que no es ni pesimista ni optimista, “eso no tiene nada que ver con la literatura”. Y de eso era de lo que quería hablar este escritor contemplativo que huye de las estridencias del mundo, que prefiere el silencio y la soledad. Ya su infancia y adolescencia le dejaron dolores imborrables, y la madurez lo ha hecho testigo de la tragedia humana.

Peter Handke prefiere la literatura, la lectura, la escritura, la charla alrededor de los creadores. Así salieron a relucir frases sobre Shakespeare, Antonio Machado o Cervantes.

Peter Handke confiesa una batalla perdida con la escritura: “No puedo luchar contra las frases largas”. Lleva más de medio siglo escribiendo y sus frases se crecen y se crecen a medida que pasan los años, al igual que su prestigio. Por eso, cuenta Handke, “me alegro cuando después de diez frases largas consigo escribir una corta”. Aunque desconfía de las frases cortas, “de esos libros que cada dos frases abren un nuevo párrafo”. Está convencido de que la realidad solo se puede captar “si haces como si lanzaras una soga al aire”, dice mientras su brazo derecho gira como si fuera un vaquero.

Es la pequeña revelación de un dramaturgo, poeta, narrador, ensayista y guionista de cine que lleva medio siglo a la caza del alma del lenguaje. Medio centenar de libros en los cuales Handke (Austria, 1942) no ha cesado de explorar la candencia, la sonoridad, el ritmo de un lenguaje al servicio de una historia.

Alguien trató de enlazar todo esto con la política para preguntarle su opinión sobre si existían las marcas nacionales en un idioma, en la literatura. “Toda lengua es maravillosa, y cada lengua es diferente, tiene su seña de identidad”… “Uno de los tesoros de la humanidad es que existen mil y una lenguas”.

Advirtió del temor de la internacionalización de la literatura, de la homogenización de las lenguas a la hora de escribir, que lleva a crear una forma estándar de escritura en diferentes países e idiomas. Insistió en la importancia de “la búsqueda del ritmo del alma del lenguaje distinta en cada uno”.

Hanke es autor de obras como:

Handke y España (Alianza)

Contra el sueño profundo (Nórdica Libros)

Los avispones (Nórdica Libros)

Carta breve para un largo adiós (Alianza)

Lento en la sombra (Eterna Cadencia)

Historia del lápiz (Alianza)

El miedo del portero al penalti (Alianza editorial)

La mujer zurda (Alianza editorial)

Ensayo sobre el jukebox (Alianza editorial)

Desgracia impeorable (Alianza editorial).

Todo lo que hay que saber sobre los dos ganadores del Nobel de

Todo lo que hay que saber sobre los dos ganadores del Nobel deLa escritora polaca Olga Tokarczuk, Nobel de Literatura 2018.

 

Olga Tokarczuk, Nobel de Literatura 2018

Olga Tokarczuk es la segunda escritora polaca que recibe el Nobel de Literatura (la primera fue la poeta Wislawa Szymborska, en 1996) y la decimoquinta mujer en la historia del premio.

Hace un año, en octubre de 2018, Olga Tokarczuk (Sulechów, Polonia, 1962) dio un salto internacional al obtener el Premio Man Booker Internacional por su novela Los errantes (Anagrama) que asu vez fue finalista del National Book Award en la categorái de libros traducidos. Ha escrito ocho novelas y tres libros de relatos, sus obras se han traducido a treinta idiomas. Es narradora, ensauyistas, autora de adaptaciones escénicas, poeta y psicóloga.

“Olga Tokarczuk es una escritora de maravillosa agudeza, imaginación y estilo literario”, según Lisa Appignanesi, presidenta del jurado del Man Booker.

“Vivimos en un mundo fragmentado, saltamos de una realidad a otra, como quien abre ventanas del ordenador”, ha dicho la Nobel polaco de su novela.

La escritora recibió la noticia mientras conducía en una carretera alemana. Tokarczuk está de gira en Alemania por el lanzamiento de su libro Los libros de Jacob. Al recibir la llamada de la Academia Sueca salió de la carretera y aparcó para sostener una breve conversación con Adam Smith, de la Academia, a quien expresó la importancia del premio como un símbolo de esperanza para aquellas personas preocupadas por la crisis de la democracia que enfrenta Europa central. Puedes escuchar en este enlace a Olga Tokarczuk referirse a su premio Nobel de Literatura.

La literatura de la nueva Nobel, según el diario británico The Guardian, es un inventario de formas narrativas basada en la fragmentación del relato independientes pero complementarios como “cristales narrativas” sin perturbar el equilibrio total. Tokarczuk, dice The Guardian, “prefiere una metáfora astronómica, explicando que, así como los antiguos miraban las estrellas en el cielo y encontraban formas de agruparlas y luego relacionarlas con las formas de criaturas o figuras, entonces lo que ella llama ‘novelas de constelaciones’ arrojan historias, ensayos y bocetos en órbita, permitiendo que la imaginación del lector los organice en formas significativas”.

Entre las obras de Olga Tokarczuk en español figuran:

Sobre los huesos de los muertos (Siruela): “despliega en este arrebatador thriller metafísico todas las contradicciones del alma humana. Janina Duszejko es una ingeniera de caminos retirada que enseña inglés en la escuela rural de Kotlina Kłodzka, una región montañosa del suroeste de Polonia. Cuando la rutina del pueblo se ve sacudida por una serie de asesinatos que tienen como víctimas a varios cazadores furtivos, Janina, apasionada de la astrología, defensora a ultranza de los animales y obsesionada por la obra del poeta William Blake, intentará resolver por su cuenta los misteriosos crímenes. Bajo la forma de una novela policiaca y con un original subtexto ecologista, Tokarczuk retrata soberbiamente la sociedad local, cuestionando sin ambages tanto la falta de respeto por la naturaleza como el radicalismo ambientalista, en una de las obras más poderosas y originales de la literatura europea actual”.

Un lugar llamado antaño (Lumen): “Es una bellísima fábula de nuestros tiempos, donde Olga Tokarczuk nos cuenta la historia desde la Primera Guerra Mundial hasta nuestros días de tres generaciones de campesinos en un pequeño pueblo llamado Prawiek, un lugar situado en el centro del universo, como reza la primera frase de la novela”.

Así empieza Los errantes, de próxima publicación en Anagrama en español y Rata editorial en catalán como Cos:

“AQUÍ ESTOY

Tengo pocos años. Estoy sentada en el alféizar, a mi alrededor hay juguetes esparcidos por el suelo, torres de cubos derrumbadas, muñecas de ojos saltones. La casa está a oscuras, en las estancias el aire, poco a poco, se enfría, se debilita. No hay nadie; se han marchado, han desaparecido, cada vez más tenues se pueden oír todavía sus voces, su arrastrar de pies, el eco de sus pasos y alguna risa lejana. Al otro lado de la ventana el patio aparece desierto. La oscuridad se desliza suavemente desde el cielo. Se posa sobre todas las cosas como un negro rocío.

Lo más molesto es la quietud: espesa, visible; el frío crepúsculo y la luz mortecina de las lámparas de vapor de sodio que se sumerge en la penumbra apenas a un metro de su fuente.

No ocurre nada, el avance de la oscuridad se detiene ante la puerta de casa, el vocerío del eclipse se desvanece. Se forma una espesa tela, como la de la leche al enfriarse. Los contornos de las casas, con el cielo como telón de fondo, se alargan hasta el infinito, perdiendo sus ángulos agudos, bordes y aristas. La luz que se apaga se lleva el aire: no hay nada que respirar. La oscuridad penetra en la piel. Los sonidos se han enroscado y han echado para atrás sus ojos de caracol; la orquesta del mundo se ha ido alejando hasta desaparecer en el parque.

Esta tarde es un confín del mundo, lo he tocado por casualidad, mientras jugaba, sin querer. Lo he descubierto por que me han dejado un rato sola en casa, sin vigilar. Sin duda he caído en una trampa. Tengo pocos años, estoy sentada en el alféizar mirando el frío patio. Han apagado las luces de la cocina del colegio, todo el mundo se ha marchado. Las losas de cemento del patio han empapado la oscuridad y desaparecido. Puertas cerradas, celosías y persianas bajadas. Me gustaría salir, pero no tengo adónde ir. Solo mi presencia adopta contornos nítidos que tiemblan, ondean, y eso duele. Enseguida descubro la verdad: ya no hay nada que hacer, existo, aquí estoy”.

Subscríbete gratis a la newsletter de WMagazín

Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace y enviársela a otro amigo lector.

Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Gracias por leernos y ayudarnos a difundir la revista que incluye la sección Avances literarios exclusivos, como el de hoy que puedes ver en este enlace.

ESPECIAL PUBLICIDAD